Destapando la gran mentira sobre los resultados de Eurovisión

·4 min de lectura

Por Alverto Cano-. Termina Eurovisión y un año más España se tiene que conformar con ocupar los últimos puestos del festival. La propuesta enviada por TVE con Blas Cantó y su Voy a quedarme no cuajó entre el público europeo, que se decantó por la victoria de Italia y el tema Zitti E Buoni del grupo Måneskin. Y como cada año, nuestro país se llena de comentarios que intentan excusar el mal puesto de España afirmando que el festival es solo política, que siempre ganan los mismos, que los países vecinos se votan entre ellos y que pertenecer al Big 5 (los cinco países que pasan directamente a la final) nos acaba perjudicando. Nada más lejos de la realidad.

Måneskin, ganadores de Eurovisión 2021 (EBU / Andres Putting)
Måneskin, ganadores de Eurovisión 2021 (EBU / Andres Putting)

Para empezar, en los últimos 20 años ha habido 18 ganadores diferentes en Eurovisión y solo Suecia y Ucrania han repetido como vencedores del certamen. Los primeros se hicieron con la victoria en 2012 con Loreen y su Euphoria y en 2015 con Måns Zelmerlöw y su Heroes, mientras que Ucrania lo hizo en 2004 con Wild Dances de Ruslana y en 2016 con 1944 de Jamala. El resto han sido vencedores de regiones diferentes, incluidos países del Big Five, como Alemania en 2010 con Satellite de Lena o Italia este 2021.

Si nos ponemos a mirar la localización geográfica de los ganadores, podemos ver que muchos no son precisamente países con infinidad de vecinos que puedan votarse entre ellos. Sí, en el caso de Italia podemos observar que limita con Francia, Austria, Suiza, Eslovenia o San Marino, pero si miramos otros ganadores como Portugal, quien ganó en 2017 con récord de puntos gracias a Amar Pelos Dois de Salvador Sobral, su único país vecino es España, por lo que la teoría no se sostiene.

Si que es cierto que hay casos de países que por cercanía o incluso por buena relación diplomática deciden repartirse los puntos. Un ejemplo claro es el de Grecia y Chipre, quienes cada año no dudan en darse los 12 puntos entre uno y otro. Pero al final el efecto es mínimo, porque sino, no tendríamos una lista de ganadores tan variada como la de estos últimos 20 años. Al final lo importante es llevar una buena candidatura y saber venderla bien a Europa. El resto llega solo, sin necesidad de recurrir a países vecinos para obtener una buena puntuación.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Youtube no disponible por tus preferencias de privacidad

Otro mito extendido es el de la penalización por pertenecer al Big Five. Pasar directamente a la final sin estar en semifinales te da menor visibilidad al no poder defender tu tema por primera vez en directo antes de la última gala, pero igualmente, si llevas una representación sólida no debería suponer problema alguno.

Sí, Reino Unido, Alemania y España han vuelto a quedar últimos este 2021, pero es que los otros dos miembros del Big Five, Italia y Francia, han quedado respectivamente en el primer y segundo puesto. Ambos con dos propuestas sólidas que llevaban dando que hablar desde su lanzamiento y que han generado millones de visitas en plataformas como Youtube. Y este año no es que sea ninguna excepción, porque Italia ya lleva varios festivales rozando la victoria como en 2019 con el segundo puesto de Soldi de Mahmood. Así que pasar o no por semifinales no determina los primeros o últimos puestos del festival.

Este año también ha sonado mucho por redes que Europa ha penalizado a Reino Unido en Eurovisión por el Brexit. El país, que se presentaba con la canción Embers de James Newman, ha sido el único en obtener 0 puntos, tanto en las votaciones del jurado como del público, pero su fracaso en el festival encuentra una mejor explicación en ser una propuesta muy poco competitiva que deslucía en exceso frente a otras canciones del mismo estilo. De hecho, Reino Unido lleva ya varios años cayendo en el mismo error. Y no hay más que en pasadas ediciones, a excepción de 2017 donde quedaron el puesto 15 con Never Give Up On You de Lucie Jones, no han sido capaces de quedar por encima de las últimas posiciones.

El de España es un caso similar, o incluso peor, puesto que llevamos 52 años sin ganar el Festival de Eurovisión y un total de seis consecutivos por debajo del puesto 20. Cifras récord. Y con candidaturas como la de Blas Cantó con Voy a quedarme y el desinterés de TVE hacia el festival seguirán en aumento.

La actuación de Blas en la final fue notable, puesto que el representante español mostró mucha soltura vocal y la puesta en escena no quedó tan deslucida como en un principio se pensaba. Pero la canción quedaba en desventaja frente a otras baladas del festival, su historia sobre la abuela de Blas fallecida por COVID no se entendía y TVE no hizo nada para promocionar la candidatura y que esta calara en Europa. Y ahí es donde hay que buscar la clave del fracaso de España en Eurovisión. No en razones políticas.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente