Escocia planea celebrar un nuevo referendo de independencia en octubre de 2023

·4 min de lectura

La primera ministra de Escocia, Nicola Sturgeon, fijó un "referendo consultivo" sobre la independencia para el 19 de octubre de 2023. La jefa del Ejecutivo escocés dijo que la consulta tendrá que ser "legal y constitucional" y prometió acciones legales si el Gobierno británico intenta bloquearla. Desde Downing Street afirmaron que "no es el momento" para hablar del tema.

Escocia vuelve a debatir sobre su posible independencia. La primera ministra, Nicola Sturgeon, presentó este martes un proyecto de ley que traza la hoja de ruta hacia un nuevo referendo, a celebrarse el 19 de octubre de 2023.

La jefa del Ejecutivo regional -líder del Partido Nacional Escocés, favorable a la independencia- explicó que será un "referendo consultivo", el cual será "legal y constitucional" para garantizar que los resultados se ajusten al reconocimiento de la comunidad internacional.

Bajo el marco legal actual, contemplado en el Acta de Escocia de 1998, cualquier plan de independencia debe ser aprobado por el Gobierno británico, dado que los asuntos constitucionales exceden las competencias del Parlamento escocés. Por esto, Sturgeon aclaró que "un resultado positivo no terminaría con el Reino Unido".

Así, la pregunta tendrá un carácter consultivo, como ocurrió en el primer referendo de 2014 y con el Brexit en 2016.

Sin embargo, para Sturgeon, esta iniciativa responde al "mandato claro y democrático" que recibió el Parlamento, que cuenta con mayoría independentista. El fin es "ofrecer a Escocia esa opción", aunque "el Gobierno británico rechaza respetar la democracia escocesa".

En ese sentido, la líder nacionalista adelantó que, mediante una carta, pedirá permiso al primer ministro británico Boris Johnson para realizar la votación, aunque también anticipó que puso en marcha planes para obtener la aprobación legal si Londres intenta bloquearla.

"El tema de la independencia no puede ser suprimido. Debe resolverse democráticamente. Y eso debe ser a través de un proceso que esté por encima de todo reproche y genere confianza", afirmó Sturgeon.

El Brexit reavivó la ventana independentista en Escocia

En 2014, el primer referendo concluyó con la victoria del apoyo a la permanencia en Reino Unido, con un 55% de los votos. Sin embargo, la salida del Reino Unido de la Unión Europea (o Brexit), al que se opuso la mayoría de los escoceses, abrió la puerta a replantear la cuestión.

Con la obtención de la mayoría en las elecciones de 2021, los partidos independentistas se sienten fortalecidos y Sturgeon, incluso presionada por sus colegas, prometió celebrar una votación a finales de 2023.

Según una encuesta de Ipsos Mori, la opinión pública está prácticamente dividida 50-50, mientras que solo un 32% de los consultados apoya la celebración del referendo en 2023. Ese número se eleva hasta la mitad cuando se plantea que la consulta se realice antes de concluir la legislatura.

Para Londres, "no es momento de hablar" de la independencia de Escocia

En una rápida respuesta al anuncio de Sturgeon, un portavoz del Gobierno británico aseguró que “no es el momento de hablar de un referendo", aunque agregó que la posición contraria a la independencia escocesa "se mantiene inalterada" en el Ejecutivo central.

Downing Street prometió estudiar "con cuidado los detalles", pero cuestionó el anuncio de Sturgeon: "La prioridad tanto de nuestro Gobierno como del escocés debería ser trabajar juntos, sin desviar la atención, en las cuestiones que sabemos que preocupan en todo el país".

El primer ministro Boris Johnson y el gobernante Partido Conservador, opositor en Escocia, rechazan de manera tajante la independencia de Escocia, un asunto que consideran saldado con el referendo de 2014.

Previo a esta nueva iniciativa de Sturgeon, Johnson se ha negado a dar autoridad al Parlamento escocés para celebrar una consulta.

Anticipándose a la negativa de Londres, la ministra principal de Escocia consideró "inevitable" que la cuestión sea resuelta en la justicia y, por eso, pidió a la fiscal general escocesa, Dorothy Bain, que se dirija al Tribunal Supremo para "tener claridad lo antes posible" sobre qué partes estarían fuera de sus competencias.

Desde la máxima corte indicaron que "no podemos confirmar cuándo se escuchará el caso", dado que están a la espera de que el expediente sea remitido al presidente del cuerpo judicial, quien determinará los asuntos a abordar.

Sturgeon afirmó que aceptará lo que decida el tribunal. Si el fallo mantiene la imposibilidad legal de realizar el referendo, la ministra principal de Escocia anunció que aprovechará las próximas elecciones generales, previstas para 2025, como un plebiscito sobre la independencia.

Con Reuters y EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente