La espectacular transformación física de Renée Zellweger como Judy Garland

Con apenas 16 años, Judy Garland llevaba casi 14 años subida a los escenarios. Una estrella precoz que pasaría a la historia tras protagonizar El Mago de Oz. Dorothy se quedaba grabada en la memoria de los espectadores, aquella niña que fue capaz de devolver al mundo de Oz la paz y la alegría tras vencer a la bruja. Ahora, la película Judy trata de explicar quién era la mujer, el icono, que se escondía detrás del arcoíris. Para encarnar a la actriz de Hollywood en los últimos tiempos de su vida, Renée Zellweger demuestra su camaleónica capacidad para transformarse por completo, impresionando a la crítica especializada. La estadounidense apunta a los premios Oscar tras haber ganado ya el Globo de Oro, y ahora la cinta llega a la cartelera de España. 

VER GALERÍA

Renée Zellweger

Mientras que Renée Zellweger asegura en cada ocasión que no ha tratado de imitar a Judy Garland durante la película el mundo se asombra de cómo consigue parecerse al icono. El argumento se sitúa en 1968, treinta años después del estreno del Mago de Oz. Una veterana Garland se encuentra de gira en Londres para dar una serie de conciertos. En el momento en el que se encuentra preparándose para subir a uno de esos escenarios, donde pasó más tiempo que en su propia casa, la actriz reflexionará sobre su vida. Ese será el principio del fin, puesto que murió el 22 de junio de 1969 a causa de una sobredosis de barbitúricos. 

"Cuando comencé a comprender la trayectoria de su carrera y los desafíos que afrontó durante toda su vida, vi con más empatía ese último tramo y la consideré como una heroína y no una víctima. Judy era una guerrera que estaba llena de esperanza y nunca se rindió", ha declarado Renée en una reciente entrevista con El Mundo. La figura de Garland pasó a ocupar un espacio muy especial en el panorama de Hollywood, que lamentó su pérdida con más de 20.000 personajes asistiendo a su funeral público. 

Zellweger se ha atrevido también a cantar los temas que se guardan en vídeo de las actuaciones de Garland en los clubes londinenses. Uno de los puntos más destacados Judy es que es de los pocos biopics que no tratan de blanquear ni de endulzar los acontecimientos de su protagonista. Catalogada como una de las estrellas del cine más importantes de la historia, la protagonista de El Mago de Oz vivió una vida acosada por problemas financieros, de problemas mentales y de adicciones. Renée deja atrás su etapa como Bridget Jones para afrontar un papel que huele a Oscar. Si lo consigue, será el segundo en su palmarés, puesto que ya se impuso como mejor actriz de reparto en el 2003 con Cold Mountain.