El nuevo estilo 'preppy' no tiene por qué ser pijo y vamos a demostrártelo

·4 min de lectura

Que el preppy ha vuelto a nuestras vidas para quedarse es algo de lo que no nos queda ninguna duda. Date una vuelta por tus tiendas favoritas y verás. En todas ellas encontrarás indicios en forma de falda de tablas, chaleco, polo, camisa, jerséis de pico o americana, prendas propias de la vestimenta de los estudiantes de familias bien que acudían a los llamados prep schools –de ahí su nombre- que no eran más que los cursos de preparación a las universidades que, por supuesto, eran las más prestigiosas. Esta peculiar manera de entender la moda ha inspirado a multitud de creadores que han llegado a hacer de ella la gran apuesta de su carrera, pero también ha servido como referencia simplemente para crear looks en ambientes clasificados como "pijos" que posteriormente se extendió a cualquier ámbito.

La década de los 2000 vivió su particular boom, el cual fue explotado magistralmente por Gossip girl hasta lograr que todo el mundo quisiera vestir como Blair Waldorf y Serena Van der Woodsen –personajes interpretados por Leighton Meester y Blake Lively respectivamente–, dos formas muy distintas de concebir una misma tendencia. Eric Daman, responsable de vestuario de esta ficción, nos enseñó que las corbatas, las diademas y los cinturones podían dar más juego del que creíamos y logró que acercarnos más a un estilo que, aunque seguía siendo claramente aspiracional, resultaba más apetecible y estaba un poquito más cerca.

NEW YORK - NOVEMBER 26:  Leighton Meester on location for
(Photo by James Devaney/WireImage)

El por qué de su regreso a nuestro armario en estos momentos en los que comodidad y funcionalidad mandan ha sido toda una sorpresa. Hay quien lo refiere al reboot de la Gossip Girl casi quince años después de su estreno. Y esto tiene parte de lógica porque, ahora que por fin hemos podido ver los nuevos capítulos con la llegada de HBO Max a España, hemos comprobado que es parte importante de cómo se entiende esta estética en pleno 2021. Claramente "las reglas" han cambiado desde entonces -imagina cuánto lo han hecho desde su origen allá por los años 50– pero esto no significa que no se puedan adoptar en estos nuevos tiempos.

Con la mente mucho más abierta y los límites más difuminados, lo que funciona ahora, dentro y fuera de la serie, es mezclar, mezclar y mezclar. ¿Vestido a cuadros con calcetines deportivos blancos bien estirados? Perfecto. ¿Chaqueta bomber sobre camisa blanca abierta acompañada de bermudas? Genial. ¿Sudadera con el logo de la universidad metida por dentro de un pantalón con una blazer por encima? Ideal. Jugar a combinaciones aparentemente imposibles es lo que da puntos esta temporada si te fijas bien en cómo aparecen las reinas del street style a la entrada de los desfiles de moda o en las fotografías que comparten con sus seguidores en ese universo paralelo que es Instagram.

MILAN, ITALY - SEPTEMBER 23: Angela Rozas Saiz and Aida Domenech, wearing Boss sweaters, pose ahead of the Boss fashion show during the Milan Fashion Week - Spring / Summer 2022 on September 23, 2021 in Milan, Italy. (Photo by Claudio Lavenia/Getty Images)
(Photo by Claudio Lavenia/Getty Images)

La connotación de "pijo" es precisamente la que quiere quitarse de un plumazo a base de estilismos diferentes a los que hasta ahora le habíamos dedicado a estas prendas. Por ejemplo, se lleva el jersey sobre los hombros, pero con matices. No se coloca ahí para recurrir a él en caso de frío, sino que se posa estratégicamente con las mangas sueltas o abrazando sutilmente el cuello como si fuera un complemento más sobre otro suéter o incluso sobre el abrigo.

Tampoco las chaquetas bautizadas como varsity que tanto habrás visto en las tiendas en las últimas semanas -esas que se caracterizan por sus parches o letras bordadas- se utilizan en el campo de béisbol por mucho que ese sea su destino natural. Ahora piden ser lucidas con vestidos, con faldas, con vaqueros o con cualquier cosa que se te ocurra para quedar descontextualizadas por completo. Y, como decíamos, pasa lo mismo con las sudaderas. Ni para hacer deporte ni para ir a clase, ahora son parte fundamental de nuestro día a día y más si llevan estampados tipo college.

Por último, no olvides que lo que de verdad logrará cambiar el foco si huyes de etiquetas clasistas es el calzado. Bailarinas y zapatos con cordón pasan a ser sustituidos por las omnipresentes zapatillas en cualquiera de sus versiones, o bien por las botas más toscas que nada tienen que ver con el mundo preppy. Solo así se podrán romper los esquemas tan rígidos que impiden probar suerte con esta tendencia.

MILAN, ITALY - SEPTEMBER 25: A guest wears a green ribbed wool with white print pattern pullover, a green shiny leather pleated / accordion short skirt, a yellow mustard college blazer jacket Philosophy, a red and pale green print patter silk scarf, a gold Juste Un Clou ring from Cartier, a black shiny leather handbag, black shiny leather square toe-cap belted ankle boots from Philosophy, outside the Philosophy fashion show during the Milan Fashion Week - Spring / Summer 2022 on September 25, 2021 in Milan, Italy. (Photo by Edward Berthelot/Getty Images)
(Photo by Edward Berthelot/Getty Images)

Más historias que te puedan interesar

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente