Españoles, ¿tenemos predisposición genética a estar gordos?

una pareja de españoles camina por la playa dentro del agua
La predisposición de los españoles a estar gordosPhotoAlto/Antoine Arraou - Getty Images

¿Existe una tendencia genética a no engordar? Los científicos insisten en que responder afirmativamente a esta pregunta sería incompleto porque hay varios factores implicados en la obesidad. No obstante, un grupo de expertos españoles ha logrado identificar una variación de un gen que afecta al 60 % de los europeos y que predispone a la delgadez.

La investigación del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO) y del Instituto IMDEA Alimentación ha desvelado en un informe publicado en la revista científica Genome Biology que los españoles y sus compañeros de continente cuentan con cierta predisposición a no engordar gracias a su herencia genética.

El estudio analizó en 790 individuos sanos el material genético y sus parámetros de peso, el Índice de Masa Corporal, las cantidades de grasa total y visceral, la cantidad de masa muscular y los perímetros de cintura y cadera, entre otros. Con esos números cotejaron hasta 48 variantes genéticas para tratar de encontrar conexiones y descubrieron que el gen FNIP2 mostraba correlaciones con varios de los factores relacionados con la obesidad.

El motivo de que esa variante afecte al peso se encuentra en el modo en que se indica a las células qué nutrientes tiene disponibles, lo que supone una administración y aprovechamiento más eficiente de los mismos.

una pareja de españoles camina por la playa dentro del agua
PhotoAlto/Antoine Arraou - Getty Images

Para confirmar su hipótesis los expertos experimentaron con ratones y ahora pueden extrapolar los resultados a los humanos. “Comprobamos que los ratones con esta variante, asociada en personas a una constitución delgada, tienen entre un 10 % y un 15 % menos de grasa que sus homólogos no portadores”, señaló en la presentación de los resultados Alejo Efeyan, jefe del Grupo de Metabolismo y Señalización Celular del CNIO.

No obstante, los científicos advierten de que esta predisposición no significa que no se vaya a desarrollar sobrepeso. De hecho, la aportación de la genética es únicamente un 20 % de los factores para desarrollar obesidad, por lo que los investigadores recuerdan que es "una tendencia o predisposición". “No se trata, en absoluto, de que quienes tengan esta versión puedan comer en exceso sin engordar”, aclaró Alejo Efreyan.