Esto es lo que pasa si estás tres horas mirando a la pantalla

Infertilidad, cáncer, insomnio, artrosis… hay muchos mitos y medias verdades entorno a los móviles y los dispositivos electrónicos. Este es el único efecto real demostrado

En los últimos años, el número de personas que presentan problemas visuales como miopía, tics o fatiga, no ha dejado de crecer. Esto se debe a la exposición prolongada e inadecuada a pantallas, un hábito de entretenimiento que puede llegar a alterar el desarrollo visual, afectar a la columna vertebral y a la musculatura de las manos. (Foto: Getty)
En los últimos años, el número de personas que presentan problemas visuales como miopía, tics o fatiga, no ha dejado de crecer. Esto se debe a la exposición prolongada e inadecuada a pantallas, un hábito de entretenimiento que puede llegar a alterar el desarrollo visual, afectar a la columna vertebral y a la musculatura de las manos. (Foto: Getty)

Nuestro día a día está lleno de pantallas que nos hacen mantener la vista fija en el dispositivo electrónico. Al trabajar, estudiar o pasar largas horas de ocio frente a un ordenador o una tableta, los ojos tienen que hacer un gran esfuerzo , y el uso de estos aparatos tiene efectos en la salud a mediano y largo plazo.

Permanecemos tanto tiempo pegados a ellas que nos provoca problemas en los ojos, como el Síndrome Visual Informático (SVI), una afección temporal que surge por pasar períodos prolongados e ininterrumpidos mirando una pantalla.

Así lo afirman diversos estudios publicados en revistas científicas –Medical Practice and Reviews y Employment Relation Today– que establecen que el riesgo de sufrir el SVI es de un 70 por ciento en los usuarios de pantallas. Si se permanece más de 3 horas diarias frente a estos dispositivos este porcentaje aumenta a un 90 por ciento. Considerando pantallas como las del ordenador, portátiles, teléfonos móviles y tablets.

No se trata sólo de la pantalla, sino de la posición en la que esta se encuentra, haciendo que el esfuerzo visual sea mayor, y la luz que emite. (Foto: Getty)
No se trata sólo de la pantalla, sino de la posición en la que esta se encuentra, haciendo que el esfuerzo visual sea mayor, y la luz que emite. (Foto: Getty)

Las personas menores de 30 años pasan 10,5 horas al día frente a las pantallas, 8 de cada 10 presentan molestias. Las personas entre 30 y 60 destinan 9 horas a las pantallas y 2 de cada 3 presentan molestias. Los mayores de 60 están unas 4 horas diarias delante de la pantalla y la mitad son las que perciben molestias.

Pero lo más preocupante es que una reciente investigación, realizada por la firma Childwise, señalaba que los niños y jóvenes de entre 5 y 16 años invertían más de 7 horas diarias viendo pantallas LED (televisión, ordenador o tablet).

Entre las consecuecias de este abuso, que hace años las miopías con más de 6 dioptrías sólo se daban en niños con antecedentes familiares directos, pero ahora es fácil encontrar niños miopes con 5 ó 6 años. Y esto se debe a la exposición prolongada e inadecuada a pantallas, un hábito de entretenimiento que puede llegar a alterar su desarrollo visual y también afectar al desarrollo de la columna vertebral y de la musculatura de las manos.

Los niños reciben tres veces más luz de longitud de onda corta, debido a que usan los dispositivos a distancias más cortas. (Foto: Getty)
Los niños reciben tres veces más luz de longitud de onda corta, debido a que usan los dispositivos a distancias más cortas. (Foto: Getty)

Según explican los expertos de Indo, multinacional española especializada en la comercialización de lentes oftálmicas y pionera en la investigación en el campo de tratamientos superficiales protectores, los síntomas, en el mejor de los casos, solo aparecen mientras se está frente al dispositivo y, en el peor, pueden perdurar durante horas e incluso convertirse en enfermedades crónicas.

