Los estadios españoles que el fútbol 'roba' al atletismo con la eliminación de las pistas

·4 min de lectura
Photo credit: Quality Sport Images - Getty Images
Photo credit: Quality Sport Images - Getty Images

El atletismo sigue perdiendo pistas en los estadios de España. El último ejemplo llega desde Mallorca, donde el pasado jueves 5 de mayo se iniciaron unas obras que tienen como fecha de finalización 2024, un presupuesto de 21 millones de euros y un objetivo principal: eliminar el anillo de tartán de Son Moix para acercar el campo de fútbol a los aficionados.

La casa del Real Club Deportivo Mallorca, que milita actualmente en Primera División, se construyó con más de 20.000 asientos en 1999 para acoger la Universiada. Desde entonces, el atletismo ha estado ausente y el fútbol ha ganado claramente la batalla hasta esta victoria final, tan deseada por los aficionados que quieren hacer sentir de cerca su aliento a los jugadores.

En Almería está ocurriendo lo mismo. El Estadio de los Juegos del Mediterráneo, que celebraron su inauguración, clausura y el atletismo allí en el verano de 2005, pasó de la titularidad municipal a la de la Unión Deportiva Almería por los próximos 25 años el pasado agosto. El jeque que preside el club de fútbol, Turki el-Sheikh, ya anunció previamente sus planes: hundir el terreno de juego, acercar las gradas y, por ende, eliminar la pista que se inauguró en el verano de 2004 con el Campeonato de España.

Photo credit: PHILIPPE DESMAZES - Getty Images
Photo credit: PHILIPPE DESMAZES - Getty Images

El de Son Moix y el de los Juegos del Mediterráneo son solo los últimos ejemplos de una tendencia general que va eliminando pistas de atletismo por toda España. La anterior víctima fue el estadio de Anoeta, que desde su inauguración en 1993 ha acogido un Europeo junio y tres campeonatos de España de atletismo en 1994, 1998 y 2007. En esta última edición batió Ruth Beitia su récord nacional de altura de 2,02 metros que sigue vigente. Allí, por tanto, el atletismo estuvo más presente, pero la Real Sociedad consiguió en 2017 empezar a remodelar el estadio para acercar las gradas. El ahora llamado Reale Arena de paso amplió su capacidad hasta los 40.000 espectadores.

Otro derrota dolorosa del atletismo llegó en la capital, cuando el estadio de La Peineta se hizo polvo para levantar en su lugar el Wanda Metropolitano, que desde 2017 es la casa del Atlético de Madrid, consagrada solo al fútbol y los conciertos. El recinto del barrio de San Blas pasó de ser el posible estadio olímpico de Madrid, la joya de la corona de las fallidas candidaturas olímpicas 2012, 2016 y 2020, a un gran estadio de fútbol para 68.000 espectadores.

En su anterior vida, además de una de las escenas más memorables de la película 'Airbag' y conciertos de Metallica o Bruce Springsteen, acogió la Copa del Mundo de 2002 con victorias de legendarios atletas como María Mutola, Jonathan Edwards, Bernard Lagat o Gail Davers y el récord de España de 800 metros de Antonio Reina en un fin de semana de lluvia en Madrid, además de mítines internacionales y el Campeonato de España de 1995.

Photo credit: Blom - Getty Images
Photo credit: Blom - Getty Images

Galicia también quita las pistas

El mismo camino se ha seguido en Galicia. A mediados de los 90, la reforma de Riazor en A Coruña ya eliminó la pista de atletismo, cuyos últimos restos se eliminaron en 2015, en una instalación que acogió el Campeonato de España de 1957 y 1962. En Vigo, Balaidos está en medio de una larga obra que también acerque al público al campo y el tartán quedará, como en Anoeta, solo en las pistas de entrenamiento anexas.

En la capital, Santiago de Compostela construyó el Multiusos de San Lázaro (ahora llamado Verónica Boquete), cuyo nombre engaña: allí solo se jugó al fútbol y la pista se hizo mal y nunca se homologó, por lo que ni siquiera se pudo celebrar allí la categoría B del Europeo por selecciones de 1994, al que se renunció después de conseguida.

En Canarias, el Estadio de Gran Canarias de Las Palmas se inauguró en 2003 con 32.000 asientos, pero 11 años después se decidió emprender una reforma para eliminar la pista, que no estaba homologada, acercar las gradas al campo de fútbol y aumentar la capacidad. El atletismo, en cualquier caso, tampoco pasó por una pista que no estuvo homologada, pese a las promesas políticas de llevar competiciones.

Otra pista se perdió hace tiempo en Albacete, cuando el Estadio Carlos Belmonte inaugurado en 1960 se reformó en 1998 para sentar a todo el público cumpliendo con las recomendaciones de la UEFA y, de paso, se cargaron el terreno para el atletismo.

Solo dos estadios para grandes competiciones

Según la Real Federación Española de Atletismo, España tiene actualmente 248 pistas al aire libre homologadas para la competición, aunque cada vez menos están en grandes estadios, sino en el mejor de los casos con una pequeña grada.

Los 20.500 asientos de Chapín en Jerez, o los 10.000 del nuevo Vallehermoso de Madrid o del Estadio Ciudad de Málaga pueden acoger ciertas competiciones internacionales, pero si España quiere volver a acoger un Mundial o Europeo absoluto, solo tiene dos opciones ya exploradas: el Olímpico de Montjuic de Barcelona de los Juegos del 92 y el Europeo de 2010 o La Cartuja de Sevilla del Mundial de 1999 (y ya se habló de la eliminación). En ambos casos, el viejo tartán del anillo está tan defectuoso que necesitaría un cambio.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente