La familia real británica se reparte entre varias ciudades este jueves

·1 min de lectura
Guillermo y Catalina, los nuevos príncipes de Gales credit:Bang Showbiz
Guillermo y Catalina, los nuevos príncipes de Gales credit:Bang Showbiz

Mientras Carlos III se toma su primer día de descanso desde que se convirtió en el nuevo rey a la muerte de su madre, la familia real británica continúa adelante con una agenda repleta de eventos que estos días les está obligando a viajar sin parar.

Este jueves el príncipe Guillermo y la duquesa Catalina acudirán a la residencia real de Norfolk, en Norwich, para examinar las numerosas flores y tarjetas depositadas en honor de la monarca británica de 96 años.

Ellos no son los únicos con una jornada muy ocupada, el conde y la condesa de Wessex, es decir, el hijo menor de Isabel II y su esposa, visitarán Mánchester para ver el libro de condolencias cívico donde los ciudadanos han ido dejando mensajes de pésame.

La princesa Ana, que es en realidad el miembro en la sombra más trabajador de La Firma, pondrá rumbo a Glasgow para hacer una visita guiada al edificio del ayuntamiento y reunirse a la hora del almuerzo con representantes de distintas organizaciones benéficas con las que su madre colaboraba en calidad de patrona. Se tratará sin duda de un momento muy emotivo para ella porque la mayoría de esas personas tuvieron la oportunidad de conocer a la soberana y pondrán compartir anécdotas de la impresión que les causó.

Carlos III permanece recluido desde anoche en su finca de Highgrove tras dejar a su esposa en la mansión ubicada en Wiltshire que compró poco después de su divorcio.