Algunos de estos síntomas nos avisan de este problema: fatiga visual, cefaleas en la zona frontal, supra-orbital o parietal, molestias y pinchazos en la zona cervical, ojos secos debido a la reducción del parpadeo, ojos rojos como consecuencia de fijar la vista de forma constante, o visión borrosa, que puede ser intermitente y desaparecer cuando se cambia la mirada, o constante si ha derivado en otra enfermedad más grave.

Oriol Cusó, Óptico Optometrista por la UPC y Responsable de Formación de Indo, explica que normalmente estos problemas desaparecen con la graduación adecuada y los consejos para evitar el SVI. “Sin embargo, cuando no desaparecen al poco tiempo es mejor acudir al especialista óptico optometrista u oftalmólogo para que pueda evaluar las causas de esta sintomatología”.

Consejos para evitar el Síndrome Visual Informático

Evitar estar rodeados de pantallas en la era digital es una tarea complicada, por no decir imposible, por lo que podemos seguir una serie de rutinas para que no sea grave.

Regla del 20-20-20: Cada 20 minutos, apartar la mirada de las pantallas durante 20 segundos mirando a una distancia de 20 pies (6 metros).

Parpadear conscientemente: Aunque parpadear es un movimiento inconsciente cuando estamos frente al ordenador reducimos su frecuencia. Hay que parpadear a menudo de forma voluntaria.

Cerrar los ojos: Hacerlo voluntariamente durante unos segundos ayuda a relajar los ojos y, además, el párpado puede humedecer de nuevo la córnea.

Lavar el ojo. Los ojos también requieren cuidados específicos diarios. Puedes utilizar suero fisiológico o soluciones oftálmicas recomendadas por el farmacéutico.

Distancia y colocación: Una pantalla a la distancia adecuada, a la altura correcta y con iluminación suficiente ayuda a reducir el SVI. El móvil debemos tenerlos a unos 30 o 35 cm de los ojos, la tableta a unos 40 cm y la pantalla del ordenador a entre 50 y 70 cm dependiendo de sus dimensiones.

Filtros absorbentes. Absorben la radiación de las pantallas LED y proporcionan una visión mas cómoda y mejoran el contraste de la imagen. Así que aunque no uses gafas, una buena opción es que tu pantalla cuente con un protector que actúe como una barrera para que el daño en la retina y la degeneración de la misma se vea minimizado, al igual que los efectos negativos de la luz que emiten, algo horrible para tu ciclo de sueño.

Iluminación: La luz ambiental o las ventanas si no están colocadas correctamente pueden producir reflejos en las pantallas.

Postura ergonómica: Hay que seguir unas pautas de salud postural en el trabajo para evitar que el ordenador o dispositivo no esté bien colocado y afecte a nuestra vista.

Portátil vs Ordenador: La pantalla del portátil nos obliga a mantener la vista más baja, al igual que hacemos cuando leemos un libro, esto mejora la posición de los ojos.

Calefacción y aire acondicionado: Los factores ambientales también pueden provocar problemas visuales agravando los efectos de las pantallas. Si el aire acondicionado está muy fuerte puede favorecer la sequedad en los ojos, al igual que la calefacción.

Apartar la vista del móvil. Debemos intentar realizar mas deporte y actividades al aire libre para descansar los ojos y evitar la fatiga visual. También ayuda leer libros, revistas y periódicos en vez de textos online.

Y sobre todo, visitar a tu especialista si las molestias perduran.

También te puede interesar:

¿Qué le pasa a tus ojos cuando reduces el número de parpadeos por minuto?

Aunque te de asco tomar esto (casi) podrido, tu ojos lo necesitan

Si vives en el norte puedes tener el síndrome de exfoliación (y no saberlo)

Las lentillas ‘especiales’ (para usuarios de pantallas digitales) contra la sequedad y la fatiga ocular

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente