La familia real británica cambió de apellido por su origen alemán

La reina Isabel II de Inglaterra durante un acto oficial en Londres, el 5 de diciembre de 2018


El rey Jorge V fue el responsable de que, durante la Primera Guerra Mundial, el apellido Hannover desapareciera para pasar a llamarse Windsor y es que la familia real británica tiene origen alemán y no inglés.

Hoy en día todo lo que suene a Windsor suena a inglés por excelencia pero, de no ser por el rey Jorge, la familia real británica hubiese seguido usando su apellido alemán, el de sus orígenes. Ya lo dijo Karl Lagerfeld cuando se casaron Kate y William: “Los Windsor, esa familia que encarna a la perfección al Reino Unido, no es de origen ingles, ni irlandés, ni escocés, ni galés… sino de origen alemán.”

Cabe destacar que estas declaraciones con cierta inquina vienen del fallecido diseñador que, durante años, se hizo pasar por francés para ocultar su origen alemán, exactamente igual que la familia real británica hace décadas.

Durante casi 200 años los reyes ingleses fueron apellidados Hannover y esto es debido a que un primo segundo de dicha casa aprendió a hablar inglés y heredó la corona cuando la reina Ana I murió en 1714 sin descendencia tras 18 embarazos con trágico final debido a abortos, partos de riesgo y enfermedades.

En años de preguerra el trono era de apellido alemán desde 1840 con la unión de la reina Victoria de Hannover con Alberto de Sajonia-Coburgo-Gotha. ¡Menudo nombre para la familia real británica de la época!

Cuando, años después, el trono y la corona llegaron a manos del rey Jorge V la esposa elegida fue María de Teck. María sí era inglesa, nacida en el palacio de Kensington y esta unión se forjaba los años previos a que estallara la terrible Primera Guerra Mundial.

Jorge V era muy “anti alemán”, tanto es así que odiaba a sus propios primos y abuelos que eran de origen germano. Durante los primeros años de la guerra el sentimiento inglés era puramente anti germánico y por eso el rey decidió renunciar a sus propios orígenes para apoyar y defender los deseos de Reino Unido.


Harry, Meghan y Archie en Windsor. Photo credit should read DOMINIC LIPINSKI/AFP via Getty Images


El monarca tuvo que elegir entre la corona o su familia y eligió a la primera. Así, en verano de 1917 escribió un comunicado hablando mal de sus familiares alemanes, renunciando a todos sus títulos germanos y, sobre todo, cambiando de apellido.

En dicho documento se estipuló que desde aquel momento los descendientes varones de su abuela, la reina Victoria de origen alemán, pasaban a apellidarse Windsor. El nombre es más que popular por el castillo que se alza sobre la colina de la periferia londinense y que ha acogido a nada menos que nueve dinastías monárquicas de Inglaterra.

Cuando el comunicado fue leído ante el pueblo, la gente lo celebró con alegría y así es como aquel rey ‘anti alemán’ consiguió borrar de un plumazo los apellidos alemanes de la familia real británica y, tristemente, ocultar su propio origen familiar germano.

¿Conocías la historia del apellido ‘falso’ de los Windsor? ¿Crees que pasada la guerra deberían haber vuelto a llamarse por su apellido real respetando su origen germano?


Más historias que te pueden interesar

Buckingham regaña a Harry y Meghan por contar sus penas en público

Los rumores más locos sobre la familia real británica

Los sobrenombres y apodos de la Familia Real británica