La famosa leyenda urbana sobre Nikita Jrushchov golpeando la mesa con un zapato en la ONU

En Nueva York, sede de la ONU, tuvo lugar la Asamblea General de las Naciones Unidas, celebrada el 12 de octubre de 1960, en la que, según relatan algunas historias, el protagonista de dicho encuentro fue Nikita Jrushchov.

A la izquierda fotografía manipulada de Nikita Khrushchev blandiendo el zapato en la ONU en 1960 a la derecha la imagen original (imagen vía Wikipedia)

Numerosos relatos hablan del repentino ataque de ira del dirigente soviético durante la mencionada reunión, en el que se explica que golpeó repetidamente con su zapato contra la mesa. Una historia de la que se ha escrito hasta la saciedad, pero que en realidad nunca ocurrió tal y como se nos ha dado a conocer.

Sí que es cierto que Jrushchov, en un momento dado de la asamblea, perdió los nervios, cuando el representante filipino, Lorenzo Sumulong, empezó a criticar la falta de libertad y represión en los países y pueblos de la Europa del Este.

También lo es que el mandatario soviético golpeó su mesa, pero no fue con el zapato sino con su propio puño, llegando incluso a romper el reloj de pulsera que llevaba puesto.

Acto seguido se sacó el zapato y lo blandió en el aire enseñándolo y pareciendo que podría llegar a lanzarlo, pero lo depositó sobre la mesa, eso sí, dejándolo caer y haciendo ruido.

La gran cantidad de personas que había en la reunión y el desconcierto que se formó hicieron que cada uno de los presentes se formara su propia idea sobre lo ocurrido. También la prensa de la época se ocupó de adornar los artículos, lo que dio lugar a la leyenda urbana que se ha estado compartiendo a lo largo de las últimas seis décadas.

Esa tergiversación de los hechos también le fue la mar de bien al bloque comunista en plena Guerra Fría como demostración de fuerza ante el pulso político que el dirigente soviético mantenía con su homólogo estadounidense, Dwight D. Eisenhower.

Pero en realidad numerosos fueron los testimonios, tanto de representantes de la ONU como periodistas, que aseguraron que Nikita Jrushchov no llegó a golpear repetidamente su zapato contra la mesa, solo el puño, además del golpe que se escuchó cuando dejó caer el calzado.

La famosa imagen que encabeza este post, en la que aparece el líder soviético blandiendo el zapato, y que ha sido repetidamente compartida, quedo demostrado que fue un montaje fotográfico.

Fuentes de consulta e imágenes: “Eso no estaba en mi libro de historia de la política” de Alfred López (Editorial Almuzara) / nytimes / Memoirs of Nikita Khrushchev. Volumen III: Statesman, 1953-1964. Sergei Khrushchev. 2007. (Penn State Press) / Wikipedia

 

Más historias que te pueden interesar: