La faceta más desconocida de Teté Delgado oficiando bodas civiles

·9 min de lectura

Recientemente uno de mis compañeros comentaba cómo El súper podría atesorar la clave como remedio para que Telecinco se plante a Tierra amarga en Antena 3, y la simple mención de esta teleserie me hizo recordar a Teté Delgado con aquel papel de Mari Carmen que la encumbró a la fama. Una evocación que me ha llevado a notar cuánto nos hace falta en televisión ese buen rollo que tanto caracteriza a la actriz.

Y es que durante algunos años Teté Delgado se convirtió en una cara habitual de nuestros programas y series, pero de un tiempo a esta parte se mantiene fuera de nuestro radar. Claro que esta mujer todoterreno no ha adoptado una actitud pasiva ante la escasez de oportunidades. Todo lo contrario. Se ha reinventado como nadie y a las pruebas me remito.

La actriz Tete Delgado en el photocall de Mado Awards 2021 en Madrid el 28 de junio de 2021. ©Gtres, autor UAT
La actriz Tete Delgado en el photocall de Mado Awards 2021 en Madrid el 28 de junio de 2021. ©Gtres, autor UAT

Entre 1996 y 1999 Telecinco emitió El súper, una teleserie que floreció al amparo de las telenovelas que triunfaban diariamente en la sobremesa de las cadenas autonómicas y que cosechó un gran éxito de audiencia durante sus 738 capítulos. Con su desparpajo en el papel de cajera y amiga de Julia (Natalia Millán), Teté Delgado despuntó como una de las grandes actrices del elenco principal de la que resultó la primera serie diaria producida en España. Y es que Mari Carmen era mucha Mari Carmen, la compañera de fatigas de la protagonista en la caja del supermercado, pero también el afable personaje que ponía de los nervios a Alfonso Torres (Andrés Resino) por su facilidad para chismorrear.

Un personaje inolvidable que integró una producción que, todo sea dicho, marcó la diferencia en muchos sentidos. Y lo hizo ya desde la propia cabecera (igual de pegadiza tantos años después) cantada por la propia protagonista Natalia Millán. Aunque, por supuesto, el montaje también se distinguió por la sencillez que adornaban los aproximadamente treinta minutos de cada episodio, narrando historias cercanas, del día a día en un supermercado, que empastaban con atino el drama de telenovela con aires de thriller psicológico.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Youtube no disponible por tus preferencias de privacidad

Sin duda, El súper marcó un antes y después en la ficción española, abriendo las puertas a unas cuantas telenovelas españolas que triunfaron en la década de los noventa, pero a la vez se caracterizó como la teleserie que impulsó la carrera televisiva de Teté Delgado y que, en concreto, permitió a la carismática actriz establecerse en Madrid: “Yo llegué con mucha suerte, llegué a vivir porque me había salido trabajo en El súper, aquella serie de los noventa y seis. De aquello empezó a salir muchas cosas más. El súper funcionó muy bien la serie, llegué con un trabajo que me duró tres años y pico. Hice muchos amigos allí. En El súper había un ambientazo fenomenal”, rememoró la intérprete el pasado año en El Faro de la Cadena SER.

En efecto, la trayectoria de Teté Delgado ha estado repleta de triunfos, pero también de sinsabores en los últimos tiempos que llevaron a la actriz a asumir la paremia renovarse o morir. Y vaya que si en la última década ha dado un vuelco a su vida porque desde 2013 compagina sus trabajos más mediáticos con su particular desempeño en bodas civiles donde, a buen recaudo, saca a relucir su vena artística. Una faceta que inició en 2013 y que la gran mayoría del público desconoce aunque, naturalmente, se ha convertido en su particular alternativa.

Un aspecto de la vida de Teté Delgado que resulta muy significativo porque pone de relieve cómo la actriz ha sabido adaptarse ante la falta de trabajo en cine, teatro y televisión. De hecho, también ha intentando abrirse camino en el mundo de la música con su grupo Teté y los Ciclones donde ejerce de vocalista, interpretando canciones de rock clásico, blues y jazz.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Twitter no disponible por tus preferencias de privacidad

Pero volviendo a la curiosa faceta que le ocupa especialmente los fines de semana (sobre todo en verano). La gallega, que mantiene una relación con el también actor Anxo Carbajal a quien conoció durante el rodaje de la serie La Escoba, descubrió que podía oficiar bodas civiles por pura casualidad. "Solía ir a comprar flores a la tienda de Richard del Toro que es especialista en decoración de bodas. Fue él quien me sugirió unirme como oficiante de su proyecto Bodas de película y me pareció una cosa muy bonita y acepté", explicó la actriz en 2016 a Faro de Vigo

Es decir, Teté Delgado ejerce de maestra de ceremonias, personalizando al máximo cada enlace y asumiendo una relación muy cercana con cada pareja que, con toda seguridad, ya tendrá una anécdota que contar de su boda para siempre. "Al florista de mi barrio se le ocurrió que yo podría hacerlo y me metí. Quedo antes con los novios, me cuentan su historia y luego les suelto un panegírico. La verdad es que hay que diversificarse, sino no se gana dinero", comentó en 2017 a El Mundo. Dos años antes, en el mismo medio, matizó que "dependiendo de cómo sea la pareja, les hago una cosa preciosa y muy chula". O sea que primero habla con los enamorados y, después, desarrolla un discurso adaptado a ambos.

Para entender esta vertiente de Teté Delgado hay que analizar su paso por la industria. La verdad es que a finales de los noventa y principios de los dos mil a la de Ferrol no le faltaron guiones por leer dado que participó en series como Petra Delicado (1999), El botones Sacarino (2000), Paraíso (2001), El comisario (2005) o Ellas y el sexo débil (2006). El problema es que su puesta en escena resultaba más bien episódica y, además, hay que apuntar que nunca más volvió a destacar en la pequeña pantalla como antaño en Telecinco. Tampoco en la gran pantalla donde la mayoría de sus intervenciones han sido una sucesión de papeles secundarios en películas como Adiós con el corazón (2000), La marcha verde (2002) o La monja (2005).

