Elisabeth de Bélgica acapara todas las miradas en el sexto aniversario del reinado de sus padres

'Mi edad y mi salud no me permiten ya llevar a cabo mis funciones'. Las palabras del rey Alberto de Bélgica aún resuenan en la mente de los ciudadanos del país. Las pronunció el 3 de julio de 2013 en un discurso televisado y retransmitido por radio en el que dejó clara su intención de ceder el trono a su hijo, Felipe, que entonces tenía 50 años. Dieciocho días después, el entonces príncipe subía al trono y se convertía en rey de los belgas, junto a su inseparable esposa, Matilde. Este domingo se cumplen seis años de aquel histórico momento, que incluyó, como no podía ser de otro modo, una ceremonia de abdicación y el tradicional saludo desde el balcón de palacio y otras tantas celebraciones, que se están repitiendo hoy a lo largo de esta significativa jornada. Un día en el que la princesa Elisabeth, de 17 años, ha robado protagonismo a sus padres, como viene ocurriendo en sus últimas apariciones, con un estilismo muy similar a los que suele utilizar su madre.

La celebración del reinado de Felipe de Bélgica coincide con los festejos por el Día Nacional. Fue en 1831 cuando Leopoldo I juró la Constitución gracias a la cual el país adquirió la independencia y se convirtió en un estado soberano. Desde entonces es una cita ineludible en la que no falta la música, ni el baile, ni los desfiles militares ni las celebraciones eucarísticas. Así ocurrió el año pasado y así ha sido también este año. Los reyes Felipe y Matilde se han dejado acompañar por sus cuatro hijos, Elisabeth, Gabriel, Emmanuel y Éléonore, como se puede ver en la fotografía en la que descienden la escalera a la salida de la celebración religiosa en la catedral de Bruselas.

El rey Felipe de Bélgica saluda a las personas congregadas a las puertas de la iglesia.

 

Como es habitual, al término de la misa los miembros de la Familia Real se acercaron al público congregado en los exteriores de la catedral. El hijo mayor de los Reyes, el príncipe Gabriel participó con un pie escayolado, posiblemente consecuencia de un accidente durante la práctica del hockey, su deporte favorito. Se trata de la segunda vez en pocos meses que el Príncipe se lesiona. En diciembre pasado también apareció también con escayola en uno de sus pies al concierto de Navidad en Palacio.

Por la tarde, concretamente a las cuatro, los Reyes, sus hijos y los demás miembros de la Casa Real, esto es, los príncipes Astrid y Lorenzo y los principes Laurent y Claire, asistieron desde la tribuna de honor al desfile, en el que participaron no sólo las tropas del ejército belga, sino también representantes de ONG's y de servicios públicos como los bomberos o la policia. El sábado el Rey leyó ante las cámaras de la televisión pública el tradicional discurso con motivo de la fiesta nacional. Este año el Soberano quiso que su hija mayor asistiera desde detrás de las cámaras a la grabación del parlamento. Tras el mismo el Rey y su hija charlaron con los periodistas y técnicos del canal de televisión.

felipe-gtres

 

En estos seis años hemos sido testigos de la evolución del monarca en su reinado y también de la de su familia. Su primogénita va, poco a poco, asumiendo cada vez más responsabilidades en su largo camino hacia el trono y recientemente protagonizaba junto a su madre el que es su primer viaje oficial. Kenia era el destino elegido para este periplo y Elisabeth ha podido experimentar de primera mano lo que es el trabajo real de campo. En estos momentos, y a la espera de retomar sus estudios en el prestigioso United World College of the Atlantic College de Gales, la princesa se encuentra disfrutando de sus vacaciones estivales en compañía de los suyos. Cabe recordar que en Semana Santa la Familia Real belga escogió España para sus vacaciones y disfrutó realizando el Camino de Santiago.