¿Qué diferencias hay entre eutanasia y suicidio asistido? Los referentes en los que España puede fijarse para su nueva ley

El debate ha comenzado de nuevo y se ha trasladado al Congreso después de que ayer los diputados aprobasen seguir adelante en el proceso necesario para sacar adelante una ley que despenalice la eutanasia y regularice su aplicación. Un camino nuevo que ya se ha intentando abrir antes y que puede generar cierta confusión en cuanto a los términos que suelen usar defensores y detractores a la hora de exponer sus argumentos. Lo más importante es aclarar, para quien no lo tenga claro, que no es lo mismo eutanasia que suicidio asistido.

Con  201 votos a favor, 140 en contra y 2 abstenciones, el Congreso de los Diputados dio este martes luz verde a la propuesta de ley de la eutanasia. (Foto: AP Foto/Paul White)

En es caso concreto de España lo que se está discutiendo es aprobar la primera, la eutanasia. Es decir, la decisión de desencadenar la muerte de un paciente con una enfermedad terminal e incurable, como explican en 20 Minutos, bajo intervención y supervisión médica. Es decir, que son los miembros del equipo médico quienes administran los fármacos.

En el suicidio asistido el procedimiento varía ya que los médicos no lo suministran directamente, sino que le recetan al paciente el fármaco y es él u otra persona (en el caso de que no pueda por sí mismo) quien se lo administra.

En RTVE han realizado un glosario sobre el tema para aclarar los conceptos que salen a relucir cuando se habla de eutanasia para arrojar algo de luz al tema buscando el mayor consenso en sus definiciones y tomando como punto de partida las propuestas por la Asociación por el Derecho a Morir Dignamente.

Así, por ejemplo, desde la web del Ente Público profundizan algo más en la explicación dada más arriba sobre qué es la eutanasia y la dividen en dos tipos. Por un lado estaría la ya mencionada, que sería la directa, y que puede dividirse en activa y pasiva. La primera es la descrita, adelantar la muerte de un paciente mediante el suministro de un fármaco y es legal en Holanda, Bélgica, Luxemburgo, Colombia, Canadá y en algunos estados de Estados Unidos. La pasiva, por el contrario, implica la suspensión del tratamiento y de la alimentación asistida.

Otra figura distinta es la eutanasia indirecta. Esta consiste en paliar el dolor y sufrimiento sabiendo que los medicamentos utilizados para ello pueden desencadenar la muerte de los enfermos aunque este no sea el fin que se busca.

En cuanto al suicidio asistido por médicos es legal en Suiza y algunos estados de EEUU (California, Oregón, Washington, Vermont y Hawai) y Australia, pero esta no es la figura que se está contemplando regularizar en España, donde el caso más conocido de suicidio asistido, aunque no por médicos, es el del gallego Ramón Sampedro, cuyos versos fueron recordados este martes en el Congreso por Pablo Echenique en su alegato a favor de la regularización de la eutanasia.

Habiendo antecedentes de países que llevan años con la eutanasia recogida en su legislación -a día de hoy el Código Penal español la castiga-, España puede basarse en otros modelos como los de Holanda, Bélgica, Luxemburgo y Canadá como referente. En Colombia no está regulada por ley pero ha sido autorizada por tribunales en varios casos.

En este sentido, el país con más experiencia es Holanda, cuya ley fue aprobada en 2001 y también recoge el suicidio asistido. Según explica 20 Minutos, alrededor del 4% de las muertes allí son asistidas y son casos de enfermos incurables y muy graves en su mayoría mayores de 60 años. Se puede aplicar a partir de los 12 años, pero hasta los 16 se requiere consentimiento de los padres.

Más historias que te pueden interesar: