Este es el miedo más irracional de los españoles, ¿cuál es el tuyo?

Mónica De Haro

Si al conducir sientes un terror intenso combinado con pensamientos catastrofistas, de pérdida de control o deseos de huir de la situación, sufres amaxofobia

las fobias mas comunes
A diferencia del miedo, una fobia es un temor incontrolable, persistente y excesivo que incapacita y limita a las personas. (Foto: Getty)

Hoy en día no es raro tener un miedo patológico a algo y como estamos en Halloween, ¿qué mejor momento para hablar de esos temores inconfesables? Numerosas películas de terror se han alimentado de los miedos más comunes y universales, que según el doctor en psicología Karl Albrecht se pueden resumir en cinco:

  1. El miedo a la muerte, proviene de una sensación primaria de todos los seres humanos por la supervivencia. De éste se derivan otros muchos temores generalizados como el miedo a las alturas, el pánico a los viajes en avión o diferentes fobias relacionadas con la extinción de nuestras vidas.

  2. Pérdida de autonomía. Muy vinculado a la claustrofobia, que no se limita a tener miedo a los espacios cerrados sino también a ser inmovilizados, paralizados, encarcelados o controlados por circunstancias que están fuera de nuestro alcance.

  3. A la soledad. Es el miedo al abandono, al rechazo o a sentirnos despreciados.

  4. A la mutilación. También está relacionado con nuestra supervivencia. Es el temor a perder alguna parte del cuerpo o perder la integridad de cualquier órgano o función natural. Aquí entrarían el miedo a los insectos, arañas o serpientes, y la fobia a otras cosas o situaciones que puedan suponer un daño físico como trabajar o exponernos a sierras mecánicas, hachas o machetes, o a estar en medio de una catástrofe natural.

  5. Daños y perjuicios al ego. Es el miedo a pasar vergüenza o a sentirnos humillados. Por ejemplo, hablar en público y exponerse a cometer errores que nos hagan quedar en ridículo.

Estos serían los miedos más comunes a todos los seres humanos, aquellos que nos hacen perder los nervios y la razón como la odontofobia. Pero existen otras fobias más extrañas y mucho menos conocidas que afectan a miles de personas e influyen en su vida diaria como la somnifobia, un miedo irracional y excesivo ante el acto de dormir; la crematofobia, el miedo al dinero o la tripofobia, miedo a los agujeros, o la amaxofobia, el temor o la incapacidad que sienten algunas personas cuando conducen o saben que tienen que hacerlo.

Casi un 30 por ciento de los conductores en España reconoce sentir miedo o ansiedad al conducir. (Foto: Getty)
Casi un 30 por ciento de los conductores en España reconoce sentir miedo o ansiedad al conducir. (Foto: Getty)

En el caso de España, un 6 por ciento de la población sufre algún tipo de fobia. La más habitual se conoce como ‘Amaxogobia’ o miedo a conducir y lleva a la persona que la sufre a evitar ciertas situaciones relacionadas con el objeto de su pánico.

Casi un 30 por ciento de los conductores en España reconoce sentir miedo o ansiedad al conducir, según desvela la campaña #VenceALaAmaxofobia, una iniciativa de ŠKODA, con la que además de presentar un anuncio en clave de terror, pretende abrir la conversación alrededor de esta fobia para aportar soluciones. Y es que no se trata de una paranoia absurda, al contario, la amaxofobia puede llegar a afectar en gran medida a las relaciones sociales y laborales, la autoestima y la calidad de vida.

En los casos más leves, los efectados evitan circular por ciertas vías o en ciertas situaciones, pero algunas personas sienten un miedo tan extremo que llegan a abandonar la conducción de forma radical, y paran el vehículo estén donde estén exponiéndose a grandes peligros.

No creas que es un trastorno que afecta solo a conductores noveles debido a su falta de experiencia y menor seguridad, ¡le puede pasar a cualquiera! (Foto: Getty)
No creas que es un trastorno que afecta solo a conductores noveles debido a su falta de experiencia y menor seguridad, ¡le puede pasar a cualquiera! (Foto: Getty)

Los síntomas se manifiestan en forma de ataque de pánico mientras se está conduciendo, falta de control, pensamientos negativos reiterados, sudoración, taquicardias, temblores, molestias estomacales o agotamiento muscular.

Puede presentarse de repente, incluso en conductores con más de 15 años de experiencia, debido a situaciones de estrés personal, laboral o económico, que generan una ansiedad que vuelcan en el volante. Este constituye el grupo más importante de fóbicos a la conducción. Por eso, la gestión del estrés y la autoestima es un factor fundamental y determinante.

Para vecer estos temores debemos interactuar con ellos imaginando el resultado que deseamos; es decir, piensa en lo que quieres cambiar exactamente y visualízate experimentando la vida sin cargar con ese miedo; por ejemplo: Si temes al compromiso, imagínate feliz con una pareja o si tu miedo son las arañas, imagínate observando una y sintiéndote neutro. Involucrarte y verbalizarlo también podrá ayudarte a superarlo y regular las emociones con técnicas de relajación.

Personas que han sufrido un accidente de tráfico grave y desarrollan miedo a volver a conducir. Es un tipo también habitual y que puede estar unido al síndrome de estrés postraumático.
Un tipo de amaxofobia muy común es el de las personas que han sufrido un accidente de tráfico grave; en este caso suele estar unido al síndrome de estrés postraumático. (Foto: Getty)

Para ello, la marca se ha unido a la Fundación CEA, del Comisariado Europeo del Automóvil, especializada entre otras cosas, en tratar casos de amaxofobia. Los cursos combinarán la psicoeducación al respecto de la fobia a conducir junto a prácticas controladas en circuito cerrado para el aprendizaje de la conducción más efectiva en situaciones difíciles. En total, se realizarán 4 cursos gratuitos con plazas limitadas en Madrid, Barcelona, Bilbao y Sevilla impartidos por profesionales de la Fundación CEA, psicólogos y expertos.

Una solución que pretende ayudar a superar una fobia que afecta el día a día de muchas personas. Y es que “las fobias hay que tratarlas como un problema serio, no como un simple miedo, identificarlas y empezar a tratarlas cuanto antes”, concluye Ignacio Calvo, de la Fundación CEA.

¿A qué le tienes miedo tú? ¿Cómo te enfrentas a ellos?

También puede interesarte:

Las gafas que te ayudan a superar el miedo al dentista

Emma Stone habla sobre la ansiedad y los ataques de pánico que sufría de pequeña