Familia en México se contagió de COVID-19 y pide ayuda con un letrero en su ventana

Rodrigo Neria Cano
·2 min de lectura
Foto: H Ayuntamiento de Chignahuapan 2018-2021
Foto: H Ayuntamiento de Chignahuapan 2018-2021

Desde principios de febrero comenzaron a circular en redes sociales las fotos de la casa de una familia del municipio de Chignahuapan, Puebla, en la que había varios letreros donde pedían ayuda, pues todos los integrantes se habían contagiado de COVID-19.

Según informaron varios medios locales, Ausencio Rosete, de 42 años; Cristina, de 27; Jonathan, de 8; y Matilda, de 9 meses, dieron positivo al coronavirus y viven en la Unidad Habitacional "El Cariño". Como son una familia de escasos recursos no cuentan con la posibilidad de comprar alimentos y medicina, además de que no pueden salir a laborar debido a su estado de salud.

La familia recibió ayuda de parte de las autoridades del municipio. Según una publicación que realizaron en su cuenta de Facebook el 3 de febrero, el presidente municipal les entregó 10 despensas y medicamento, además de que hicieron un llamado a las autoridades estatales para que apoyaran a la familia.

Fue hasta este 12 febrero que Miguel Barbosa Huerta, gobernador de Puebla, informó que ya había instruido a José Antonio Martínez García, titular de la Secretaría de Salud estatal, que buscara a la familia para ayudarlos.

Además, el gobernador dijo que no sabía del caso. "Lo leí hoy y quedé impactado por esa realidad en la que viven muchos poblanos, muchas familias poblanas y claro que acudiremos al auxilio de ellos".

El diario Milenio Informó que fue hace dos semanas cuando Ausencio comenzó con los primeros síntomas de COVID-19, luego siguió su esposa y por último sus hijos. Todo el dinero que tenían guardado se lo acabaron en alimentos y medicinas, por ello fue que colocaron las cartulinas pidiendo auxilio a sus vecinos.

El poco dinero ahorrado se acabó entre medicamentos y alimentos, principalmente, para los dos menores, de 8 años y 9 meses de edad; ante la desesperación, los padres decidieron colocar cartulinas en su ventana para solicitar el apoyo de los vecinos.

En una entrevista que tuvo Cristina con el citado medio dijo que no habían recibido atención médica. "Todavía estamos encerrados, precisamente por eso, por no contagiar a la demás gente, y como no tenemos el apoyo de ningún médico que nos venga a checar repentinamente, por eso pido el apoyo, porque no ha venido ni un médico a valorarnos".

Según datos oficiales, en Chignahuapan se han registrado 508 casos de COVID-19 y 46 defunciones.

También debes ver:

El espeluznante hallazgo en el fondo de un cenote en Yucatán, México