Las familias de los futbolistas de la final de la Champions denuncian robos, amenazas y agresiones

·2 min de lectura
Sara Sálamo, esposa de Isco Alarcón credit:Bang Showbiz
Sara Sálamo, esposa de Isco Alarcón credit:Bang Showbiz

El estadio de Saint-Denis vivió el pasado sábado una pesadilla sin precedentes desde su inauguración en 1998. La final de la Champions League que disputaron el Liverpool y el Real Madrid tuvo que retrasarse 15 minutos debido a una serie de problemas de seguridad, como informó en su momento la Uefa y los responsables del dispositivo de seguridad del coliseo parisino, que sin duda sobrepasaron a la organización.

Pocos minutos después empezaron a emerger imágenes muy ilustrativas sobre el caos que se desató en las inmediaciones del Stade de France, con forcejeos, peleas, intentos de robo y gente tratando de colarse en el estadio. Esos incidentes llevaron a la policía a actuar con contundencia y cierta arbitrariedad, hasta el punto de que finalmente los porrazos y los gases lacrimógenos acabaron afectando a delincuentes y espectadores inocentes por igual.

Las familias de los futbolistas que, en esos momentos, calentaban en el terreno de juego sin todavía explicarse qué estaba ocurriendo exactamente, también sufrieron en sus propias carnes la mezcla de vandalismo y brutalidad policial que se concentró en esos interminables minutos. De forma más concreta, Júlia Vigas, esposa de Thiago Alcántara, ha recurrido a sus redes sociales para narrar de primera mano su terrible experiencia.

"Fuimos amenazados constantemente por bandas de ladrones que intentaban asaltarnos y se colaban en el estadio sin entrada", ha asegurado Vigas en su cuenta de Instagram, antes de criticar abiertamente la improvisada y torpe actuación policial. "La policía arrojó gases lacrimógenos a las familias y los aficionados, y algunos de ellos también fueron golpeados. Todos ellos eran personas inocentes", ha denunciado sobre la indignante "falta de organización y seguridad". "Tuvimos que salir escoltados por nuestra seguridad. Pedimos responsabilidad, esto pudo haber sido mucho peor", ha señalado.

Asimismo, la actriz Sara Sálamo, mujer del delantero de Real Madrid Isco Alarcón, ha hecho referencia al "miedo" que pasó en los prolegómenos del evento más problemático y conflictivo del que ha sido testigo el mundo del deporte en tiempos recientes. "Nervios, ilusión, miedo y extenuación", describía así la noche de sentimientos encontrado que vivieron la intérprete y sus hijos, quienes posteriormente bajaron al césped de Saint-Denis para festejar con el jugador la consecución de la quinta Copa de Europa de su palmarés particular.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente