Cuando Ewan McGregor recibió una amenaza de muerte poética en el rodaje de ‘Lo imposible’

Pedro J. García
·6 min de lectura

Las estrellas se enfrentan constantemente al asedio de los paparazzi, así como a acosadores y fans que no separan entre ficción y realidad, personas para las que no existen los límites. La mayoría de veces se trata de individuos que no forman parte directa de sus vidas, pero ¿qué pasa cuando la amenaza proviene de tu propio entorno?

Esto es lo que le ocurrió hace ya diez años a Ewan McGregor, quien durante el rodaje de Lo imposible recibió una amenaza de muerte que resultó ser de alguien que formaba parte del equipo de la película. Atención a la historia, porque parece el principio de una película de terror (de la que afortunadamente no hubo que lamentar el final).

(AP Photo, Autor: Willy Sanjuan, Copyright: Gtres)
(AP Photo, Autor: Willy Sanjuan, Copyright: Gtres)

Ewan McGregor es una de las estrellas más brillantes y admiradas del firmamento de Hollywood. Tras unos inicios modestos vinculados a Jude Law, con quien dio sus primeros pasos en el cine, el actor escocés saltó a la fama internacional interpretando al drogadicto Mark Renton en Trainspotting.

Desde entonces, McGregor ha desarrollado una carrera fulgurante en la que pasó de proyectos de corte más indie en los 90, como Una historia diferente o Velvet Goldmine, a superproducciones cada vez más grandes, como Moulin Rouge!, Black Hawk derribado, Big Fish, La isla, La Bella y la Bestia, Doctor Sueño, Aves de presa y por supuesto, la saga Star Wars, donde interpretó a Obi-Wan Kenobi (papel que retomará próximamente en una serie de Disney+ dedicada al personaje).

En los últimos años, el actor ha vuelto a ponerse en la piel de Mark Renton en la secuela tardía de Trainspotting, T2: Trainspotting, ha pasado con éxito por la televisión con Fargo (por la que ganó el Globo de Oro) y ha volcado su amor por el motociclismo en la serie de documentales de viaje y aventura El mundo en moto.

De su distinguida filmografía, una de sus películas más queridas y aclamadas, especialmente por el público español, es Lo imposible, dirigida por nuestro internacional y taquillero J.A. Bayona (El orfanato, Un monstruo viene a verme, Jurassic World: El mundo caído). En este drama de catástrofes de 2012, que contaba la historia real de una doctora española en el desastre del tsunami del Océano Índico en 2004, McGregor daba vida a un padre que viaja a Tailandia con su mujer y tres hijos para pasar las vacaciones de Navidad, dos días antes de que el tsunami arrasase la costa separando a su familia.

El film está coprotagonizado por Naomi Watts, la musa de Bayona Geraldine Chaplin y un jovencísimo Tom Holland en el que fue su primer gran papel en el cine, años antes de convertirse en el Spider-Man del Universo Cinematográfico Marvel y lanzar su propia carrera de éxito. Lo imposible fue un gran éxito de crítica y público, convirtiéndose en una de las películas españolas más taquilleras de la historia (por aquel entonces, la primera, superada dos años después por Ocho apellidos vascos) y ganando 5 premios Goya (de 14 nominaciones).

Como decía, el público le tiene un cariño especial a la película. Y su director también, como se puede comprobar en sus redes sociales. Solo hay que pasarse por su Instagram para encontrarse con una mina de curiosidades, bocetos e imágenes de su complejísimo e impresionante rodaje, para alegría de sus fans. Pero quien quizá no guarde un recuerdo tan bonito de la película puede que sea McGregor, ya que durante la producción protagonizó un incidente que estropearía la experiencia a cualquiera.

Lo imposible se rodó entre España y Tailandia en 2010. A finales de año, poco antes de Nochebuena, McGregor estaba trabajando en la película en Phang Nga (Tailandia) cuando recibió una carta con una amenaza de muerte escrita a mano. Según recogieron los medios de la época, el rodaje se paralizó temporalmente para investigar el asunto y garantizar la seguridad del actor ante un posible ataque a su persona (Metro).

Al parecer, el mensaje estaba escrito en estilo poético, con uno de los versos diciendo lo siguiente: “Retorciendo el cuchillo mientras te miro a los ojos”. Pero eso no es lo más extraño. Tras investigar lo sucedido, se descubrió que la amenaza provenía del propio equipo de la película. Es decir, como dirían en la saga Scream y otras películas de terror, “la llamada viene de dentro de la casa”. El culpable resultó ser uno de sus dobles, concretamente su stand-in, que es algo así como un extra que ocupa el lugar de los actores entre tomas para preparar los encuadres, la iluminación y otros propósitos técnicos que requieren mucho tiempo de espera.

“No podíamos llamar a la policía tailandesa porque el hombre solo había escrito un poema y seguramente no lo iban a entender”, dijo una fuente anónima de la producción justo después de lo sucedido (NME). “En su lugar, no hubo confrontación. Al extra se le dijo que ya no hacía falta y que se le llamaría cuando fuera necesario. Pero no le volvieron a llamar, porque los productores decidieron que suponía un riesgo serio”.

El autor de la amenaza no fue identificado públicamente, pero se supo que se trataba de un hombre estadounidense que vivía en Tailandia. Afortunadamente nunca llegó a coincidir con McGregor en el set, ya que la naturaleza de su trabajo era precisamente sustituirlo en su ausencia. Sin embargo, sí tenía permiso para usar su tráiler. De ahí que pudiera hacerle llegar la carta tan fácilmente.

No sabemos si el “poeta” era un enemigo, un fan obsesionado o simplemente una persona que quiso hacer una broma oscura y se le fue de las manos. Pero por precaución, el hombre no volvió al set y, que sepamos, no llegó a encontrarse nunca con el objeto de sus macabros versos. El actor escocés, por su parte, se pasó el resto del rodaje con la mosca detrás de la oreja. Algo totalmente comprensible teniendo en cuenta las circunstancias.

A pesar del incidente, el rodaje de Lo imposible se reanudó y finalizó con éxito. La película, que contó con un elevado presupuesto de 30 millones de euros, se estrenó en España el 11 de octubre de 2012. Después de que su opera prima, El orfanato, llegara a lo más alto de la taquilla, Bayona conseguía su segundo número 1. Hazaña que repetiría con sus siguientes películas como director, Un monstruo viene a verme y Jurassic World: El reino caído. Por un momento, Ewan McGregor formó parte del star system español y llegó a ser nominado al Goya mejor actor secundario (Naomi Watts fue candidata en la categoría de actriz protagonista y Tom Holland en la de actor revelación).

Lo imposible está considerada como uno de los mayores logros del cine español tanto a nivel técnico como económico. Es lógico que Bayona tenga siempre presentes a sus actores en redes y la recuerde con tanto cariño y satisfacción, a pesar de ser un rodaje difícil y agotador. Claro que por su parte, puede que Ewan McGregor también la asocie al recuerdo traumático de vivir una amenaza de muerte en su propio trabajo. Afortunadamente no tuvimos que lamentar nada y todo quedó una anécdota siniestra.

Desde entonces, McGregor no ha dejado de triunfar en el cine y ya nos estamos preparando para volver a verlo como Obi-Wan en su esperada serie de Disney+. Esperemos que esta vez investiguen bien a los dobles del actor antes de contratarlos porque no queremos una secuela de lo ocurrido en Lo imposible.

Más historias que te pueden interesar:

Fuentes: NME, The Independent, Metro