Del éxito en Operación Triunfo a la espinita de Ainhoa Cantalapiedra con Eurovisión

Habemus representante para Eurovisión 2020. Nada menos que el murciano de 27 años Blas Cantó, quien cumplirá el sueño que mantiene desde que era un niño cuando buscaba convertirse en el abanderado español de Eurovisión Junior con Sentir. Como había anunciado RTVE, la cadena pública pasó de la votación popular y así como hizo en otros años cuando escogió a Pastora Soler, El sueño de Morfeo o Edurne, ha seleccionado al nuevo representante por designación directa.

Tras conocer la noticia no pudimos evitar recordar a una artista que tenía las papeletas, al menos oficiales, para representarnos en el concurso europeo hace unos años. ¿Se acuerdan de Ainhoa Cantalapiedra?

(Autor: GDG; Copyright: GTRES)
(Autor: GDG; Copyright: GTRES)

La cantante vasca de 39 años fue la ganadora de la segunda edición de Operación Triunfo en 2002, la misma en la que también participaron Manuel Carrasco, Beth Rodergas, Hugo Salazar o Mai Meneses. Tras dejar su huella en el corazón de los espectadores del programa, la suerte de la joven se torció al sufrir un accidente de tráfico en el verano de 2003 que le obligó a suspender su gira de conciertos. No obstante, tiempo después reanudó la promoción de su disco debut en solitario. Pero Esencia natural no sería el único, ya que en 2004 lanzaría Mi tiempo roto, en 2009 Imperfecta y en 2014 ADN.

Para quien la perdió de vista estos últimos años, cabe mencionar que la compositora tuvo la oportunidad, de mano de Televisa Editorial, de ser reconocida en medio mundo como autora de sus canciones en varias telenovelas como A que no me dejas y además ha colaborado con L'Oréal México como imagen celebrity.

Como se puede comprobar, la cantante se ha desligado desde sus comienzos del programa de la cadena pública, a pesar de haber sido la vencedora de la edición. Y es que hace tan sólo unos meses Ainhoa Cantalapiedra destapó que la organización intentó evitar su éxito. La joven aireó la verdad sobre su experiencia respaldada por Hugo Salazar quien aseguró en una entrevista para el portal FórmulaTV que recibió una reprimenda por facilitar que su compañera se colase en la final del concurso.

“¿Sabes quién metió en la final a Ainhoa? Miguel Nández y yo. Lo decidimos en el momento en plató. Esa semana estábamos los 7 últimos y cogimos muy buen rollo con ella”, expresó el cantante haciendo público por primera vez que “nos riñeron a los dos, a Miguel Nández y a mí, por poner lo que pusimos. Y hasta ahí puedo leer”. Unas declaraciones que la propia ganadora quiso agradecer a través de su perfil oficial de Instagram recalcando que se trataba de “el único comentario que en casi 17 años un compañero ha querido regalar públicamente sobre la verdad de lo que paso dentro del programa de televisión”.

“Todos sabemos la verdad pero nadie más ha querido jamás decirla, ellos sabrán por qué. Yo he dormido tranquila todas las noches de mi vida”, publicó.

Sin embargo, una de sus metas en el mundo de la música fue representar a España en Eurovisión, una inmejorable plataforma de promoción internacional para artistas. La ganadora de la segunda edición de OT quiso pisar el suelo de Oslo (Noruega) en 2010 y para ello presentó su candidatura al proceso de selección que abrió TVE al igual que también hizo lo propio Fran Dieli, el quinto clasificado de la cuarta edición del reconocido talent show, con el tema Cuando se trata de ti. Asimismo Lorena Gómez, la ganadora de la quinta edición del programa musical por excelencia de La 1, presentó Amor mágico. Se trataba de una balada con tintes rockeros compuesta por Rosa Ruíz y Alejandro Pinedo con la que quedó en tercera posición de la final nacional.

En cuanto a Ainhoa Cantalapiedra apostó por el tema Volveré escrito de su puño y letra que aportaba “respeto y elegancia”, tal y como aseguró en una entrevista a Eurovision Spain.

Esta canción, que inicialmente era en inglés, pasó la criba de los diez primeros en las votaciones de la web (con un total de 179.912 votos) y consiguió meterse en la final nacional. Sin embargo en el programa especial Destino Oslo que emitió La 1 quedó séptima (con 49 puntos) arruinando los planes de la artista que tiempo atrás había conseguido cautivar a la audiencia. Al final, el ganador fue Daniel Diges que nos representó con Algo pequeñito, quedando en decimoquinto lugar.

Pero Ainhoa Cantalapiedra no fue la única que nació, musicalmente hablando, en Operación Triunfo y que tras su gesta en el concurso intentó representar a España en el Festival de Eurovisión. De hecho, como recogió Eurovisión Planet, la cantante no se ha rendido ya que presentó dos temas para la preselección de Eurovision 2019: “Presenté dos canciones para Operación Triunfo. Como esperaba no he tenido ninguna contestación, y como obviamente también sabía no fue ninguna seleccionada. Una se llamaba Corazón Valiente y me parecía que era genial. Pero bueno, no pasa nada, se ha intentado por lo menos”.

[¿Cómo le ha ido a España en Eurovisión desde que enviamos a los triunfitos?]

Ya en la primera edición varios rostros conocidos intentaron representar al país, como Álex Casademunt quien se presentó a la convocatoria pública que abrió la cadena pública en 2010 junto a su hermano Joan y la canción Tan solo mirarte con la que obtuvieron 13.905 votos. Por su parte, su compañero de Fórmula Abierta, Javián, también presentó una propuesta al Eurocasting de 2016, No somos héroes. Y es que tras participar en el documental OT: El reencuentro, aprovechó el tirón mediático y su tema resultó seleccionado entre los treinta del Eurocasting organizado por RTVE para Eurovisión 2017.

De igual manera Jorge González, uno de los concursantes más carismáticos de la quinta edición de Operación Triunfo, se presentó a varias preselecciones nacionales de Eurovisión. La primera fue en 2009 con el tema Si yo vengo a enamorarte y la segunda en 2014 con el tema Aunque se acabe el mundo.

En este contexto, lo más sorprendente es que la ilusión por participar en Eurovisión ha llevado a varios concursantes de Operación Triunfo a posicionarse incluso como representantes de otros países. Es el caso de Davinia Cuevas, de la tercera edición, que se presentó a la convocatoria de la televisión pública de San Marino para el Festival de Eurovisión 2018. De igual manera Gisela, que pisó el escenario del certamen en 2002 acompañando en los coros a Rosa López, representó a Andorra en el certamen de 2008 con el tema Casanova. Con esta canción compuesta por Jordi Cubismo, que mezclaba letra en inglés y en catalán, el país quiso llegar a la gran final, aunque sin éxito. Por su parte, Chipper, de la séptima edición, fue uno de los candidatos para representar a Suiza en Eurovisión 2016 con el tema Feel the love.

Este año, la dirección de la corporación pública ha escogido a un cantante con un amplio registro interpretativo y escénico, un exintegrante de la boy band Auryn con una voz espectacular y un directo magnífico que rompe con el esquema de preselecciones dentro de Operación Triunfo como ya se hizo en 2018 y 2019 con Alfred junto a Amaia y Miki, respectivamente. Y es que desde que el talent musical de Gestmusic desembarcó en La 1 ha servido como método de selección para el certamen europeo en numerosas ocasiones.

¿Conseguirá Ainhoa Cantalapiedra algún día cumplir con una de sus tareas pendientes en el mundo de la música?

El festival musical europeo se celebrará el 16 de mayo de 2020 en Róterdam (Holanda).

Para seguir leyendo:
Ruth Lorenzo y Cristina Ramos, favoritas de los internautas para representar a España en Eurovisión 2020
La puesta en escena de Miki Núñez en Eurovisión 2019 es acusada de plagio

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente