El escritor de las memorias del príncipe Harry reconoce que hay datos erróneos en 'Spare: En la sombra'

Guillermo y Harry de Inglaterra credit:Bang Showbiz
Guillermo y Harry de Inglaterra credit:Bang Showbiz

El libro autobiográfico del príncipe Harry, 'En la sombra', se ha convertido en uno de los lanzamientos más polémicos y debatidos del mundo editorial en lo que llevamos de 2023. A ello ha contribuido la crudeza con la que se expresa el duque de Sussex acerca de los ataques furibundos que habría recibido de la prensa y, asimismo, de los menosprecios sufridos a manos de su propia familia y de ese funcionariado que dirige el día a día de la monarquía británica, al que acusa de perpetuar ciertas actitudes retrógradas e incluso racistas.

El marido de Meghan Markle no se deja tema alguno en el tintero y, gracias a la hábil pluma del su 'escritor fantasma', el reputado JR Moehringer, relata con eficacia y claridad esos hechos -o la interpretación que hace de ellos- que le habrían llevado a guardar tanto rencor a sus familiares más cercanos, su padre Carlos, su hermano Guillermo y su madrastra Camila. Teniendo en cuenta la gravedad que presentan algunos de sus testimonios, como el retrato tan poco favorecedor que hace de la actual reina consorte, descrita como una villana de manual, o la acusación de que Guillermo le agredió físicamente durante una acalorada discusión centrada en Meghan, sería deseable que ese jugoso material haya sido revisado a fondo para garantizar la total adecuación de lo manifestado a la realidad.

Pero no es así, ya que la obra contiene varios datos que son evidentemente erróneos y que podrían sembrar dudas sobre la credibilidad del príncipe o la fiabilidad de su memoria. Preguntado al respecto en las redes sociales, el mencionado Moehringer se ha puesto a la defensiva y ha restado importancia a esos despistes argumentando vagamente que, al menos en lo que respecta a la vida de Harry, hay tanta "verdad" en los "llamados hechos objetivos" como en los recuerdos que este comparte en su escrito. "La línea entre la memoria y los hechos es muy difusa", ha apuntado en su charla con los internautas.

Entre los fallos más notorios que presentan las memorias del príncipe destaca su alegato de que Camila quiso proponerle como posible gobernador general de Bermudas, un título que no existe para ese territorio de ultramar, pero también su convencimiento de que desciende directamente del rey Enrique VI o su afirmación de que su difunta madre, Diana de Gales, le había comprado una consola Xbox por su cumpleaños. El primer dispositivo de Microsoft no salió al mercado hasta el año 2001, mientras que la princesa falleció en agosto de 1997 a causa de un accidente de tráfico en el centro de París.

Ciertamente, no todas esas imprecisiones anulan necesariamente el trasfondo de lo supuestamente ocurrido, pero tampoco ayudan a cimentar la confianza en unos duques de Sussex que, desde su salida de la primera línea institucional en marzo de 2020, han hecho de sus vivencias y de los agravios presuntamente recibidos su principal fuente de ingresos. El propio Harry admitió en una de sus últimas entrevistas que su memoria solía darle problemas: "Paisajes, geografía, arquitectura... Así funciona mi memoria. ¿Fechas? Lo siento, necesito buscarlas. ¿Diálogos? Lo haré lo mejor que pueda, pero no puedo hablar con total certeza sobre los años noventa", se excusaba.