Los Bridgerton y cuando las poses de un actor guapo equivalen a premio

·6 min de lectura

Parece mentira, pero en el año del boom definitivo del streaming con un oferta de series abismal en todas las plataformas, los seriéfilos podríamos vivir algo tan insólito como que Emily en París o Los Bridgerton ganen el Emmy. Ese premio que el año pasado consiguieron obras maravillosas como Schitt’s Creek o Succession.

Lo siento por los fans, pero lo de Emily en París no tiene nombre. Que una serie tan superficial y estereotipada reciba el halago de una nominación es para cuestionarse el criterio de decisión de los miembros de la Academia de Televisión. Pero… ¿qué me dicen de Los Bridgerton y la nominación a mejor actor para Regé-Jean Page?

LONDON, ENGLAND - JANUARY 22: Regé-Jean Page attends the Vanity Fair EE Rising Star BAFTAs Pre Party at The Standard on January 22, 2020 in London, England. (Photo by Jeff Spicer/Getty Images)
LONDON, ENGLAND - JANUARY 22: Regé-Jean Page attends the Vanity Fair EE Rising Star BAFTAs Pre Party at The Standard on January 22, 2020 in London, England. (Photo by Jeff Spicer/Getty Images)

El británico ha vivido un ascenso fulgurante en cuestión de pocos meses con un fenómeno que bebe más de sus poses heroicas (y de James Bond, pero de eso les hablo más abajo) que del talento demostrado con creces. Su personaje en la serie, el duque de Hastings, es el soltero más codiciado de la sociedad londinense durante el Período Regencia que se presta al juego de Daphne (Phoebe Synevor), una joven en busca de marido con la posición perfecta para asegurarle el futuro, que le pide que pretenda interesarse por ella para provocar los celos y el interés de otros candidatos, y a cambio, a él dejarían de presionarlo con el matrimonio e hijos. Después de todo, él es un soltero empedernido, que no busca ataduras a raíz de un pasado traumático con su padre. Pero la historia no deja de ser un drama romántico que opta por la ruta fácil de un amor forjado a base de sentimientos encontrados y provocaciones picaronas. De esta manera, Los Bridgerton se encamina por derroteros evidentes que se apoyan en la química sexual y la pasión física para provocar el enganche emocional de la audiencia. En resumen, una telenovela.

Para empezar, reconozco que me esperaba el nombre de Los Bridgerton entre las nominaciones de los Emmy, sobre todo en el apartado técnico donde resulta imposible objetarle el reconocimiento al vestuario, peluquería o diseño de producción. Y en cierto modo era evidente que entraría en la categoría de mejor serie dramática ante la ausencia de suficientes series buenas -después de todo la verdadera guerra de este año se encuentra en el apartado de serie imitada con Gambito de dama, Mare of Easttown, WandaVision, Podría destruirte y El ferrocarril subterráneo- pero sus 12 nominaciones no dejan de ser una evidencia del poder que el fenómeno viral tiene sobre la calidad argumental.

Y Regé-Jean Page es un claro ejemplo de ello.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un post de Instagram no disponible por tus preferencias de privacidad

Este joven de 31 años, al que no teníamos en nuestro radar hasta que la serie lo puso en el mapa hollywoodense en diciembre de 2020, se encarga de interpretar al duque de Hastings con miradas de perfil, poses heroicas, sonrisas pícaras y unos andares de seductor engreído. Todas poses clásicas del héroe romántico de antaño sin aportar un trabajo interpretativo de alta carga emocional. La historia es la que es, con un argumento principesco de engaños, urgencia en el amor y un toque de Gossip Girl, que pide la perfección visual de los cuentos de hadas. Y él cumple el rol necesario aunque su actuación nos recuerde más a una publicidad constante de perfumes masculinos que una interpretación digna del reconocimiento artístico.

No dudo que Regé-Jean Page tenga talento interpretativo, pero creo que no lo termina de demostrar lo suficiente en Los Bridgerton como para estar nominado junto a Billy Porter y su trabajo de peso en Pose, o el derroche de talento que hace Matthew Rhys en Perry Mason, o Josh O’Connor con la vulnerabilidad que despliega en The Crown o la intensidad lacrimógena de Sterling K. Brown en This is us.

Considero que, al igual que sucede con Emily en París, la nominación de Los Bridgerton y su actor protagonista evidencian que los Emmy podrían haber pecado de debilidad mediática, optando por ensalzar a las apuestas cercanas al público por su poder viral. Después de todo las galas de premios necesitan este tipo de títulos y artistas para captar a la audiencia tras años de capa caída en el share de las transmisiones. Sin ir más lejos, la ceremonia de 2020 fue la menos vista en la historia de los premios Emmy, con un declive del 12% con el año anterior (vía Deadline). Y con la nominación de un actor como Regé-Jean se aseguran el enganche de fans a las pantallas, preparados para suspirar con el actor de moda.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Viendo su interpretación apoyada en ensalzar sus facciones y el modelaje perfecto, junto a la fama internacional en cuestión de medio año, no puedo evitar cuestionar si su reconocimiento no es más consecuencia de un fenómeno que de un talento demostrado. Un fenómeno centrado en poses ante las cámaras y gestos seductores que han elevado su presencia en Hollywood como reflejo del éxito cosechado a golpe de popularidad. Digamos que ahora mismo, si Hollywood fuera un patio de colegio, Regé sería el chico popular del instituto.

La fama que ha cosechado desde diciembre se debería a varios factores. Primero, que la serie logró seducir a su público con un guaperas que cumple su rol ante la cámara como héroe romántico apoyándose en la idea del soltero con corazón. Segundo, que Netflix no ha escatimado en ensalzar su figura a través de una poderosa campaña de marketing en redes sociales, impulsada sobre todo por esas cifras sospechosas que la compañía utiliza para hablar de éxito cuando únicamente contabiliza los dos primeros minutos de visionado para dar por vista una serie. Y, por supuesto, esa campaña infalible de atarlo a la fuerza con la búsqueda del nuevo James Bond.

Su nombre como candidato incluso entró en las casas de apuestas cuando la casa productora de la saga ni siquiera se ha pronunciado todavía sobre la búsqueda del reemplazo de Daniel Craig. El rumor lo elevó a la estratosfera, llevándolo a presentar un episodio de Saturday Night Live, un programa por donde únicamente pasan nombres consagrados. Le preguntaron tanto por el rumor que hace poco se desligó tachando la historia como una estrategia de los medios por conseguir clicks al tratarse de un tema que genera interés. "No tiene nada que ver conmigo, nada que haya pasado en habitaciones o reuniones" dijo a The Hollywood Reporter. "Es algo para que la gente hable. Me halaga, pero es solo un juego" añadía tras sentenciar que el rumor circula con fuerza porque “genera clicks”.

Sin embargo, si echamos la vista atrás recordaremos que el rumor comenzó a raíz de una publicación que él hizo. Fue tras el estreno de la serie cuando publicó un vídeo en Instagram posando como el personaje, con esos gestos a los que hago referencia, junto a una frase clásica de 007, “Agitado, no mezclado”. 

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

No dudo que Regé-Jean Page sea buen intérprete y pueda llegar muy lejos, pero esta nominación a mejor actor basada en un trabajo centrado en modelaje para la cámara no hace más que reflejar el espejismo confuso que convive entre la popularidad de una serie como fenómeno y el éxito en base a un trabajo interpretativo digno del reconocimiento mundial.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente