Este es el secreto del descorche de champán perfecto

Javier Sánchez

El descorche de una botella de champán es uno de esos momentos que ponen en tensión a todo el mundo. Hay miedo a que impacte en el jarrón de la abuela, a que la lámpara del salón quede mellada o a que haya que llamar al cristalero… Pero, finalmente, suena el ¡pum! y no pasa nada, pero, ¿hay fórmula para el descorche perfecto o vale todo? ¿Es lo mismo uno en el que la espuma desborda la botella que otro silencioso?

La temperatura, clave para descorchar una botella de champán.
La temperatura, clave para descorchar una botella de champán.

Pues resulta que la profesora Eugenia Cheng, miembro honorífico del Departamento de Matemáticas y Estadística de la Universidad de Sheffield, ha sido capaz de crear una fórmula para lograr el descorche perfecto. Mediante un software de análisis de espectros, la doctora Cheng ha descubierto que el sonido de descorche más placentero se encuentra en un nivel constante entre los 8.000 y los 12.000 herzios, franja conocida como “sonido brillante” por los ingenieros y técnicos de audio.

Este espectro de sonido atrae al oído humano, puesto que al ser una frecuencia constante, genera sonidos placenteros que se asimilan al de la música o el canto de los pájaros, a diferencia de los tonos con una intensidad de frecuencia oscilante, que causan ruidos desagradables, como el de las uñas arañando una pizarra.

Pero, ¿cómo conseguir ese sonido ideal? El secreto reside en la temperatura, es decir, en cómo se enfría la botella. Con el objetivo de lograr ese ‘pop’ perfecto, Cheng descubrió que la botella debe ser enfriada a 6,7 grados centígrados. A continuación, el tapón de corcho debe sacarse ejerciendo una fuerza mínima de extracción. Sin embargo, una nevera normal solo enfría una botella de cava o champán hasta los 11 grados. De este modo, para lograr las condiciones óptimas del descorche perfecto a 6,7 grados, la botella debe ser enfriada en un recipiente con hielo durante 40 minutos.

Sí, hay mejores maneras de descorchar una botella que otras.
Sí, hay mejores maneras de descorchar una botella que otras.

Al enfriar la botella de cava o champán durante más tiempo para que alcance temperaturas más bajas, las burbujas internas tienen menos energía y se requiere menos presión manual para sacar el tapón de corcho porque hay menos gas. Con este método, el descorche genera un sonido muy agradable para los oídos.

Para la doctora Cheng “el sonido del descorche de una botella está, sin lugar a dudas, asociado a la celebración. Sin embargo, siempre ha habido debate sobre si el descorche debe ser ruidoso y espumoso, o tranquilo y reservado, y quería encontrar la respuesta a través de la aplicación de principios matemáticos”. Para Joan Puig, presidente de AECORK (Asociación de empresarios corcheros de Cataluña), es un hallazgo importante: “El descorche de un tapón de corcho natural es un sonido especial y único que debe celebrarse. Por eso, la investigación de la doctora Cheng es fascinante”. Y parecía que con no dejar un ojo morado al cuñado ya era suficiente…