Revelado el nombre y la historia del niño cuyo caso inspiró la trama de 'El Exorcista'

·4 min de lectura

El fenómeno que generó El exorcista ha estado al alcance de muy pocas películas de terror. Este clásico dirigido por William Friedkin en 1973 aterrorizó al público como pocas otras, generó una oleada de cintas dispuestas a explotar la temática de las posesiones demoniacas, y con datos ajustados por inflación hoy en día se sigue erigiendo como el segundo título de terror más taquillero de la historia en Estados Unidos tras Tiburón de Steven Spielberg. Y es que cuando el subgénero aún no había explotado El exorcista conquistó al público con la baza de estar inspirada en un caso real, lo que indudablemente fue un buen aliciente para la taquilla.

El caso fue descubierto por el escritor y guionista William Peter Blatty, quien mientras estudiaba en la Universidad de Georgetown descubrió en The Washington Post un artículo sobre un exorcismo realizado a un niño de 14 en Mount Rainier, Maryland. Inspirado por dicho suceso, Blatty escribió la novela y más tarde lo materializó en el guion de la película de 1973, sin embargo, la identidad del joven al que se le había practicado el exorcismo era todo un misterio,, puesto que los artículos de la época se referían a él bajo los seudónimos de “Roland Doe” o “Robbie Mannheim”. Pero hoy, por fin, se ha podido resolver la incógnita.

Linda Blair en el set de El Exorcista, basada en la novela de William Peter Blatty y dirigida por William Friedkin. (Photo by Warner Bros. Pictures/Sunset Boulevard/Corbis via Getty Images)
Linda Blair en el set de El Exorcista, basada en la novela de William Peter Blatty y dirigida por William Friedkin. (Photo by Warner Bros. Pictures/Sunset Boulevard/Corbis via Getty Images)

Según un artículo de investigación de la revista The Skeptical Inquirer, el chico que inspiró el fenómeno de El exorcista se llamaba Ronald Edwin Hunkeler, y a raíz del éxito del filme pasó toda su vida con la extrema preocupación de que su identidad fuera revelada. 

Nacido en 1935 en Cottage City, experimentó supuestas actividades paranormales a los 14 años, cuando reportó estar escuchando golpes y arañazos tras las paredes de su habitación. Según fuentes de la época, el reverendo Luther Schulze, cercano a su familia, informó a la unidad de Parapsicología de la Universidad de Duke, Carolina del norte, de que su cama no paraba de temblar, los muebles de la casa se movían y un cristo colgado en la pared se tambaleaba cada vez que Ronald pasaba a su lado. A su vez, la madre de Hunkeler temía que la posesión estuviera relacionada con la tía del joven fallecida recientemente, dado que, como era espiritista, había enseñado al adolescente a usar la tabla de la Ouija. Como las pruebas médicas no explicaban científicamente lo que estaba sucediendo, la familia buscó ayuda en la religión.

Uno de los implicados fue William Bowdern, un jesuita que optó por practicarle rituales de exorcismo y que dejó descritos algunos de ellos en su diario personal. En algunas de sus entradas relata cómo entraba en trance, sus continuos temblores, cómo era observado por hasta 14 testigos y cómo finalmente fue trasladado a St Louis para ser admitido en el Alexian Brothers Hospital, donde “estalló en una violenta rabia de gritos, maldiciones y voces en latín” después de que aparecieran palabras escritas en su cuerpo camino del hospital.

Artículos de la época como el mencionado del The Washington Post señalaban que el joven sin nombre había sido liberado “de la posesión del diablo”, y aunque un hecho así te marque para siempre, lo cierto es que Hunkeler vivió una vida de lo más normal y alcanzó grandes metas profesionales. Acorde a la investigación de The Skeptical Inquirer, Ronald Edwin Hunkeler logró convertirse en investigador de la NASA, llegando incluso a contribuir a las misiones espaciales del Apollo en los 60 y patentar una tecnología que ayudó a la nave a resistir el calor extremo.

De izquierda a derecha: Linda Blair como Regan MacNeil, el actor sueco Max von Sydow como el Padre Lankester Merrin y Jason Miller como el Padre Damien Karras en 'El Exorcista', dirigida por William Friedkin, 1973. (Photo by Silver Screen Collection/Getty Images)
De izquierda a derecha: Linda Blair como Regan MacNeil, el actor sueco Max von Sydow como el Padre Lankester Merrin y Jason Miller como el Padre Damien Karras en 'El Exorcista', dirigida por William Friedkin, 1973. (Photo by Silver Screen Collection/Getty Images)

Con este dato se ha podido entrar en contacto con personas cercanas a Hunkeler, como su compañera de vida que pidió no ser identificada. A raíz de la investigación, le ha contado a medios como el New York Post cómo él siempre trató de ocultar haber sido la inspiración de El exorcista a sus compañeros de trabajo en la NASA, e incluso llegó a vivir con paranoia ante la posibilidad de que su identidad saliera a la luz

“En Halloween, siempre salíamos de la casa porque él pensaba que alguien vendría a su residencia y sabría dónde vivía y nunca le dejaría tener paz”, dijo . “Tuvo una vida terrible de preocupación, preocupación y preocupación” añade. 

Además, también cuenta que Hunkeler nunca creyó que su caso fuera una posesión e incluso se mantuvo alejado de la religión tras aquella experiencia. "Dijo que no estaba poseído, que todo estaba inventado", dijo la mujer añadiendo más espectacularidad a esta historia. "Dijo: 'Yo solo era un chico malo'".

Tristemente, Ronald Edwin Hunkeler murió el pasado 2020, a sus ya 85 años, tras sufrir un derrame cerebral mientras se encontraba en su residencia en Marriottsville, Maryland. Según cuenta su excompañera de trabajo, llevaba retirado desde 2001 y antes de su muerte un sacerdote católico apareció en su domicilio para realizar unos últimos ritos, aunque admite que no fue él quien lo llamó. “No tengo idea de cómo supo el Padre que vendría, pero llevó a Ron al cielo. Ron está en el cielo y ahora está con Dios”, señalaba.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente