Adiós al bótox: esta es la nueva fórmula para controlar el exceso de sudor

·5 min de lectura
Unos de los tratamientos más habituales contra el exceso de sudor son las inyecciones de bótox en las palmas de las manos, en las axilas y hasta en los pies. (Foto: Getty)
Unos de los tratamientos más habituales contra el exceso de sudor son las inyecciones de bótox en las palmas de las manos, en las axilas y hasta en los pies. (Foto: Getty)

Sudar es algo natural, sobre todo en esta época del año en la que el calor aprieta. Es un recurso de nuestro organismo para mantenerse fresco. Sin embargo, hay personas que generan una sudoración excesiva de forma continuada, lo que supone un verdadero problema. Este trastorno (que suele tratarse con bótox)recibe el nombre de 'hiperhidrosis' y se define como la sudoración frecuente y abundante producida de forma espontánea.

La sudoración excesiva es mal de muchos y consuelo de pocos. Se estima que la padece el 3 por ciento de la población, es decir más de un millón de españoles. A los afectados les resulta difícilmente tolerable ya que compromete sus actividades habituales.

"La hiperhidrosis es un aumento de la sudoración de determinadas áreas del cuerpo, resultado de un incremento en la secreción de las glándulas sudoríparas", explican desde Clínica Universidad de Navarra (CUN). Suele deberse a una hiperactividad de estas glándulas por una hiperestimulación nerviosa, motivada por situaciones que comportan tensión emocional o estrés, por la acción de sustancias farmacológicas o por motivos térmicos".

Afecta a las palmas de las manos, las axilas y también a la frente y las regiones pilosas, lo que se conoce como 'hiperhidrosis capilar'. Quienes la padecen dicen que no lo pueden controlar, que el sudor desborda las zonas con pelo y se desliza por el cuello, las sienes o la frente, y que resulta muy desagradable y les incomoda sobremanera.

“Sin embargo, resulta ciertamente curioso que el 70 por ciento de los pacientes con sintomatología no acuden al médico”, indica el doctor J. Víctor García, presidente de la Sociedad Española de Medicina y Cirugía Cosmética (SEMCC) ; y añade que “probablemente porque desconocen que se trata de una patología con soluciones muy eficaces y seguras”.

El Dr. García es categórico cuando indica que “en el caso de la hiperhidrosis existen dos reglas de oro: el tratamiento debe ser diferente según el área afectada y debe comenzar por el tratamiento menos invasivo".

Pero antes de meternos de lleno en el tema, huelga precisar que, si la hiperhidrosis es una sudoración excesiva, la toxina botulínica es una neurotoxina que es liberada por el botulismo -una enfermedad- y que se usa con fines médicos.

Respecto de la hiperhidrosis, como señalábamos al principio, hay que saber que existen dos tipos:

  • La primaria, que afecta principalmente a la palma de las manos, axilas o pies. Según indica el doctor Agustín España Alonso, dermatólogo de la CUN, "se inicia en la infancia o adolescencia y afecta al 0,6%-1% de la población. Persiste durante algunos años y, a veces, hay una tendencia espontánea a la mejoría hacia los 25 años".

  • La secundaria que es devenida por alguna otra enfermedad que puede tener que ver con la diabetes o con el hipertiroidismo, con las infecciosas (fiebre de Malta), con enfermedades neurológicas o tumores como el linfoma o tumor carcinoide.

Hasta ahora en los tratamientos para controlar la sudoración excesiva se han venido aplicando alternativas médicas (cirugía, electroterapia (iontoforesis) o inyección de bótox, que bloquean la actividad de la glándula sudorípara o antitranspirantes basados en sales de aluminio que obstruyen el poro en la capa externa de la piel reduciendo la sudoración. A día de hoy los tratamientos por vía sistémica prácticamente no se utilizan porque tienen muchos efectos secundarios; en cualquier caso, sólo servirían para la hiperhidrosis generalizada.

El uso de la toxina botulínica en la hiperhidrosis axilar está consolidada y autorizada. El bótox también ha sido el 'remedio' más usado contra el sudor excesivo en cabeza y sienes, aplicado mediante microinyecciones en el cuero cabelludo. ¿El motivo? Que el tratamiento resulta prácticamente indoloro porque se puede utilizar anestesia tópica y porque se emplean agujas muy finas con una jeringa automatizada. Además, hace efecto en 2 o 3 días y dura más de 6 meses; en la mayoría de pacientes la sudoración desaparece por completo, en otros disminuye de forma considerable. La mayoría de los pacientes suelen realizar dos sesiones al año; pero como en el caso de la hiperhidrosis palmar y axilar, algunos optan por una única sesión en primavera, al inicio de la época más calurosa.

Sin embargo, los de las inyecciones podría pasar a la historia gracias a un nuevo enfoque en el tratamiento de la sudoración excesiva.

Desde la start up Prospera Biotech de la Universidad Miguel Hernández de Elche se han investigado los mecanismos moleculares que se encuentran desequilibrados en aquellas personas cuya sudoración excede las necesidades refrigerantes del cuerpo, es decir, aquellas personas que tienen una sudoración excesiva. Esta investigación ha permitido desarrollar y patentar una fórmula que afronta las causas de esta molestia de manera innovadora regulando la actividad de la glándula ecrina mediante activos neuromoduladores.

”Estos activos actúan sinérgicamente sobre los terminales nerviosos de la piel y consiguen, por un lado moderar la actividad de la glándula ecrina y, por otro, aumentar su umbral de activación, teniendo como resultado la reducción de la sudoración sin recurrir a bloquear los poros”, explica la doctora lMarta García Escolano,

Esta solución neurodermatológica, con una textura tipo gel de rápida absorción, ha demostrado reducir la sudoración en un 50 por ciento en manos y axilas y supone la primera alternativa no invasiva a los antitranspirantes.

Los elementos de la fórmula, que ha sido patentada, provienen de moléculas desarrolladas por el grupo de investigación de Neurobiología Sensorial del IDIBE-UMH, que lleva más de 20 años estudiando los terminales nerviosos de la piel (sistema nervioso periférico), los mecanismos que los activan y el relevante rol que el sistema neurosensorial juega en el equilibrio cutáneo.

Esta compañía biotecnológica ha presentado formulaciones neuromoduladoras de aplicación para las pieles sensibles con tendencia atópica (Nocisens y Nocisens Intense), para la dermatitis de los bebés, incluyendo la irritación del pañal (Nocisens Baby), una crema para mitigar la sensibilidad ocasionada por los tratamientos oncológicos (Oncapsisens) y ahora, Ecrisens, esta nueva fórmula para controlar la sudoración excesiva que se encuentra en las farmacias y parafarmacias.

El sistema nervioso periférico es vital para los seres humanos, ya que nos permite recibir información del medio que nos rodea y adaptarnos a él. Este complejo sistema es, además, el responsable de res­puestas tan esenciales como el dolor o el picor, sin las cuales el ser humano no sobreviviría.

En cualquier caso, según apuntan los expertos, la hiperhidrosis, sea cual sea su localización, debe constituir siempre un motivo de consulta médica, aunque sólo fuera para descartar que su origen pudiera ser alguna enfermedad sistémica.

A día de hoy, y sabiendo que la hiperhidrosis puede tener un impacto negativo en la calidad de vida de las personas, una vez descartada una patología de base, la existencia de tratamientos eficaces, seguros y la mayoría relativamente simples debería animar a las personas que sufren esta alteración a ponerse en manos de un médico cualificado, que indicará el tratamiento más adecuado.

“Su calidad de vida mejorará mucho”, asegura el Dr. García al tiempo que añade que “más allá de los tratamientos citados quienes sufran hiperhidrosis pueden tomar ciertas medidas preventivas tales como evitar el consumo de cafeína, alcohol y de alimentos picantes. En el caso de la hiperhidrosis corporal deben evitar el uso de prendas de nylon o muy ajustadas, usar siempre calcetines, evitar el calzado sintético y optar por prendas blancas o negras para disimular las manchas ocasionadas por el sudor”.

Más historias que te pueden interesar:

VIDEO: Tres trucos para poder dormir en verano cuando no hay ni aire acondicionado ni ventilador

Llevas toda la vida usando mal el desodorante

No deberías forzarte a beber agua, aunque sea verano

El motivo por el que sudas de más (por las noches)

El truco para saber en segundos si bebes suficiente agua

La 'triada' clásica: 3 síntomas muy típicos producidos por los golpes de calor