Polio: lo que los expertos quieren que sepas ante el riesgo de que vuelva a Europa

La vacuna de la polio, que durante décadas causó graves casos de parálisis, se suministraba con gotas. Esta enfermedad infecciosa aguda invade el sistema nervioso dando origen a un atrofia y parálisis muscular. (Foto: Getty)
La vacuna de la polio, que durante décadas causó graves casos de parálisis, se suministraba con gotas. Esta enfermedad infecciosa aguda invade el sistema nervioso dando origen a un atrofia y parálisis muscular. (Foto: Getty)

La polio, es una enfermedad muy contagiosa ocasionada por el virus de la poliomielitis. La gran mayoría de las infecciones por polio-virus no producen síntomas, pero de 5 a 10 de cada 100 personas infectadas con este virus pueden presentar algunos síntomas similares a los de la gripe.

En 1 de cada 200 casos el virus destruye partes del sistema nervioso, ocasionando la parálisis permanente en piernas o brazos.

Aunque es muy raro, el virus puede atacar las partes del cerebro que ayudan a respirar, lo que causaría la muerte. Hace 30 años, la polio 'paralizaba' casi 1000 niños cada día en 125 países. El último caso en América fue detectado en Perú en 1991, mientras que la Unión Europea, Reino Unido y la región europea de la Organización Mundial de la Salud (OMS), han permanecido libres de polio desde 2002 debido a que las vacunas antipoliomielíticas inactivadas se utilizan en todos los países europeos. Por eso se consideraba una enfermedad erradicada.

Sin embargo, parece que la amenaza ha vuelto. Los expertos y la comunidad científica han expresado su temor ante la posibilidad de que resurja. Un temor que se ha hecho papable debido a que en los últimos meses se han dado a conocer varios casos en diferentes partes del mundo, lo cual ha creado cierta incertidumbre sobre el nivel de protección frente a esta enfermedad entre la población joven.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

El 21 de julio, funcionarios de salud de Nueva York confirmaron que un hombre de 20 años del condado de Rockland había contraído poliomielitis recientemente, lo que lo convierte en el primer caso en los EE. UU. en casi una década. En Reino Unido, por primera vez desde 1984, han encontrado varios virus estrechamente relacionados en muestras de aguas residuales tomadas entre febrero y mayo. El virus ha seguido evolucionando y ahora se clasifica como un poliovirus tipo 2 «derivado de la vacuna» (VDPV2). Lo que han hecho saltar las alarmas, sobre todo en algunas regiones.

Por ejemplo, Polonia, Rumanía y Ucrania siguen expuestos a un "alto riesgo" de un brote sostenido de polio como consecuencia de la importación de poliovirus salvajes o de la aparición del Centro Europeo para el Control y la Prevención de Enfermedades (ECDC).

Además, "la continua circulación del poliovirus salvaje tipo 1 en Pakistán y Afganistán y la detección de cuatro casos en Mozambique en 2022 vinculados genéticamente a una cepa procedente de Pakistán muestran que sigue existiendo el riesgo de que la enfermedad se importe a la Unión Europea y a Estados Unidos".

En el caso de Londres, tal y como ha publicado El País, la teoría más factible es que la muestra procediese de alguien que recibiera una vacuna oral antes de viajar al Reino Unido. Los restos de esta habrían llegado a las aguas fecales a través de las heces y, a partir de ahí, se considera probable que haya pasado a otras personas, si bien no hay constancia de nadie que haya solicitado asistencia médica. De hecho, se han producido fenómenos similares en ciudades como Jerusalén, o en el estado de Nueva York, donde un joven ha sufrido parálisis.

El virus se transmite de persona a persona a partir de las heces de una persona infectada, que llegan a la boca de otra persona susceptible. En algunos casos, la fuente de la infección puede ser agua o alimentos contaminados con heces de personas infectadas. También se ha descrito la transmisión a partir de secreciones respiratorias. Debido a que una gran proporción de las personas infectadas no presentan síntomas, las medidas de higiene necesarias para evitar la transmisión pueden no ser tomadas en cuenta con la importancia que requiere.

La mayoría de las personas infectadas con el poliovirus no presentan síntomas y muchas se recuperan sin complicaciones, tal y como recoge este artículo de Medlineplus, la Enciclopedia Médica de los EE.UU. Algunas personas experimentarán dolor de garganta, fiebre, cansancio, náuseas, dolor de cabeza o dolor de estómago. Un grupo más pequeño de personas desarrollarán síntomas más graves que afectan el cerebro y la médula ósea como:

  • Parestesia, que es la sensación de alfileres y agujas en las piernas.

  • Meningitis, una infección del recubrimiento de la médula ósea y/o cerebro.

  • Parálisis o incapacidad para mover partes del cuerpo o debilidad en los brazos, las piernas o ambos.

