Exmandatarios iberoamericanos reclaman a Francisco que se pronuncie sobre la persecución religiosa en Nicaragua

·2 min de lectura
Monseñor Álvarez, poco antes de ser cercado en la sede episcopal de Matagalpa
Monseñor Álvarez, poco antes de ser cercado en la sede episcopal de Matagalpa

En una dura declaración conocida este miércoles los exmandatarios iberoamericanos que integran la iniciativa IDEA reclamaron al papa Francisco “una firme postura de defensa del pueblo nicaragüense y su libertad religiosa”, ante la creciente persecución de autoridades y miembros de la Iglesia católica en Nicaragua.

El texto se conoció en momentos en que el régimen de Daniel Ortega y su esposa Rosario Murillo extendieron a la comunidad religiosa la represión que ya venían ejerciendo sobre la disidencia política luego del encarcelamiento de los candidatos que decidieron enfrentar al oficialismo en los comicios presidenciales del año pasado.

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, y su esposa y vicepresidenta Rosario Murillo
El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, y su esposa y vicepresidenta Rosario Murillo

”El propósito es palmario” y pasa, según un comunicado de los exdirigentes, por “destruir las raíces culturales y espirituales del pueblo nicaragüense a fin de dejarlo en la anomia y hacerlo fácil presa de dominio”.

El comunicado de la Iniciativa Democrática de España y las Américas (IDEA) lleva la firma, entre otros, de Mauricio Macri, de la Argentina, Óscar Arias, de Costa Rica; José María Aznar, de España; Felipe Calderón y Vicente Fox, de México; Eduardo Frei, de Chile; Luis Alberto Lacalle, de Uruguay; Carlos Mesa, de Bolivia, y Álvaro Uribe, de Colombia.

En el último hecho más resonante de persecución contra las autoridades religiosas, el obispo de Matagalpa, Rolando Álvarez, un crítico del dictador Daniel Ortega, lleva ya dos semanas retenido en el Palacio Episcopal por la Policía Nacional. El obispo se encuentra rodeado por la policía en la sede eclesiástica junto a cinco sacerdotes y tres seminaristas desde el 4 de agosto pasado acusados por la Policía del régimen sandinista de supuestamente intentar organizar “grupos violentos”.

Los exmandatarios de IDEA compararon esta persecución con la que realizó el nazismo en Alemania.

“Nos preocupa que la quema de iglesias y la salvaje destrucción de las imágenes del culto católico, avanza en una línea de destrucción de bases sociales y antropológicas que mejor recuerda la quema de libros judíos, socialistas y pacifistas y de bibliotecas enteras por los partidarios del régimen nacional socialista alemán en 1933″.

En el comunicado señalan un dato curioso que ya fue advertido incluso por autoridades católicas nicaragüenses sobre el llamativo silencio del papa Francisco desde que se agudizó la persecución. Concluyen reclamando “una firme postura de defensa del pueblo nicaragüense y su libertad religiosa por S.S. Francisco, cabeza de la Iglesia Católica universal”.