Los tratamientos caseros que pueden hacernos daño

·3 min de lectura

Todos hemos recurrido a algún remedio casero tradicional. Desde el té de manzanilla para aliviar una molestia estomacal, hasta el toque de vinagre de manzana para un cabello radiante. Generación tras generación se van transmitiendo estos conocimientos populares, pero en el tiempo muchas cosas van cambiando, las formulaciones de los productos, y también el conocimiento en torno a sus ingredientes.

Es por esto que es necesario ser precavidos porque un producto aparentemente inofensivo y que usamos habitualmente, puede resultar muy perjudicial. Asimismo, es muy importante comprender que si bien algunos remedios caseros pueden aliviarnos algún malestar, no curan las enfermedades, con lo cual es necesario consultar al médico para conocer el diagnóstico exacto y obtener un tratamiento adecuado. Ponernos a inventar puede empeorar la condición que nos aqueja, y estos son solo algunos de una larga lista.

A estos tratamientos les diremos rotundamente no

Entre los remedios más insólitos y peligrosos está el kerosén, la gasolina o cualquier otro combustible para eliminar piojos y liendres. Es difícil imaginar qué estaba pensando la primera persona que decidió usar estos líquidos en la cabeza para exterminar estos parásitos.

(Getty Creative)
(Getty Creative)

De hecho, en algunos casos los productos diseñados para eliminarlos no funcionan, en cuyo caso hay que visitar al médico.

Usar productos improvisados como esos combustibles es tóxico y muy peligros. De hecho en la web de la Clínica Mayo se destaca que pueden ocasionar quemaduras y menciona además la ineficacia de los tradicionales aceites, mayonesa y vaselina. Para eliminarlos, se aconseja usar champú medicado, medicamentos recomendados por el médico y el famoso peine de dientes muy finos y unidos.

Con relación a los oídos, vemos frecuentemente en redes sociales una especie de mecha o vela en forma de cono que se enciende con el objetivo de aliviar el dolor de oído y eliminar la cera. Pues malas noticias, este cono que protagoniza tantos videos en redes no funciona y puede ocasionar quemaduras graves.

(Getty Creative)
(Getty Creative)

En Clínica Mayo se especifica que usar estos implementos es no funciona ni para eliminar la cera, ni para otras afecciones óticas. “De hecho, la técnica puede empujar la cera más profundamente en el canal auditivo”. Además, se menciona que pueden quedar depósitos de cera de vela en el canal auditivo, se pueden producir quemaduras y hasta punción del tímpano.

Otro remedio frecuente que puede ser dañino es el alcohol isopropílico para bajar la fiebre. Muchos padres y abuelos lo usan como una solución rápida para refrescar el cuerpo de los niños, pero en realidad el alcohol no influye en la temperatura interna base. Así lo explica el doctor Dr. Joseph Scott, director médico del Departamento de Emergencia en el West Kendall Baptist Hospital, en la web de esta institución, quien agrega que la rápida absorción de la piel puede tener efectos tóxicos, así como también la inhalación de los vapores.

Por otra parte tenemos un clásico del cine y la televisión: un bistec o filete para bajar la inflamación y aliviar un ojo morado. El doctor Scott alerta sobre la cantidad de bacterias que puede tener el pedazo de carne y que estamos alojando en nuestro ojo y nuestra piel, más aún si hay heridas abiertas. El beneficio que aporta el bistec es su temperatura, porque generalmente está congelado, así que una bolsa de hielo resulta mejor idea. Además, si se tienen problemas de visión por el golpe, lo recomendable es acudir inmediatamente al especialista.

(Getty Creative)
(Getty Creative)

Finalmente, un clásico al que es difícil resistirse. Pasta de dientes para atacar un grano o acné. Esta idea surgió hace muchos años, cuando en este producto se usaba un ingrediente llamado triclosán, que supuestamente combatía las bacterias relacionadas con el acné, pero ya no está en los dentífricos porque fue descontinuado por la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos.

Adicionalmente el flúor y otros componentes de las fórmulas de pastas de dientes son sumamente irritantes para la piel, y podrían causar enrojecimiento, descamación e incluso podrían empeorar la condición y ocasionar quemaduras.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

EN VIDEO:

Las mejores plantas para tener dentro de casa.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente