Eurovisión: Madonna puso el toque político después de todo mostrando la bandera de Palestina (y desafinando en el camino)

Madonna/Getty

Madonna era la gran invitada del Festival de Eurovisión y, sin dudas, la actuación más esperada que hizo que más de uno se quedara despierto hasta la medianoche para verla en vivo y directo. Pero su actuación “en vivo” no fue tan perfecta como se esperaba. La reina del pop desafinó (y mucho), pero cautivó la atención política al sacar la bandera de Palestina.

En una gala de estrellas consagradas y emergentes que lo dan todo por representar a su país con 26 actuaciones prácticamente perfectas, Madonna apareció sobre el escenario de Tel Aviv cantando su clásico Like a Prayer y uno de los temas nuevos de su álbum. La ambición rubia comenzó su actuación junto a decenas de coristas, recordándonos su gran clásico de 1989, pero dejándonos boquiabiertos con una voz desafinada y a niveles diferentes de la música. Continuó adelantando nuevo material de su álbum Madame X con el single Future, una canción dedicada a la paz con frases como “No todo el mundo aprende del pasado”, rozando el tecno y junto al rapero norteamericano Quavo. Pero esta actuación fue diferente. La música estaba retocada y amplificada, dejando poco lugar al despliegue de voz que requería Like a Prayer, por ejemplo.

Fue durante la presentación de Future que dos bailarines mostraron las banderas de Israel y Palestina, una al lado de la otra, delante de las cámaras, desafiando sin miedo al país que la invitó.

Sin dudas, esta fue una respuesta directa a las críticas iniciales que recibió por aceptar la invitación, siendo objetivo del boicot pro-palestino en protesta contra la ocupación israelí de territorio palestino y los supuestos abusos de derechos humanos. A comienzos de la semana, Madonna explicó que su decisión de cantar en Eurovisión es parte de su mensaje en defensa de los derechos humanos y que espera ver "un nuevo camino hacia la paz".

Con el drama que rodeó a su actuación en Israel, la estrella de 60 años decepcionó a más de uno con su voz aparentemente fuera de práctica. Madonna llegó el martes a Israel acompañada de más de cien personas, entre coristas y bailarines, y un séquito de decenas. De todos modos, la confirmación de su actuación se retrasó varios días porque si bien el millonario Sylvan Adams había pagado su caché de 1,25 millones de dólares, tardaron en vincular su contrato con el de los derechos televisivos de la retransmisión de sus canciones.

En una gala en donde los 26 representantes deben apuntar a la excelencia y destacar por sobre el resto, nos pareció que la actuación vocal de Madonna dejó un poco que desear. Pero parece haber resarcido el daño con esta petición de paz entre banderas.

¿Y a ti, te gustó la actuación de la diva del pop?