Un excura detenido por estafar a ancianas tenía 3,5 millones de euros en una maleta

En La Vanguardia, periódico que se ha hecho eco de la detención y entrada en prisión de este acusado de estafar a ancianas, se refieren a él como el excura de Sant Vicenç de Castellet (Barcelona). Un hombre cuya táctica para enriquecerse ha sido la de acercarse a mujeres mayores solas, prometerles que se encargaría de ellas hasta su muerte para ganarse su confianza y hacerse con el mayor número posible de sus bienes. Entre lo intervenido por los Mossos d'Esquadra, una maleta con 3,5 millones.

El expárroco escondió en un trastero varias maletas y en una de ellas los Mossos encontraron 3,5 millones de euros. (Foto: Getty Images)

La investigación arrancó el pasado mes de agosto, con la denuncia de una de sus víctimas, de 91 años. Según contó a los agentes, el expárroco se acercó a ella muerto su marido y le prometió que la ayudaría con lo que fuera menester. Llegado un momento, ella despidió a unas empleadas domésticas y el detenido, aprovechando la ocasión, la convenció para que le diese dinero, cuadros y joyas y evitar con ello que las mujeres denunciasen a la anciana.

Esta le hizo entrega de 150.000 euros, anillos de diamantes y obras pictóricas. Además cambió su testamento para hacerle beneficiario del mismo y podría haber seguido de no ser porque intentó contratar un producto bancario y tanto el notario como el director de la oficina se lo impidieron. La mujer denunció que había sido estafada y los agentes comenzaron a tirar del hilo.

Al investigar al acusado descubrieron que tenía a su nombre cuatro viviendas y una plaza de garaje en Barcelona, otra vivienda en San Vicente, una más y dos aparcamientos en Cáceres y que todas procedían de donaciones o cesiones por parte de ancianas. Con todos estos datos y la denuncia, le detuvieron por primera vez el pasado 5 de noviembre.

En el registro de su casa no se encontró más que documentación y algunos libros litúrgicos antiguos, pero en su segunda residencia dieron con más material religioso que están estudiando desde la Unidad de Patrimonio Histórico para averiguar su valor. Puesto a disposición judicial, quedó en libertar tras comprometerse a colaborar y de hecho lo hizo diciéndole a los agentes dónde se encontraban algunas piezas.

Fue en uno de los seguimientos a los que le sometieron cuando le vieron escondiendo maletas en un trastero. En una de ellas había 3,5 millones de euros y en las demás joyas, documentos, más libros antiguos y bulas papales. Al verse acorralado y con tantas pruebas en su contra intentó suicidarse tirándose de un puente. Tras varias semanas en el hospital, el pasado martes le detuvieron de nuevo y fue enviado a prisión a la espera de que salga el juicio.

Más historias que te pueden interesar: