Este helado es tan picante que 'puedes morir' si lo comes

Hay una diferencia entre los niños mexicanos y los niños del resto del mundo. Las chuches. En todas partes, salvo en México, los dulces para la infancia son productos sin valor nutricional alguno. En el país americano, son productos sin valor nutricional alguno pero que, además, tienen picante añadido. Es decir, que el pica-pica que se toma en México… pica de verdad. Por eso, quizá los nacidos allí sean los más capacitados para tomar… -redoble de tambores- ¡’el aliento del diablo’!

La pinta del helado lo dice todo.

El ‘Respiro del diavolo‘ -en italiano, hay que reconocer que todo suena mejor- es un helado creado para San Valentín en una cafetería de Escocia. Tiene la particularidad de que se elabora con chiles de la variedad Carolina Reaper que, atención, pican hasta 500 veces más que la salsa Tabasco . El resultado es un helado de edición limitada, de un color rojizo que parece sacado de una película policiaca con muchos crímenes de por medio, y que se vende en el Aldwych Cafe and Ice Cream Parlor de la ciudad de Glasgow.

Al parecer no se trata de un invento reciente, sino de una tradición originaria de Italia . Lo que dice la historia es que comenzó a prepararse en los años 30, quizá con la sana intención de gastar una broma o de trolear a enamorados incautos. Martin Bandoni, dueño de la heladería escocesa, ha sido el que ha tomado la decisión de traerlo de vuelta hasta nuestros días para ponerlo a la venta durante unos pocos días, hasta después de San Valentín.

Hay que firmar un consentimiento antes de tomar el helado picante.

Los que se aventuren a tomarlo tienen que invertir 2 euros y medio (el precio de cada bola de helado), han de tener más de 18 años de edad y, además, han de firmar un consentimiento por el que liberan de cualquier responsabilidad al vendedor. Es más, en el documento que tienen que rellenar se les advierte de “los riesgos derivados de tomar el helado y las posibles lesiones, enfermedades e, incluso, pérdida de la propia vida”, que puede acarrear comérselo.

¿Es para tanto? Pues sí, a juzgar por los testimonios que han colgado en redes sociales los que ya han probado el ‘Aliento del diablo’. Los efectos son inmediatos y se traducen en un ardor insoportable que no puede apaciguarse ni con litros y litros de leche. ¡Y eso que se toma muy frío! Para los que quieran sabores más tradicionales, siempre quedarán los de chocolate, vainilla y nata.