El estatus de la princesa Beatriz ha cambiado tras la muerte de Isabel II

·3 min de lectura
La princesa Beatriz con su esposo credit:Bang Showbiz
La princesa Beatriz con su esposo credit:Bang Showbiz

En los últimos días se ha hablado largo y tendido de cómo cambiarán las vidas de muchos de los miembros de la familia real británica tras la muerte de Isabel II. La duquesa Catalina ha pasado a convertirse en la primera princesa de Gales desde la muerte de su suegra Diana; Camila -la esposa del nuevo rey- es ahora reina consorte, algo que resultaba impensable cuando se casó hace diecisiete años; y los títulos oficiales de los hijos de Harry y Meghan van a cambiar, lo quieran o no sus padres.

Pero hay un caso que se ha pasado por alto: el de Beatriz, una de las dos hijas del príncipe Andrés y su antigua esposa Sarah Ferguson, y sobrina por tanto de Carlos III. La princesa de 34 años, que trabaja como vicepresidenta de estrategia y alianzas en la empresa de software Afiniti, ha ascendido en la línea de sucesión tras el fallecimiento de su abuela el pasado jueves. Aunque oficialmente sigue sin pertenecer a ese selecto grupo compuesto por los miembros en activo de la monarquía británica, sí será una de las consejeras de estado del nuevo rey Carlos III, lo cual significa que puede desempeñar funciones oficiales en su nombre si él cae enfermo o se encuentra en el extranjero, según informa el periódico The Times.

La ley establece que los que pueden asumir el trabajo de Carlos son su esposa, la reina Camilla, y las cuatro siguientes personas mayores de 21 años en la línea de sucesión al trono. Como el noveno eslabón en esa cadena de parentescos, Beatriz es una de ellas junto a sus primos los príncipes Guillermo y Harry y a su padre, el príncipe Andrés.

Los hijos de Guillermo y Harry son demasiado jóvenes para desempeñar ese papel aunque estén por encima de Beatriz: los príncipes Jorge y Luis tienen nueve y cuatro años, y la princesa Carlota, siete años; y sus primos Archie y Lilibet tienen 3 años y 15 meses.

Por otra parte, parece poco probable que Harry esté interesado en esa responsabilidad en vista de que renunció a su papel institucional para mudarse a Estados Unidos con su esposa Meghan hace dos años. Andrés, por su parte, ha sido despojado de sus títulos reales y patrocinios tras el escándalo provocado por la demanda civil que se presentó en su contra por agresión sexual, por lo cual es probable que su hija Beatriz sea la siguiente persona que se tenga en cuenta para 'suplir' al rey después de Camilla y Guillermo.

No es habitual que los consejeros de Estado tengan que dar un paso al frente y desempeñar alguna labor pública, pero en mayo de este año, Guillermo y Carlos sustituyeron a Isabel II en la apertura del parlamento por sus problemas de salud. El cargo se creó en 1936, cuando el Rey Jorge VI se convirtió en Jefe de Estado, y fue concebido para cubrir las ausencias de corta duración del monarca y evitar regencias innecesarias. Los consejeros de estado deben ser mayores de 21 años y ciudadanos británicos residentes en el Reino Unido, pero los herederos al trono pueden ser nombrados Consejeros de Estado a partir de los 18 años.

Sin embargo, algunas funciones no pueden delegarse en ellos, como el nombramiento del Primer Ministro o de pares -duque, marqués, conde, vizconde y barón- y los asuntos de la Commonwealth. Tampoco pueden recibir en su nombre la noticia de la disolución del Parlamento a menos que el monarca se lo ordene explícitamente.