Tres españoles en la final de 1.500m, como en los grandes tiempos

·4 min de lectura
Photo credit: BSR Agency - Getty Images
Photo credit: BSR Agency - Getty Images

"¿Es esto 2003?", debieron preguntarse los aficionados españoles que seguían la madrugada del Mundial de Eugene por televisión. 15 años años después de Osaka 2007, España tendrá otra vez entre el martes y el miércoles (4:30h) tres españoles en la final de doce de los 1.500 metros (y Marta Pérez está en la femenina este lunes), como le ocurrió en 1999, 2003, 2005 y 2007, el final de Fermín Cacho, el esplendor de Reyes Estévez, Arturo Casado y Juan Carlos Higuero.

Tras más de una década de travesía dubitativa, de destellos puntuales y disgustos nostálgicos por un pasado mejor, una nueva generación ha tomado el mando. La polémica que presidió la selección de los tres representantes era quizá el mejor síntoma de salud. La casualidad pareció resolver el asunto: Adel Mechaal, el hombre que más cerca ha estado de las medallas mundiales, 4º en Londres 2017 y 5º en Tokio 2021, dio positivo en Covid-19 y la RFEA consideró que solo llegaría a tiempo a los 5.000m y repescó a Ignacio Fontes. A falta de lo que ocurra con el catalán en la prueba larga, la jugada ha salido redonda.

Todo salió bien en las semifinales. En la primera, la de Jakob Ingebrigtsen, se corrió a tirones. Tiró el noruego la primera vuelta a 57,7, se ralentizó luego con Tefera a 61s, maniobró peligrosamente el campeón olímpico por dentro para tomar la cabeza y meter otra vuelta en 57s. Y los españoles, atrás: la sangre fría del salmantino Mario García Romo, que se pegó con velcro a la cuerda y no la soltó hasta el final, así se pasara toda la carrera encerrado jamás se puso nervioso, la paciencia del granadino Ignacio Fontes, que salió a la calle dos, se quedó atrás, llegó a ser último, pero llegó a tiempo.

Cuando sonó la campana, García Romo iba 8º, a más de medio segundo de Ingebrigtsen. Fontes, 11ª, a casi uno. Media vuelta después, la situación no había cambiado mucho. Hasta la última recta, mantuvieron la esperanza. El granadino ya maniobraba por fuera, el salmantino encontró un momento el pelotón estirado, pero se mantuvo fiel a la calle uno.

Perder hace unas semanas, en este mismo escenario, el título de la NCAA por quedarse demasiado encerrado no le ha hecho cambiar. Con plena confianza en sí mismo, al final supo infiltrarse por en medio, superar al campeón mundial Timothy Cheruiyot y al propio Ingebrigtsen, asistir al hundimiento de Samuel Tefera, eliminado, y sin forzar demasiado el gesto, llegar segundo con 3:37.01. El charro está para correr mucho más rápido que sus 3:35 de la primera ronda, que le harán llegar como tapado a la final.

En cuanto a Fontes, su sprint final es bien conocido y lo guardó como un tesoro. En la última recta salió a las calles exteriores, abrió gas y pasó de la 10ª a la 5ª plaza, la última que garantizaba la final, un apretón agónico en el que superó, sobre la misma línea, al británico Neil Gourley, por solo una centésima: 3:37.21 por 3:37.22. Otro acierto sobre el alambre después de sufrir en los últimos metros de la primera ronda, donde finalmente consiguió entrar por tiempos.

Photo credit: BSR Agency - Getty Images
Photo credit: BSR Agency - Getty Images

En las semifinales, no habría habido posibilidad para Fontes de no ganar esa centésima. La segunda carrera salió al ritmo alto y constante del australiano Stewart McSweyn, que como el día anterior limpió la carrera: 56 segundos la primera vuelta, 58 la segunda...era el escenario perfecto para Mohamed Katir, una carrera de mitin en fila india en la que moverse con facilidad, desde atrás hacia adelante sin hacer grandes esfuerzos. El muleño maniobró como quiso, apretó sin ir a tope en la recta final y consiguió así su mejor marca del año (3:34.45) a la sombra del líder del año, el keniano Abel Kipsang, mejorando notablemente las sensaciones de la tercera ronda.

Con el podio olímpico, Ingebrigtsen, Cheruiyot y Kerr, con Kipsang y McSweyn, tres españoles y dos estrategias: la rapidez para Katir, la táctica para Fontes y García Romo. ¿Volverán también las medallas?

Claudia Conte marcha 10ª en heptatlón

En una noche gloria para el atletismo español por el bronce de Asier Martínez, compitió en el heptatlón Claudia Conte y completó una gran primera jornada al mejorar su marca personal en 100m. vallas (13,65s) y 200m (24,77s) a pesar de que tras su gran curva no conservó toda la fuerza hasta el final, quedándose a solo dos centímetros de su mejor registro en salto de altura (1,86m) y solo se quedó lejos, a más de medio metro, de su marca en lanzamiento de peso (12,46m). La castellonense marcha 10ª a 71 puntos del puesto de finalista y por encima del récord de España en una clasificación que lidera la doble campeona olímpica Nafissatou Thiam.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente