Las dos estafas más habituales en las apps de citas

El phishing es una estafa que emplean los ciberdelincuentes para suplantar a una empresa a través de un correo electrónico que intenta obtener los datos bancarios o personales. Dicho fraude posee una variante llamada smishing, otra estafa muy similar pero usando los SMS como cebo de captación.

Ambos utilizan un modus operandi parecido para convencer a los usuarios de que entren en un enlace, de esta manera, obtienen datos o infectan un dispositivo con virus informáticos.

Los estafadores se crean perfiles falsos para iniciar conversaciones con las víctimas, de esta manera, intentan crear un vínculo de confianza con los usuarios para pedirles dinero con el paso del tiempo.

Los ciberdelincuentes desaparecen cuando reciben el dinero, además, solicitan grandes cantidades.

Por otro lado, existe la posibilidad que instalen algún tipo de malware en los dispositivos a través de las aplicaciones cuando los contactos se mandan algún archivo para descargar.

Ante esta situación, hay que tener cuidado con determinados contenidos multimedia porque serán una trampa para robar contraseñas y datos bancarios.

Las dos estafas más habituales en las apps de citas
Las dos estafas más habituales en las apps de citas

Las dos estafas más habituales en las apps de citas

Tinder, Badoo o Grindr (entre las más famosas) incorporan cifrados de mensajes que las hacen más seguras para evitar este tipo de estafas, no obstante, los usuarios deben velar por su seguridad para eludir robos de información o suplantaciones de identidad.