La expulsión disciplinaria de Sofía Cristo puede caerle como anillo al dedo a 'Secret Story'

·5 min de lectura

Por Mike Medianoche.- Este jueves estaba previsto que un concursante saliese para siempre de Secret Story: La casa de los secretos, el reality de convivencia que Telecinco ha programado para el inicio del curso televisivo. Sin embargo, pocos esperaban que en la gala del martes una participante, Sofía Cristo, fuese expulsada de forma disciplinaria por parte de la organización.

Una disputa con Miguel Frigenti que llegó a las manos provocó su abandono obligatorio, y aunque en principio se pueda ver esto como algo malo para el formato, a Telecinco le puede beneficiar mucho. Es más, se podría decir que le ha venido como anillo al dedo.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Toda la disputa comenzó con un polémico vídeo. En él se veía a Miguel Frigenti, Luca Onestini y Cristina Porta (los tres concursantes con menos apoyo) intentando buscar nuevos aliados en las nominaciones, como Emmy Russ y el torero José Antonio Canales Rivera. Esto provocó que el resto de concursantes les acusasen de hacer un complot, y además, se criticó que Miguel Frigenti utilice informaciones de fuera de la casa de Guadalix de la Sierra para desestabilizar a sus rivales.

La DJ Sofía Cristo, que ya tenía experiencia en realities como Supervivientes y El Reencuentro, terminó encarada con Miguel Frigenti, lanzándole todo tipo de reproches y acusaciones. El periodista de Sálvame prefirió, literalmente, hacer oídos sordos: se puso las manos en las orejas y comenzó a cantar. Esto enfureció más a la hija de Bárbara Rey, que le empujó contra el sofá.

Los compañeros comenzaron a decir que parase aquello, en especial Emmy Russ; esa misma noche, la influencer había narrado en su ‘línea de la vida’ que venía de un hogar desestructurado, marcado por un padre maltratador, que no la quería, que le pegaba a ella y a su madre. Fue entonces cuando el presentador Carlos Sobera tachó lo sucedido de “lamentable”, y entonces Sofía Cristo dijo que se ibade forma voluntaria. El vasco intentó en primer lugar que se calmase y se quedase en el concurso, pero poco después le decía que la organización había decidido que saliese expulsada de forma disciplinaria.

Lo único que quiero pediros a todos es quetenemos que dar ejemplos a los demás. El de hoy no ha sido nada gratificante. A partir de ahora, a aprender de los errores y mejorar nuestro comportamiento”, pedía Carlos Sobera. Unas palabras que tienen un peso muy importante si recordamos que en la última edición de Gran Hermano hubo una presunta agresión sexual que todavía se está juzgando.

Sofía Cristo era una concursante que había conseguido protagonismo desde el inicio del programa, y más si la comparamos con el resto. Desde su metedura de pata en la primera noche a reconocer que había tenido un acercamiento previo con Fiama, que incluso llegaron a pedir una hora sin cámaras. Sin olvidar los aplausos que recibió el día que explicó en la ‘línea de la vida’ que había sufrido abusos sexuales en su infancia.

Sin embargo, y puestos a opinar desde el punto de vista de espectador de realities, su expulsión se antoja como un agujero que Mediaset debería aprovechar con inteligencia, y buscar una sustituta (o sustituto) que esté a la altura, que sepa agitar el avispero, como se suele decir en Sálvame, y regalar el juego que otros no están dando.

No olvidemos que las audiencias no están siendo tan grandes como se esperaban en principio, y la marcha de Cristo llega en el mejor momento posible, cuando todavía queda mucho concurso por delante. Como se suele decir, no hay mal que por bien no venga.

Ya en otras ocasiones Telecinco ha metido a concursantes en mitad de un reality que ya estaba en danza para reflotar el número de espectadores. Malena Gracia y Sonia Arenas entraron en Supervivientes2010 cuando hasta 7 compañeros habían sido expulsados, y algo similar ocurrió con Arturo Requejo y el míster Alberto Díaz en 2011, Amador Mohedano y Rebeca Pous en 2014 y Hugo Paz en 2018. En Gran Hermano VIP, Ángela Portero y Chari Lojo entraron hacia la mitad de la temporada de 2015, Laura Cuevas y Dani Santos en la 2016, Aylén Milla y Aída Nízar en la de 2017, Omar Montes en la 2018 y Pol Badía en la última, la de 2019.

Para saber qué es lo que el público quiere, quizá Telecinco debería abrir una votación de posibles candidatos. Los mencionados Laura Cuevas y Dani Santos ganaron una encuesta publicada en la web de la cadena, quedando por delante de otros famosos como Miguel Frigenti, precisamente.

La pregunta que está en el aire es cómo se puede justificar la incorporación de una nueva celebridad en este concurso,donde la convivencia no es la única carta está en juego. Recordemos que cada participante entró a Secret Story con un secreto, y los demás concursantes tenían que intentar adivinar cuál es. Si entra alguien nuevo, esos secretos que conocemos hasta ahora, como “quería ser monja y me han propuesto ser ‘scort’” o “me dieron la extremaunción” dejarían de tener validez: es evidente que el nuevo secreto sería del recién llegado. Por tanto, habría que mostrar otros secretos nuevos, y eso también puede ser muy positivo. Se podría considerar un reseteo de las investigaciones que ha hecho cada cual hasta el momento, y llevaría el reality hacia un nuevo punto de partida, en el que el público se enganche más.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente