Estados Unidos desvela el plan iraní para asesinar al exasesor John Bolton

·4 min de lectura
© Logan Cyrus, AFP

La justicia estadounidense reveló este miércoles un complot liderado por un miembro de la Guardia Revolucionaria iraní para asesinar a John Bolton, exasesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca bajo la Administración Trump.

Un escenario digno de una película de espías: la justicia estadounidense reveló el miércoles 10 de agosto que un miembro de la Guardia Revolucionaria, el Ejército ideológico de la República de Irán, había tramado un plan para asesinar a John Bolton entre octubre de 2021 y abril de 2022. El exasesor de Seguridad Nacional de Donald Trump había sido uno de los más firmes defensores de la retirada de Washington del acuerdo nuclear con Irán.

El Departamento de Justicia de Estados Unidos dijo en un comunicado que Shahram Poursafi, alias Mehdi Rezayi, de 45 años, fue acusado en ausencia de ofrecer el pago de 300.000 dólares a individuos en Estados Unidos para matar a John Bolton, que también era embajador de Estados Unidos ante la ONU.

El complot, aparentemente para vengar la muerte del general iraní Qassem Soleimani, que murió en un ataque estadounidense en enero de 2020, fue revelado a las autoridades por la persona que debía asesinar a John Bolton. Su identidad no ha sido revelada.

Las acusaciones de la Justicia estadounidense se producen mientras el régimen iraní estudia un compromiso propuesto por la Unión Europea para salvar el acuerdo nuclear iraní de 2015, moribundo desde que Estados Unidos se retiró en 2018 bajo el mandato de Donald Trump. Entonces fue asesorado por John Bolton.

Durante meses, Teherán ha condicionado cualquier acuerdo a la eliminación de los Guardias Revolucionarios de la lista negra de organizaciones terroristas de Estados Unidos.

"No es la primera vez que descubrimos un complot iraní para vengarse en suelo estadounidense y trabajaremos incansablemente para desenmascarar e impedir todos y cada uno de estos intentos", declaró el vicefiscal general Matthew Olsen.

Según la acusación, a finales de 2021, Shahram Poursafi entró en contacto con una persona que debía llevar a cabo el asesinato. De hecho, era un informante de la Policía Federal estadounidense (FBI). Durante meses intercambiaron mensajes.

Un millón de dólares en criptodivisas para un segundo objetivo

Shahram Poursafi le ordenó que abriera una cuenta de criptomoneda y luego le dio la dirección comercial del exasesor de Donald Trump. Después, le instó a llevar a cabo el plan antes del primer aniversario de la muerte de Qassem Soleimani.

Una vez pasada la fecha del 3 de enero de 2022, Shahram Poursafi siguió presionando al informante para que matara a John Bolton, prometiéndole un contrato de un millón de dólares si lograba apuntar a un segundo objetivo.

Bolton había apoyado la retirada de Estados Unidos del acuerdo nuclear

El FBI publicó un cartel de búsqueda de Shahram Poursafi con varias fotos, en dos de las cuales aparece vestido con un uniforme de la Guardia Revolucionaria. "En sus intercambios, la fuente confidencial se refirió repetidamente a Poursafi como vinculado a la Fuerza Quds. Poursafi nunca lo negó", señaló la justicia estadounidense.

Si se le detiene, lo que es poco probable ya que parece estar en Irán, Shahram Poursafi se enfrenta a hasta 25 años de prisión.

Asesor de Seguridad Nacional de Donald Trump desde abril de 2018 hasta septiembre de 2019, John Bolton consideró que el acuerdo nuclear de 2015 fue un "gran error estratégico". Había apoyado públicamente la decisión de Donald Trump de retirar a Estados Unidos del pacto, cuyo objetivo es garantizar el carácter civil del programa nuclear iraní.

La acusación afirma que John Bolton fue informado de la trama y cooperó con los investigadores.

Siguen las amenazas "serias y creíbles" de Irán contra Pompeo

En un comunicado, calificó a los funcionarios iraníes de "mentirosos, terroristas y enemigos de Estados Unidos", y pidió al presidente Joe Biden que no renunciara al acuerdo con Irán.

El actual asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Jake Sullivan, tuiteó que Teherán se enfrentaría a "graves consecuencias" si atacaba a funcionarios o exfuncionarios estadounidenses.

El pasado mes de marzo, el Departamento de Estado reveló al Congreso que tuvo que pagar dos millones de dólares al mes para garantizar la seguridad del ex jefe de la diplomacia Mike Pompeo, ante las amenazas "serias y creíbles" de Irán.

Junto con John Bolton, Mike Pompeo fue uno de los principales artífices de la política de "máxima presión" de la administración Trump sobre Irán.

*Con AFP; adaptado de su versión original en francés