Eso sí, Teté Delgado no ha parado de trabajar en teatro. Yo misma en 2016 pasé un rato muy divertido en el Teatro La Latina de Madrid cuando vi cómo la actriz desplegaba su talento sobre las tablas con la obra Sofocos Plus en la que también participaban Ana Obregón, Fabiola Toledo y Elisa Matilla. Y es que sobre el escenario la intérprete gallega sí que ha podido asumir unos cuantos papeles principales en funciones como Una mujer sin importancia (2000), Gorda (2005-2008), Los cuernos de don Friolera (2009), El pisito (2009-2011), El intercambio (2016-2017) o, la más reciente, Sé infiel y no mires con quién (2019).

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un post de Instagram no disponible por tus preferencias de privacidad

Si bien con el paso de los años el teatro se ha convertido en el principal refugio mediático de Teté Delgado, cabe subrayar que nunca ha dejado escapar su presencia en televisión aunque fuera lejos de las series. Desde que en el año 2002 presentó el dating show de Telecinco Me gustas tú, se dedicó a extender su gracia en los programas más míticos de la pequeña pantalla. En 2004 colaboró en el clásico de Televisión Española (TVE) Un, dos, tres... responda otra vez, entre 2004 y 2009 la vimos como jueza de ¡Mira quién baila! y en 2010 como tertuliana de La mañana de La 1. El magnetismo de la gallega delante de las cámaras siguió tan infalible con el trascurrir de las décadas dado que en 2013 Antena 3 la fichó como concursante de Splash! Famosos al agua y, ese mismo año, nos sorprendió como invitada de Tu cara me suena, imitando a la mismísima Janis Joplin. Sin embargo, conociendo su nueva faceta oficiando bodas civiles intuyo que estos proyectos no fueron suficientes para disfrutar de una vida profesional plena. 

Entonces, ¿qué ha hecho en el último lustro además de tener un papel tan relevante en las ceremonias de unos cuantos tortolitos? Primero de todo, aunque algunos no sepan este detalle, desde 2015 hasta este mismo 2021 ha sido la narradora del programa de Cuatro Los Gipsy Kings. Además, el pasado mes de abril se convirtió en la anfitriona perfecta de Un país para reírlo, guiando a Goyo Jiménez por el humor y las costumbres de su tierra en un viaje por Santiago de Compostela y A Coruña.

Asimismo, el pasado mes de mayo Teté Delgado intervino en el concurso Pasapalabra donde irradió nuevamente su simpatía como miembro del equipo naranja (bailando incluso Sarandonga de Lolita). Es más, en la presentación, cuando Roberto Leal comentó la ilusión que sentía por tener a la actriz en el programa recalcando que había esperado un año para acudir al plató, ella ni corta ni perezosa apostilló “habéis esperado vosotros”. Tras esta anotación, la artista puso a punto su rapidez mental poniendo el broche de oro a una entrega muy entretenida.

Ahora bien, en julio asombró su fichaje como colaboradora de La hora de La 1, ejerciendo de comentarista de fútbol junto a Boris Izaguirre, Celia Villalobos y Rosa Villacastín. Un trabajo mediático por otra parte muy ansiado por Teté Delgado quien, desde hace años, batalla con la ansiedad. Este problema de salud incluso le obligó a bajarse temporalmente de los escenarios en 2014. “Yo llevaba arrastrando ansiedad desde hace ya tiempo y no terminaba de ponerme bien. Pero encontré a la psicóloga que necesitaba y a partir de ahí, todo fue bien”, explicó el pasado año a Semana.

Afortunadamente la actriz ha podido sobreponerse de cualquier bache y, a sus 56 años, sigue dando muestras de que es una de las mujeres más polifacéticas de nuestro país. Y para muestra, un botón puesto que en los últimos años se ha dedicado a oficiar bodas civiles y a ejercer de vocalista en el grupo Teté y los Ciclones mientras espera, quizás, una nueva oportunidad en la pequeña pantalla. Una segunda juventud profesional que, bajo mi punto de vista, se merece con creces. Porque Teté Delgado, además de disponer de sobrada experiencia delante de las cámaras y desprender soltura a raudales, da una imagen de show-woman divertida, alegre y atrevida que creo podría funcionar muy bien en la televisión actual. Claro que para ello sería capital que muy pronto los ojos de los directivos se volvieran a posar sobre ella. Al fin y al cabo, regresar al medio catódico con un proyecto duradero es uno de los grandes deseos de la intérprete como ella misma desveló en 2020 a la citada revista: “Con un programa de noche, pero muy loco, muy atrevido, con música en directo. Un late show por todo lo alto. Me gustaría hacer miles de cosas en el programa: llevarlo, comentarlo, actuar, bailar… ¡Ay me está encantando la idea! ¡Quiero un programa gamberro!”.

A veces solo hace falta escuchar a las grandes estrellas que han marcado nuestra televisión y creo que, en este caso, Teté Delgado es una apuesta segura en la pequeña pantalla que no debería pasar de puntillas por nuestros televisores. No se merece ser ese si te he visto, no me acuerdo. Pero por si esa oportunidad no llega al menos me alegra conocer que la actriz, siempre que tiene ocasión, saca a relucir su ingenio y gracia oficiando bodas civiles donde, desde luego, seguro que extrae unas buenas carcajadas a la primera de cambio.

Más historias que te pueden interesar:

Imagen: ©Gtres, autor UAT

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente