Un estudio dice que los extraterrestres podrían estar a 400.000 años de distancia

·3 min de lectura
Photo credit: Rytis Bernotas - Getty Images
Photo credit: Rytis Bernotas - Getty Images

No hemos contactado con los extraterrestres, pero no por falta de intentos. Si un estudio reciente sobre la formación de planetas y estrellas habitables es correcto, puede que ese intento no termine pronto (para que te hagas a la idea, piensa en 400.000 años).

Un nuevo documento de un par de astrónomos chinos sobre la búsqueda de Civilizaciones Inteligentes Extraterrestres Comunicantes (CETI) afirma que, con el índice de éxito que hemos visto hasta ahora -léase: nulo-, puede que necesitemos que se formen nuevos hábitats antes de poder empezar a charlar con nuestros amigos extraterrestres. Y eso podría tardar entre 2.000 y 400.000 años... si es que alguna vez sucede.

Publicado en The Astrophysical Journal, el artículo de los investigadores de la Universidad Normal de Pekín dice que "una de las cuestiones más desconcertantes para los humanos es si nuestra existencia es única".

Con sólo un punto de datos conocido -los humanos en la Tierra- los autores admiten que saber cuántos CETI existen en la Vía Láctea es un "problema desafiante" que lleva la "integridad de la lógica a sus límites". Dicho esto, no van a dejar de intentarlo. Utilizando la formación estelar y el conocimiento de los sistemas planetarios, la pareja estudia cómo las nuevas estrellas podrían albergar vida y en qué momento de la formación de la estrella se podría sustentar la vida.

La pareja de autores se basa en la Ecuación de Drake, un concepto de los años 60 que estima todo, desde la formación de estrellas hasta las zonas habitables. Partiendo de la Ecuación de Drake, considerada más bien como un experimento mental, los autores chinos añaden la probabilidad de que los planetas y las estrellas entren en la zona habitable y la vida evolucione en ellos.

"La mayoría de los estudios sobre este problema se basan en la ecuación de Drake", escriben los autores. "La dificultad obvia de este método es que es incierto e impredecible cuantificar la probabilidad de que la vida pueda aparecer en un planeta adecuado y, con el tiempo, desarrollarse en una civilización comunicadora avanzada".

En el escenario más optimista, el CETI comienza a los 25 años de vida de una estrella. Dado que cada planeta tiene una generosa probabilidad del 0,1 por ciento de formar vida, es posible que sólo tardemos 2.000 años en comunicarnos con algunos amistosos (siempre son amistosos, ¿verdad?) alienígenas en cualquiera de los posibles 42.000 CETI que se formen en la Vía Láctea en ese plazo.

Por supuesto, puede que la vida tarde mucho más en formarse, y puede que necesitemos que nuestro Sol se enfríe un poco más, lo que significa que una estrella debe recorrer el 75 por ciento de su vida antes de que pueda desarrollarse un CETI. Este escenario reduce la probabilidad de que se produzca un CETI a 0,001. Esto significa que el número de CETIs en la Vía Láctea desciende de 42.000 a sólo 111.

También nos da 400.000 años hasta que algo funcione para que hablemos con nuestros vecinos extraterrestres, si, por supuesto, de alguna manera nuestra propia civilización dura tanto tiempo.

Vídeo | Se casa un mes después de perder las dos piernas por una mina del ejército ruso y comparte el vídeo en redes

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente