Fernando García critica el documental de Netflix sobre el caso Alcàsser: "Dejan entrever que soy un sinvergüenza"

El pasado mes de junio Bambú Producciones estrenó en Netflix una serie-documental de cinco episodios centrada en el crimen de Alcàsser, recordando a los espectadores el terrible asesinato de tres adolescentes en 1992. Ahora, uno de los padres de las menores ha reaparecido en televisión para contar su verdad.

Hablamos de Fernando García, el padre de Miriam, que ha participado en el arranque de la decimoquinta temporada de Cuarto Milenio. Iker Jiménez ha dedicado este primer programa, realizado por primera vez en directo, al misterio en torno al crimen ocurrido en 1992 que conmocionó a todo el país.

Iker Jiménez (©Mediaset)

En este contexto, el progenitor ha mantenido primeramente su recelo ante la versión oficial del triple asesinato asegurando que, a día de hoy, sigue sin saber qué le pasó a su hija y a sus amigas Toñi y Desirée. “Leyendo informes forenses lo principal es que ni de Miguel Ricart ni de Antonio Anglés había ninguna prueba biológica ni en los cuerpos ni en ninguno de los sitios donde nosotros estuvimos. A mi hija la mató alguien que no se había dicho en los periódicos, alguien que hoy en día, después de veintisiete años, aún está en la calle”.

[El caso Alcàsser de Netflix: el día que Nieves Herrero admitió que su cobertura en directo fue un error]

Pero además ha insinuado que en el documental del caso Alcàsser han intentado desprestigiarle: "El programa de Netflix habría que echarle unas cuantas cuentas y contar unas cuantas cosas. A mí me sacaron de España para que aparecieran las niñas”, ha asegurado a la par que ha confesado “por eso me difaman, me dicen que soy un sinvergüenza, que he robado, que me he aprovechado de la muerte de mi hija para ganar dinero.

Y es que Fernando García no está de acuerdo con la imagen que de él se ofrece en la docuserie de Netflix donde se especula que, junto al investigador Juan Ignacio Blanco, se habría lucrado con el dinero aportado a la Fundación Niñas de Alcácer. La plataforma no les tilda de delincuentes pero sí que deja que el espectador saque sus propias conclusiones.

“En Netflix yo les expliqué algunas cosas. Me estuvieron grabando días y horas. Y al final el último capítulo no lo he querido ver simplemente me han dicho lo que hay, dejan entrever que soy un sinvergüenza", ha explicado el protagonista molesto de que la producción no explicara que el juez no vio delito alguno tras estudiar las pruebas.

Para seguir leyendo:
El caso Alcàsser de Netflix: el día que Nieves Herrero admitió que su cobertura en directo fue un error
Criminal, la original serie de Netflix que dará un giro radical al género policial

Imagen: ©Mediaset