La parálisis es el síntoma más grave asociado con la polio debido a que puede llevar a discapacidad permanente y muerte Se han descrito casos de personas que se recuperaron por completo, pero que de 15 a 40 años después desarrollaron el síndrome post-polio, en el cual se presentan nuevamente los dolores musculares, la debilidad de los miembros y nuevos episodios de parálisis.

Esta condición de fatiga muscular y debilidad que se desarrolla años o décadas después de una infección de poliomielitis es la razón por la que no debemos confiarnos. Hay que tener en cuenta que no existe un antiviral o medicamento que detenga la progresión de la parálisis causada por la polio.

Existen muchas enfermedades infecciosas y no infecciosas que pueden producir parálisis, y por consiguiente ser confundidas con la poliomielitis, entre ellas están el síndrome de Guillaín-Barré, los golpes o traumas de los nervios de la columna vertebral o nervios principales, y los tumores de la columna vertebral.

Los médicos indicarán diversas pruebas para descartar estas enfermedades que pueden confundirse con la polio. Para salir de dudas e identificar el poliovirus, en el laboratorio se deben analizar una muestra de heces de cada caso probable, la muestra se debe recolectar dentro de los 14 días del inicio de la parálisis.

En el laboratorio, la muestra se inocula en cultivos celulares en donde el virus puede infectar y replicar. Este virus aislado es posteriormente tipificado mediante ensayos moleculares y pruebas de secuenciación genético.

Para evitar todas las complicaciones y riesgos asociados a la polio, los expertos recuerdan que la mejor forma de evitar la infección es mediante la vacunación contra la polio.

El ECDC afirma que para limitar el riesgo de reintroducción y de transmisión sostenida de la polio en Europa, es "crucial mantener una alta cobertura vacunal en la población general y aumentar la aceptación de la vacunación en los focos de población infrainmunizada". El organismo recomienda que los ciudadanos europeos que son residentes o visitantes de larga duración (más de 4 semanas) en países con riesgo potencial de propagación internacional de la polio reciban una dosis adicional de la vacuna contra la polio entre cuatro semanas y 12 meses antes del viaje internacional.

Esta vacunación está dirigida a los niños menores de 5 años de edad. Lo mejor es completar oportunamente la pauta de vacunación recomendado por las autoridades de salud de cada país. Para que un niño adquiera la inmunidad contra el polio-virus se requiere que reciba varias dosis de la vacuna. Pueden ser cuatro dosis que se administran a los 2 meses, 4 meses, 6 a 18 meses y 4 a 6 años, o en como en Reino Unido, cinco rondas en inyecciones repartidas desde las ocho semanas hasta los 14 años. En este caso la fórmula se basa en una variante inactiva del virus, a diferencia de la que se emplea todavía en algunos países en los que se dispensa una variedad viva, administrada de manera oral, mediante gotas

La vacuna inactivada, aunque proporciona protección a la persona que la recibe, no tiene la capacidad de reproducirse en el intestino. Esto impide la obtención de la inmunidad intestinal, la cual si es proporcionada por la vacuna oral atenuada. Esta inmunidad intestinal ayuda a evitar que los poliovirus salvajes se diseminen.

Por otro lado, la reproducción intestinal facilita la inmunidad de rebaño, la cual ocurre cuando un poliovirus atenuado se transmite de una persona vacunada a una persona susceptible. Otras ventajas de la vacuna oral contra la vacuna inactivada es su fácil aplicación y bajo costo. Estas prerrogativas son las que llevaron a la decisión del uso de la vacuna oral en los programas de salud pública, generando inmunidad poblacional y cortando la transmisión de poliovirus salvajes en comunidades infectadas.

Si bien la noticia del regreso de la polio es preocupante, no significa que todos deban recibir una vacuna de refuerzo de inmediato ya que se cree que "si has sido vacunado, la protección de la vacuna contra la poliomielitis se extiende durante toda la vida", explica William Schaffner, profesor de enfermedades infecciosas en el Centro Médico de la Universidad de Vanderbilt Nashville (Tennessee, Estados Unidos), en declaraciones a VeryWellHealth.

No obstante, si retrasaste las vacunas de tus hijos (o eres tutor de un menor) debido a la pandemia de Covid-19, sería conveniente consultar con el pediatra y para ver si es necesario actualizar su cartilla de vacunación contra la poliomielitis.

Más historias que te pueden interesar:

VIDEO: Venezuela registra un nuevo caso de polio 30 años después de su erradicación

Los síntomas del nuevo tipo de viruela detectada en Europa

Alerta de hepatitis aguda infantil en Europa: las señales a las que hay que estar atentos

Brote de meningoencefalitis vírica en España: cómo protegerse de posibles picaduras