Buscando explicación al cambio de pigmentación de los médicos chinos con coronavirus

La COVID19 también afecta al hígado pudiendo ocasionar cambios en la pigmentación

Hace tan solo unos meses ni siquiera teníamos nombre oficial para el actual virus SARS-CoV-2. El esfuerzo de la comunidad científica para desentrañar su genoma, averiguar las formas de contagio y transmisión, descubrir los síntomas (y ausencia de ellos) o cómo actúa sobre el cuerpo humano, está ofreciendo, poco a poco, algunas respuestas clave. Sin embargo, muchos de estos conocimientos nos llegan de la mano de investigaciones precarias, de estudios aún sin revisar o de teorías que todavía no se han validado… quedan aún muchas lagunas, y lo que sabemos hoy puede cambiar rápidamente con la llegada de trabajos más amplios y concretos. Las diferentes y, en algunos casos, inesperadas patologías que el nuevo coronavirus es capaz de desplegar están poniendo a prueba nuestras habilidades científicas a una velocidad que nunca antes habíamos visto. Entre estas variadas sorpresas, el caso que ha dejado con la boca abierta a muchos especialistas en los últimos días ha sido el radical cambio de pigmentación que han experimentado dos médicos chinos, contagiados con coronavirus, después de varios meses hospitalizados… Aún no está claro del todo pero este súbito cambio en el color de piel puede estar más relacionado con el tratamiento y la medicación recibida que con los síntomas propios del virus.

Los doctores Hu Weifeng y Yi Fan trabajaban en el Hospital Central de Wuhan, que se convirtió en el escenario de las primeras batallas contra la COVID-19 en la ciudad epicentro del brote, en la provincia de Hubei. Ambos resultaron infectados mientras atendían a otros pacientes, y tras haber sido hospitalizados a mediados de enero, han pasado el resto del tiempo luchando contra la enfermedad. El cardiólogo Yi Fan estuvo conectado a una máquina de soporte vital durante la mayor parte de su ingreso, mientras que el urólogo Hu Weifeng, aún se encuentra en cama después de más de tres meses. Ambos se encuentran ahora fuera de peligro aunque el estado de Weifeng aún es complicado.

Durante los últimos días han aparecido multitud de artículos analizando las posibles causas de esta inusual pigmentación y la mayoría apuntan a un mismo sitio: el hígado. Según el portal especializado Redacción Médica la causa podría estar “en los medicamentos o los desequilibrios hormonales provocados por el alto nivel de trabajo y estrés al que está sometido el hígado a causa del coronavirus. No obstante, se espera que el color de la piel de ambos vuelva a la normalidad cuando se restablezcan sus funciones hepáticas normales”.

El virus también dejó su huella en otros pacientes con casos severos cuya piel estaba agrietada y desprendida, pero no se han visto casos de un cambio de pigmentación tan evidente. Que los dos médicos hayan sido atendidos en el mismo hospital y con tratamientos similares apoya las teorías de que el cambio de pigmentación puede estar asociado a los medicamentos utilizados. Los medicamentos que están en el punto de mira son variados. Un estudio francés informó de la aparición de hiperpigmentación, sin embargo, a nivel de la mucosa oral, en 16 pacientes (21 por ciento del total) con hepatitis C tratados con peginterferón alfa-2b y ribavirina, ambos conocidos como fármacos fototóxicos.

También existen informes de casos de hiperpigmentación para otros antivirales y señalan a la ribavirina-interferón alfa como posible causa. Para aclarar algo más este misterio, hace tan solo unos días se ha publicado en The Lancet un artículo que examina los posibles daños en el hígado del COVID-19 y en el hecho de que el hierro que procesa este órgano vital no sería correctamente procesado en su totalidad, lo que provocaría que pasase directamente al torrente sanguíneo y de modo paralelo acabaría oscureciendo la piel.

En resumen, aunque los estudios hasta el momento son muy preliminares y todos necesitan de investigaciones más amplias en un futuro, todo parece apuntar a que, además de los ya conocidos daños cardiovasculares del coronavirus, debemos estar muy atentos al estrés que la enfermedad o los tratamientos que administramos desarrollan en otros órganos vitales como el hígado.

Referencias científicas y más información:

Zhang, Chao, et al. “Liver Injury in COVID-19: Management and Challenges”. The Lancet Gastroenterology  & Hepatology, vol. 5, mayo de 2020, pp. 428-30. DOI:10.1016/S2468-1253(20)30057-1.

Global Times: “Altered facial pigmentation following recovery from severe COVID-19 infections in Wuhan may be due to liver dysfunction

Redacción Médica: “Coronavirus: médicos chinos despiertan del coma con la piel de color negro