La escena de voleibol de Top Gun no es homoerótica. Es Homosexual

·6 min de lectura
Photo credit: Courtesy
Photo credit: Courtesy

Este fin de semana se estrena Top Gun: Maverick, la esperada continuación del éxito de taquilla de 1986, y aunque la película no necesitaba necesariamente una secuela, estoy preparado. La Top Gun original trata de un grupo de personas que saben pilotar aviones de combate muy sofisticados pero que aún no han determinado que pueden limpiarse el sudor de la cara ni siquiera con toallas de papel normales. Top Gun triunfó en el verano del 86 por varias razones: el patrioterismo de la era Reagan, "Danger Zone" de Kenny Loggins, o la incandescencia absoluta de un joven Tom Cruise. Fue un fenómeno enorme y sudoroso.

Pero Top Gun ocupa un lugar completamente distinto en algunos de nuestros corazones. Algunos de nosotros entramos en ese multicine y nos emocionamos de una manera que nuestros compañeros no pudieron. Algunos fuimos testigos de un momento que se quedó en nuestros corazones para siempre.

Hablo, por supuesto, de la escena del voleibol de playa, una secuencia de un minuto y cuarenta segundos en la que un Tom Cruise sin camiseta, Val Kilmer y Rick Rossovich (además de un Anthony Edwards sabiamente descamisado) se enfrentan en un partido de alto octanaje al son de "Playing With The Boys" de Kenny Loggins. Mi hermano, diez años mayor, casado y con cuatro hijos ahora, me llevó a ver Top Gun en el verano de 1986. Salimos del cine entusiasmados. "Tío", dijo, "deberían tener una mesa de reclutamiento fuera del cine". "Realmente deberían", dije, sabiendo en el fondo que estábamos hablando de mesas de reclutamiento muy diferentes.

Si eras un cierto tipo de adolescente en 1986, la escena de voleibol de playa en Top Gun te hablaba directamente. Y lo que decía era: "Ahora eres gay. Buena suerte".

Veámosla.

Se mantiene bastante bien, ¿verdad?

Inmediatamente, un Tom Cruise más sudoroso de lo habitual hace girar un balón de voleibol en su dedo -ya sabes, como nadie lo hace- y grita "Vamos", y tu pecho dice "Sí, Tom, vamos". Y enseguida vemos que estos chicos juegan al vóley playa con la misma intensidad de ojos de acero con la que pilotan. Hay mucho en juego, porque son hombres orgullosos y sudorosos. Están siendo observados por sus compañeros de la escuela de vuelo, que están tan metidos en esto como ellos, tan metidos como tú, aunque quizás por razones diferentes, pero quizás no, la película nunca lo deja claro.

El nivel de gritos de ánimo y el presupuesto para sudor falso es alto a medida que avanza el juego, y nos enteramos de que en este sofocante día de San Diego, tres cuartas partes de estos chicos están jugando al vóley playa en pantalones largos. ¿Es difícil ser un malote con pantalones cortos, o es que estos chicos se han saltado el día de entrenar las piernas? También en este caso no hay respuestas claras. Lo único que sabemos con seguridad es que funciona, y que en 1986, Tom Cruise estaba en camino de muscular su cuerpo hasta la perfección. Por aquel entonces iba ya por un 60 por ciento, más o menos...

Photo credit: Courtesy
Photo credit: Courtesy

A los 40 segundos, Rick Rossovich aprieta los músculos. No sabemos por qué. El director, Tony Scott, no sabe por qué. Rick Rossovich no sabe por qué. Pero lo hace, y lo dejaron, de hecho lo hicieron a cámara lenta, y por eso fue el verano en que inventamos "el gimnasio".

Tony Scott seleccionó un tema menor de Kenny Loggins para esta escena, una canción más angular, casi un lanzamiento de Loggins en dirección a la new wave. Una canción cuyo estribillo nos recuerda que estamos jugando con los chicos, y luego nos llega con el glissando de suspiros agudos que ya estamos escuchando desde nuestras propias almas. "Playing With The Boys" no tiene sentido fuera de esta escena. Acabo de pedirle a Alexa que la reproduzca, y me ha dicho: "¿Solo, sin visual? Lo siento, no puedo hacer eso, Dave". La inteligencia artificial sabe lo que pasa. "Playing With The Boys" no se lanzó como single, pero como fondo de esta escena lo petó para la posteridad.

Photo credit: Courtesy
Photo credit: Courtesy

De todos modos, Tom Cruise y Anthony Edwards ganan, y los demás quieren seguir jugando, y el resto del público se conforma con mirar. Pero Tom Cruise tiene otros planes. Se pone una camiseta blanca impoluta y una chaqueta de bombardero y se va en su motocicleta y, mientras está en la carretera, ve un avión de combate que vuela justo a su lado y le grita excitado porque ya entonces Tom Cruise era alguien que sentía que podía ayudar a los aviones a mantenerse en el aire gritándoles excitado. Y luego va a casa de Kelly McGillis y finalmente se besan con lengua y tienen sexo frente a unas cortinas onduladas, y luego Anthony Edwards muere en un accidente y Tom Cruise pierde la voluntad de volar y Val Kilmer gana el premio al mejor mejor piloto y luego Tom Cruise tiene que volver y consiguen que el MiG ruso esté en el punto de mira y lo derriban y todo el mundo es feliz y luego más tarde ese verano la Iglesia de la Cienciología le diría algo así como "Oye, Tom Cruise, ¿estás libre para el brunch?", y ahora aquí estamos. Es una gran película. Es imposible saber cuántos actores aparecen en ella, aparte de los que he mencionado, pero los historiadores del cine hablan de tres.

Ahora bien, he oído referirse a la escena del voleibol en Top Gun como "homoerótica". La escena del voleibol no es homoerótica. La escena del voleibol es homosexual. La escena del voleibol es lo que los partidos de vóley playa masculino han intentado ser desde entonces. (O al menos eso es lo que me han dicho. Nunca he estado en uno, ya que soy un Anthony Edwards de toda la vida). Haber visto cómo se desarrollaba todo esto, en la gran pantalla, justo en medio de la pubertad, simplemente no era justo. Estaba en desventaja. Ya sabía hacia dónde iba mi sexualidad, esta escena estaba lejos de ser mi primer indicio, pero confirmó toda la situación de una manera que era aterradora y emocionante a la vez. Todos los homosexuales de menos de diez años de mi edad te dirán lo mismo. No nos corrompió; de hecho, la escena del voleibol es el mejor argumento contra toda la conversación sobre el "grooming" que estamos teniendo. Si otros chicos de mi edad vieron esta película y acabaron siendo heterosexuales, como tengo entendido que han hecho literalmente docenas, entonces la orientación sexual es innegablemente una característica inmutable.

La escena del voleibol no nos convirtió en homosexuales. Nos hizo hacer flexiones.

Top Gun: Maverick ya está en cines. Dale al adolescente que llevas dentro el tiempo y el espacio para que lo procese a su manera.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente