'Evil': la serie de terror de los creadores de 'The Good Wife' te hará dormir con la luz encendida

Robert y Michelle King se han labrado un nombre como dos de los creadores televisivos más audaces del momento. Gracias a The Good Wife y su spin-off, The Good Fight, el matrimonio y tándem creativo ha hecho suyo el drama legal y político, construyendo un universo propio que ha conquistado a miles de personas. Después de ofrecernos su muy particular visión de la ciencia ficción con la divertida sátira política BrainDead, que tristemente duró solo una temporada, los King se pasan al terror con Evil, actualmente en emisión en SYFY España, una serie con su sello inconfundible en la que se puede sentir el miedo. Tanto que más de uno tendrá que dormir con la luz encendida después de verla.

Imagen promocional de la primera temporada de 'Evil' (cortesía de SYFY España)

Estrenada originalmente en CBS (la casa de The Good Wife), Evil es un thriller psicológico que explora la línea que separa la ciencia de lo sobrenatural. Con claros ecos a Expediente X y clásicos del terror como El exorcista o La semilla del diablo, la serie se centra en el equipo formado por David (Mike Colter), un seminarista con pasado oscuro, Ben (Aasif Mandvi), contratista y hombre para todo, y su nueva compañera, Kristen (Katja Herbers), psicóloga clínica que se une al grupo para aportar el punto de vista científico. Juntos se encargan de investigar misterios sin resolver de la Iglesia: supuestas posesiones demoníacas, milagros y otros fenómenos extraños. Su objetivo será evaluar si existe una explicación lógica a estos sucesos o si, por el contrario, se deben a causas más allá del entendimiento humano.

Esta premisa familiar y llena de potencial da lugar a una primera temporada de 13 episodios en los que los King y su equipo de guionistas navegan el terror y el thriller intentando no caer en sus tópicos más predecibles. Evil se aleja del clásico procedimental televisivo de crímenes e investigaciones aportando algo distinto con cada episodio, y sobre todo, esforzándose por sorprender al espectador. Pese a que adopta el formato de caso por semana, al igual que The Good Wife en sus primeras temporadas, Evil se diferencia buscando siempre la manera de dar lo inesperado a la audiencia, de darle la vuelta a los tópicos y no ir nunca por el camino que pensábamos que nos iba a llevar. Esto hace que sea actualmente una de las series en abierto más estimulantes e impredecibles de la actualidad.

Y también una de las más impactantes. Porque aunque su cadena original, CBS, es un canal generalista, los King se las han arreglado para hacer una serie tan atrevida, terrorífica y por momentos salvaje, que parece de premium o plataforma de streaming. Siguiendo la estela de Hannibal, Evil no se corta en mostrar imágenes macabras y perturbadoras, secuencias oníricas que reproducen trances de parálisis del sueño escalofriantemente realistas y momentos de terror que no se suelen ver en la televisión en abierto, donde normalmente no arriesgan tanto. Eso sí, siempre con el humor que caracteriza a los King, el mismo que encontramos en sus anteriores series, pero aplicado al terror, lo que sirve para contrarrestar la tensión y aumenta considerablemente la diversión en cada capítulo. No hay más que ver a George, demonio que visita a la protagonista en sus pesadillas y que lo mismo te provoca un infarto que la risa.

Pero lo mejor de la serie es el juego de ambigüedad que plantea al espectador. En cada capítulo, Evil siembra la duda sobre si lo que estamos viendo es un suceso paranormal o un fenómeno explicable desde la lógica. Es difícil resolver los misterios sin dar respuestas concretas, pero Evil lo consigue casi siempre gracias a unos guiones muy inteligentes, como nos tienen acostumbrados los King, y giros sorprendentes a cada paso. Y lo hace abrazando lo sobrenatural, pero sin llegar nunca a entrar de lleno en el terreno abiertamente fantástico, ofreciendo una posible justificación a sus monstruos, sus apariciones o sus milagros en la lógica (o ausencia de la misma) de los sueños, lo inexplicable de la naturaleza humana y los puntos ciegos de la ciencia. Y sobre todo, hablándonos de un mal que es más terrorífico que cualquier demonio o espíritu maligno: el que los propios humanos son capaces de crear.

Michael Emerson en 'Evil' (cortesía de SYFY España)

En este sentido, Evil cuenta con un arco narrativo transversal protagonizado por el villano oficial de la serie, Leland Townsend, interpretado por Michael Emerson (Perdidos, Person of Interest), psicólogo con ínfulas satánicas que se dedica a atormentar a Kristen y se aprovecha de la debilidad de las personas para empujarles a hacer el mal. Leland es otro ejemplo de la buena mano que tienen los King para crear grandes personajes. En Evil, como en sus anteriores series, prácticamente todos lo son, desde el trío protagonista, que es todo química, hasta los invitados episódicos, pasando por las cuatro hijas pequeñas de Kristen, que con su naturalidad y desparpajo aportan uno de los aspectos más simpáticos y divertidos de la serie. 

Porque como decía antes, Evil es una serie 100% King, lo que quiere decir que la comedia está muy presente. Como en The Good Wife y The Good Fight, el humor es afilado, oportuno y en ocasiones surrealista. Hay casos muy oscuros, como el episodio que gira en torno a un niño psicópata, pero también disparatados, como uno sobre un supuesto demonio hacker que posee un aparato tipo Alexa u otro en el que una canción infantil viral provoca comportamientos violentos (aquí es donde también se nota el gusto de los King por utilizar la música original con efecto cómico). También saca mucho partido, cómico y dramático, a las relaciones, especialmente a la que se establece entre Kristen y David, ejemplo clásico de tensión sexual no resuelta que nos recuerda inevitablemente a Mulder y Scully: un creyente y una escéptica entre los que saltan las chispas -dinámica que se basa, por cierto, en la relación real de los King, donde Robert es el creyente devoto y Michelle la escéptica.

Y por supuesto, no faltan las tramas legales, porque dicen que uno siempre vuelve a los sitios que le hicieron feliz. Y el juzgado es donde los King han vivido sus mejores momentos profesionales. Aunque no es el aspecto más importante de la serie, Evil les brinda la oportunidad de aplicar las leyes al comportamiento humano más inexplicable y retorcido y crear así escenas judiciales muy potentes. Esto, unido a la presencia de actores invitados de The Good Wife y The Good Fight como John Glover o Renée Elise Goldberry, hace de Evil una visita obligada para los fans de estas series.

Los 13 primeros episodios de Evil son una estupenda carta de presentación para una serie que promete a largo plazo. De momento, CBS la ha renovado para una segunda temporada, que también veremos en SYFY España, y si la audiencia la respalda, podría dar mucho de sí. El argumento principal apunta a un arco futuro más allá de los casos semanales que podría desarrollar algo potencialmente grande con sus personajes, una conspiración mayor en la que la línea entre lo sobrenatural y lo científico se difuminará aun más y cualquiera podrá ser capaz de albergar el Mal que da título a la serie. Si sois fans del universo Good Wife, os gusta el terror y las series provocadoras, no sé a qué estáis esperando para adentraros en Evil.

Más historias que te pueden interesar: