Cómo estilizar las uñas cortas y redondas: el truco "mediterráneo"

·2 min de lectura
Photo credit: Valentina Valdinoci
Photo credit: Valentina Valdinoci

Varios medios y editoras de belleza ya han puesto el grito en el cielo con ella. La han llamado "manicura italiana" y es como un buen vestido negro para tus uñas cuando necesitan verse más estilizadas, bien porque estén excesivamente redondeadas o cuadradas. Y es tan fácil beneficiarte de sus ventajas como aprender este pequeño truco para poner en marcha con tus esmaltes.

Una de las manicuristas que más está extendiendo la idea por las redes sociales es la artista londinense Alexandra Teleki (@thehotblend).

A pesar de que las uñas cortas son tendencia, puede que quieras que las tuyas parezcan algo más largas y estilizadas sin tener necesariamente que dejarlas crecer. Pues bien, deseos cumplidos. Teleki afirma que el truco de la manicura italiana es capaz de alargar visualmente aquellas uñas cortas, cuadradas o en forma de óvalo con más anchura que largura (uñas escuadradas). Y asegura que el truco puede usarse tanto en una manicura con uñas a todo color o en una manicura francesa.

¿En qué consiste?

Se trata, sencillamente, de pintar la uña acercándose a la cutícula sin tocar la piel, es decir, dejando un espacio negativo (sí, no pintando la uña hasta el final). Para ello, la experta primero pinta la uña completa y después, con un pincel biselado muy fino impregnado en quitaesmalte o acetona, crea ese espacio en negativo entre la uña y la cutícula. Es un espacio pequeño que sin embargo, es capaz de crear la ilusión visual de que los lechos ungueales son más largos y por tanto, la uña parece más larga de lo que realmente es.

El truco, dice Teleki, lo vio en Milán hace unos años, cuando no estaba tan extendido. Incluso lo llama "técnica mediterránea".

Hacer las uñas cortas, más largas

Es, en esencia, la base de este truco o técnica a la hora de pintar las uñas. Cierto es que sus beneficios se aprecian más en unas uñas que en otras. Por ejemplo, es más efectiva en las uñas anchas que tienden a abrirse en abanico, es decir, que no mantienen una anchura paralela en los extremos. Pero se trata de un truco aplicable a cualquier forma, también ovaladas o cuadradas. Un truco que todos los manicuristas guardan como un as en la manga y que, gracias a las redes, ahora tú también puedes aplicar en tu casa cuando te pintes las uñas. Por cierto, funciona con esmaltes semipermanentes, acrílicos o geles de construcción.

¿Inconvenientes?

Depende de tu exigencia. Y es que este truco tiene algunos "peros". Sobre todo, a la hora del crecimiento. Cuando la uña comienza a crecer, pueden verse pequeños espacios en los laterales que puede dar la sensación de uña mal pintada o inacabada, ante lo cual lo mejor sería hacer una especie de retoque o relleno o renovar tu manicura.