'Fear the Walking Dead', temporada 7, capítulo 7x16: Ni Madison sobrevive al naufragio

·4 min de lectura
Photo credit: AMC
Photo credit: AMC

A continuación vienen spoilers sobre decimosexto capítulo de la séptima temporada de la serie. Si no lo has visto, estás avisado. Lee bajo tu responsabilidad.

Lo mejor que se puede decir de la séptima temporada de Fear the Walking Dead es que por fin se ha acabado. "Gone" es el último episodio de esta temporada, en lo que supone el regreso de Madison a la trama y, aunque podíamos esperar un capítulo final que nos diera esperanzas para la octava temporada, lo cierto es que sólo consigue un suficiente raspado. Que teniendo en cuenta el desastre al que hemos asistido durante toda la séptima temporada, es como decir que por fin no hemos deseado cortarnos las venas al final.

Sí, la séptima temporada ha sido un verdadero desastre. No sabemos si la peor de todas, porque en el caso de FTWD eso es complicado de decir tras temporadas pasadas que nos hicieron odiar a los responsables de la serie. Pero tras una sexta temporada que rozó el notable, incluso el sobresaliente en algunos capítulos, todo se ha desinflado con una temporada plana, con capítulos ridículos y con una trama centrada en la torre de Strand que ha resultado ser un verdadero fiasco.

¿Qué sucede en el capítulo de hoy? Pues básicamente que Morgan busca comida para Mo (un día tenemos que hablar sobre el excesivo peso que se le está dando a este personaje en la serie), se encuentra con una mujer embarazada (o eso parece), y le propone ayudarse mutuamente a cambio de comida. La cosa no sale bien, porque la chica le recomienda que se vaya con la bebé lo antes posible porque en ese sitio no están seguros.

Morgan le hace caso y, cosa rara, cae en una emboscada a manos de unos tipos encapuchados que le culpan de la desaparición de sus hijos. Morgan no sabe de lo que le hablan, pero cuando están a punto de enterrarle vivo, aparece Madison y acaba con todos... mientras le roba a Mo a un desesperado Morgan. Sí, Madison ahora se dedica a robar niños a todo dios. Curioso trabajo para la que antaño fuera la heroína de la serie, ¿verdad?

Photo credit: AMC
Photo credit: AMC

A partir de ahí tomo tiene que ver con la persecución de Morgan a Madison para recuperar a Madison. Cuando la encuentra, se ponen finos a golpes... y Morgan descubre la identidad de la mujer que le ha robado a su hija postiza. Aquí las cosas se ponen algo emocionantes, porque Madison recibe noticias (pocas) de sus hijos a cambio de llevar a Morgan con Mo. Madison necesita oxígeno, y Morgan se lo ha robado, por lo que quiera o no necesita marchar con él. También quiere saber de sus hijos, aunque al principio reniega. Quizás intuye que no les ha ido bien en un mundo así, pero su sentido maternal le empuja a saber sobre Nick y Alicia.

Morgan descubre poco después que Madison trabaja para PADRE, donde resulta que se han llevado a la pequeña. Pero ya es tarde, porque según Madison nunca dejarán salir a la niña... sólo a cambio de otro niño. A Morgan se le enciende la bombilla y le comenta a Madison que la mujer embarazada puede servir como moneda de cambio, siempre y cuando le asegure que la madre será también aceptada en PADRE. Madison asiente... y Morgan se lo cree, mostrando una ingenuidad impropia del personaje.

Cuando los tres van a emprender la marcha aparece otro grupo de encapuchados a la caza de Madison. La mujer que les acompaña, de nombre Ava, realmente no está embarazada y ha llamado a sus compinches para darle su merecido a la roba niños.

Madison acaba enterrada a merced de los zombis. Cuando está a punto de morir, Morgan aparece de forma milagrosa para salvarle la vida. Por supuesto, a cambio de que la lleve a PADRE para intentar recuperar a Mo. Y ya está. Al final se van en una lancha hacia un barco y se acabó la temporada.

Teniendo en cuenta de donde veníamos, este capítulo no ha estado mal del todo. Se nota hasta en su factura, más cercana a un capítulo de The Walking Dead que a los desastres anteriores de esta séptima temporada. Pero no deja de ser un capítulo pasable que lo mejor que tiene es que no ha sido tan horroroso como sus precedentes.

Nuestra nota del capítulo: Por lo menos no ha dado vergüenza ajena. Le vamos a dar un 5,5 porque es quizás es de lo menos malo de la temporada. La pena es que hayamos tenido que ver tanta basura durante toda una temporada. Una pena que ni siquiera Madison haya podido salvar la trama del naufragio, pero es que era casi imposible. La serie está en coma, y mucho me temo que la siguiente temporada será lo que remate todo para siempre.

¿Qué pasará la semana que viene en Fear the Walking Dead?

Pues nada, porque la pésima séptima temporada ha terminado. Por fin, dirán muchos (entre ellos yo). Ahora tocará esperar a la octava temporada, que esperamos que mejore este auténtico desastre. Menos mal que cuando eso suceda, probablemente habremos olvidado todo lo que hemos visto (y sufrido) durante los últimos meses.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente