Fernando Olmeda rinde homenaje a exiliados de la guerra civil con “Mexique”

·2 min de lectura

Gijón, 14 jul (EFE).- El periodista y escritor Fernando Olmeda ha hecho un homenaje a los miles de republicanos exiliados de la guerra civil española que emigraron huyendo “de la represión y casi una muerte segura” tras el triunfo del bando nacional en su última novela, “Mexique”, una ficción “basada en hechos reales”.

El autor ha presentado la obra este miércoles en la Semana Negra de Gijón, donde ha asegurado que los hechos que narra “son reales”, aunque han sido pasados por el tamiz de la literatura para conseguir una lectura ágil y entretenida.

Olmeda ha dicho que tuvo “una experiencia muy interesante” al meterse en la piel de Sofía Blasco, la periodista, dramaturga y actriz antifascista que dejó testimonio de la odisea que vivieron los republicanos que viajaron en el buque “Mexique” desde Burdeos (Francia) a Veracruz (México) en julio de 1939.

El escritor ha indicado que Sofía Blasco fue una mujer extraordinaria, avanzada a su tiempo, una miliciana sin armas que, con 50 años y un hijo de 18 ,daba apoyo al frente republicano en Madrid, donde los milicianos le llamaban “madrecita”.

La novela mezcla los géneros de ficción, no ficción y relato autobiográfico en un texto que rescata la “melancolía y la esperanza” de los pasajeros del barco que les llevaba a la libertad y a la posibilidad de una vida mejor.

Olmeda ha recordado que la casi totalidad de los viajeros sentía melancolía por la tierra que dejaban atrás con la esperanza de poder regresar algún día, aunque muy pocos lo consiguieron y vivieron el resto de sus días en el exilio.

La obra comienza cuando una historiadora compra en un anticuario un maletín que contiene un manuscrito inédito firmado por Sofía Blasco que condensa las vivencias de esas 2.000 personas que se apretujaban en los camarotes y pasillos del barco.

Además de darle voz a Sofía Blasco, Olmeda recupera los nombres y las palabras de diputados, alcaldes, sindicalistas, maestros, médicos, artistas y otros pasajeros olvidados por la historia oficial que relatan sus vivencias en la guerra y expresan su estado de ánimo durante la travesía.

El autor ha destacado que a bordo de los “vapores”, que así se llamaba a los barcos de pasajeros en la época, viajaron personas que encarnaron “lo mejor de una generación que luchó por lo que creía justo”.

Esta migración contribuyó con su experiencia y oficios al desarrollo de los países de Iberoamérica necesitada de mano de obra capacitada en un momento de cambio de sus estructuras económicas y productivas, ha añadido.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente