Así se lleva el nuevo eyeliner negro y queda mejor que nunca

el eyeliner negro más favorecedor llega hasta el lagrimal
Así se lleva el eyeliner más favorecedorPhillip Faraone - Getty Images

El eyeliner negro es una de las primeras lecciones de belleza que aprendemos y que luego nos acompaña el resto de nuestra vida. Y es que, salvo que descubras que no es para ti, por lo menos una vez en la vida todas lo hemos llevado una noche de fiesta (como mínimo). De hecho, no paramos de dar con trucos para hacer el eyeliner. Pero el reinado del eyeliner negro puede que esté llegando a su fin, a pesar de que ha hecho todo lo posible por seguir triunfando, como añadirse un toque de color en el lagrimal, y no le ha quedado más remedio que dejar su corona en manos de otro eyeliner negro que ahora llega hasta el lagrimal.

Este delineado ya lo han lucido algunas como Dua Lipa, Olivia Wilde y hasta Khloé Kardashian para ir al gimnasio, y es que es imposible resistirse a él. Vas a alucinar con el efecto que crea en la mirada.

Este eyeliner negro no puede sentar mejor a quien se atreve con él. Es un delineado extra largo que se extiende al final del ojo pero también hasta el lagrimal y luego sigue por el párpado inferior algo más difuminado. Eso sí, en la parte de arriba es imprescindible que la línea esté bien definida y sea más o menos fina. ¿El resultado? Se rasga la mirada pero sin perder amplitud, de hecho, lo que ocurre es que se alarga. ¿Preparada para lucir una mirada felina con la que te confundirán con la mismísima catwoman?

Cómo conseguir el nuevo eyeliner negro

Además no es una tendencia nada complicada de imitar, no como algunas de 'nail art' como las uñas cómic, y para la que solo se necesita un eyeliner negro con la punta fina. Preferiblemente debe ser un delineador en lápiz, para poder pintar por cualquier parte del ojo. Además también necesitarás un eyeliner en rotulador. También puedes añadir sombra negra para dar más dramatismo al look.

  1. Después de haber preparado la piel para el maquillaje, puedes aplicar una sombra de ojos muy clara como base. Esta puede tener brilli brilli, sí, pero mejor mate para no restar importancia al eyeliner.

  2. Ahora llega el turno de trazar el delineado. Empezaremos marcando la línea de las pestañas por dentro del ojo desde el extremo del lagrimal hasta el final de esta línea.

  3. Después, coge el rotulador porque toca la parte exterior. Marcamos la línea de las pestañas. Comenzamos a dibujarla desde el extremo del lagrimal, lo más lejos que podamos y seguiremos hasta el final de la línea de las pestañas. Es decir, lo mismo que en el paso anterior pero por fuera.

  4. Ahora toca el detalle final, que es el que hará que la mirada se vea rasgada. Con el rotulador, estiramos lo que podamos el delineado por la parte del lagrimal y pintamos un pequeño pico, que ya hará que la línea negra baje al párpado inferior. Por el otro extremo del ojo también pintaremos el rabillo, que extenderemos allá donde queramos.

  5. Por último, marca la línea interior de las pestañas de abajo y sella el resultado aplicando máscara de pestañas tanto arriba como abajo, evitando crear grumos.

Lo mejor de esta tendencia nueva del eyeliner negro, es que puedes pronunciarlo hasta donde tú quieras y te veas capaz, no hay límites y cuanto más exagerada seas, mucho mejor. ¡Vas a flipar!