Este puñado de frutos secos puede salvarte la vida

Los frutos secos son una rica fuente de grasas saludables, minerales y antioxidantes, todo lo cual puede ayudar a la salud cardiovascular. Eso sí, debes tomarlos crudos, sin tostar ni freír, y sin sal añadida

Estas cápsulas de salud no engordan. Son alimentos saciantes y muy energéticos que cuidan nuestra salud.  (Foto: Getty)

Comer varias porciones de frutos secos todas las semanas puede ayudar a reducir el riesgo de desarrollar arritmias y fibrilación auricular, según ha detectado una investigación publicada en línea en la revista ‘Heart’. Este nivel de consumo también puede disminuir el riesgo de desarrollar insuficiencia cardiaca, aunque los hallazgos son menos consistentes, tal y como indica la investigación.

Estudios previos han sugerido que comer frutos secos regularmente se vincula con menor riesgo de enfermedad cardiaca/accidente cerebrovascular y muerte asociada, pero no está claro a qué aspectos particulares de la enfermedad cardiovascular se puede vincular el consumo de frutos secos.

Una mayor ingesta de frutos secos se relaciona con reducciones en el riesgo de padecer enfermedad cardiovascular, cáncer, enfermedades respiratorias, diabetes, infecciones e incluso con menos posibilidades de morir de forma prematura. (Foto: Yahoo Vida y Estilo)

Para demostrarlo, los investigadores analizaron las respuestas completas al Cuestionario de Frecuencia de Alimentos e información sobre el estilo de vida de más de 61.000 suecos de 45-83 años de edad. Se rastreó su salud cardiovascular durante 17 años (hasta el final de 2014) o hasta la muerte, lo que ocurriera primero.

Las personas que comían frutos secos tendían a tener mejor formación y estilos de vida más saludables que aquellos que no incluían frutos secos en su dieta. Era menos probable que fumaran o que tuvieran un historial de presión arterial alta. Y eran más delgadas, más activos físicamente y comían más frutas y verduras; aunque también bebían más alcohol.

El consumo de frutos secos se asoció con menor riesgo de ataque cardiaco, insuficiencia cardíaca, fibrilación auricular y aneurisma aórtico abdominal, después de tener en cuenta la edad y el sexo.

A medida que se incluyeron frutos secos en la dieta más a menudo, menor era el riesgo de fibrilación auricular, como mostraron los hallazgos. Comer una porción de frutos secos de una a tres veces al mes se vinculó con un 3 por ciento menos de riesgo, aumentando a 12 por ciento al comerlos entre una o dos veces por semana, y al 18 por ciento al comerlos tres o más veces a la semana.

En cuanto a la ración, un puñado de 30 gramos al día es suficiente. (Foto: Getty)

Los hallazgos para la insuficiencia cardíaca fueron menos consistentes: el consumo moderado de frutos secos semanalmente, pero no alto, se asoció con un riesgo 20 por ciento menor. Cada porción adicional de frutos secos consumidos durante la semana estuvo asociada con una disminución del 4 por ciento en el riesgo de fibrilación auricular.

Debido al gran tamaño de la muestra y a la gran cantidad de casos de enfermedades cardiovasculares reportados durante el periodo de monitorización este trabajo tiene, según los autores, una gran relevancia.

“El consumo de frutos secos o los factores asociados con este comportamiento nutricional puede jugar un papel en la reducción del riesgo de fibrilación auricular y posiblemente insuficiencia cardiaca”, concluyen.

Ya sabes, los frutos secos, son ideales por su aporte energético, antes o después de hacer deporte o como tentempié acompañando a un yogur o una fruta si estás intentando perder peso.

¿Sueles tomar frutos secos como ‘snack’? ¿Eliges la opción más saludable? ¿No te crees que no engorden?

También te puede interesar:

Snacks veganos con proteínas extra sanas

¿Por qué deberías comer 49 pistachos al día?

No te líes: estas son las grasas que puedes (y debes) incluir tu dieta

Comer nueces puede ayudar a mejorar la calidad del esperma