Eugenia Martínez de Irujo, fiel heredera de las pasiones de su madre

Por Diezminutos.es
Photo credit: instagram

From Diez Minutos

  • En la finca de Eugenia conviven animales de todas las especies: Cuatro perros, dos cerdos y hasta burros.
  • La duquesa de Alba siempre fue una gran amante y defensora de los animales.
  • En el 2011, madre e hija amadrinaron a dos burros que cada una acogió en su finca.

La duquesa de Alba tuvo numerosas mascotas, desde la perrita Yoli hasta Flashito, pero no solo amaba a los perros... Su pasión por los animales la llevó a construir un pequeño recinto en el Palacio de Liria para acoger a las distintas especies que acogía en casa. Algo parecido está haciendo Eugenia Martínez de Irujo. La aristócrata es un fiel reflejo de su madre y sigue sus pasos, en su casa conviven distintas especies que sus seguidores están acostumbrados a ver a través de sus redes sociales.

Tal es su amor por los animales que Eugenia Martínez de Irujo presume constantemente de ellos, como del burro Tónic: "Mi adorable burrito".

Tampoco se queda atrás su cerdita Pinky, como ella misma la llama, "el bebé de la casa".

Hace unos meses se incorporaba a la familia Mulán, una mula preciosa a la que adoptó de un refugio.

Lo suyo con los animales es, sin duda, una pasión heredada de su madre, Cayetana, y es que desde pequeña Eugenia ha mamado el convivir con distintas especies. En 2011, Cayetana Fitz-James Stuart acudió a las instalaciones de la Asociación para la Defensa del Burro (Adebo), donde bautizó a dos burros que posteriormente amadrinaron tanto ella como su hija. Rosa, uno de los burritos, fue trasladada a la finca que la Casa de Alba tiene en La Carlota, mientras que Pepín fue a la finca que su hija tiene en Sevilla.