Restaurantes minimizan riesgo de contagio por coronavirus con medidas extremas

A medida que el coronavirus se propaga, los restaurantes sufren (Foto: Getty Images).

Aunque la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos dijo en febrero que no tenían conocimiento “de ningún informe sobre enfermedades humanas que sugiera que el COVID-19 pueda transmitirse a través de alimentos o envases de alimentos”, el COVID-19 ahora es una pandemia oficial, con casi 180,090  casos positivos en todo el mundo y en Estados Unidos sobrepasan los 4,000. En respuesta a esto, los restaurantes se esfuerzan por mantener la salud y la seguridad de sus clientes y su personal. En algunos estados como Nueva York han decidido en no atender al público.

En el Plumed Horse, un restaurante premiado 12 veces con estrellas Michelin situado en Saratoga, California, la gerencia ha retirado 21 de sus 36 mesas del comedor para separarlas casi dos metros la una de la otra, mostrando así su adhesión a las medidas de “distanciamiento social”, una táctica de salud pública destinada a ralentizar la propagación de la enfermedad. Si bien la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda mantener una distancia de un metro con personas que presenten síntomas, según el copropietario Josh Weeks, “no era suficiente”.

Los camareros también llevan guantes cuando interactúan con los comensales o cuando llevan alimentos en la mano y descartan el par una vez usado. “Estoy gastando tres cajas de guantes por noche”, explica Weeks a Yahoo Lifestyle. Y el establecimiento les paga a los trabajadores enfermos ‒sin hacer preguntas‒ por un máximo de 14 días, el período máximo de incubación (desde la exposición hasta que aparecen los síntomas), de acuerdo a Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés).

El restaurante Plumed Horse galardonado con estrellas Michelin, en Saratoga, California, ha reducido su número de mesas para mayor comodidad de los clientes que tengan miedo al coronavirus. En las fotos, el comedor antes y después del cambio (Foto: Cortesía de Lindsay Stevens PR).

Sichuan Impression, un restaurante de California, ha estado usando termómetros infrarrojos para medir la temperatura de los clientes en la puerta y rechazó a los que se oponen, según la publicación de enero del restaurante chino en Instagram. El domingo, MGM Resorts International cerrará sus bufés en los hoteles ARIA, Bellagio, MGM Grand, Mandalay Bay, the Mirage, Luxor y Excalibur. “Estos cambios son temporales y serán evaluados cada semana”, le explicó un portavoz a Yahoo Lifestyle.

Por su parte, el restaurante Village Anchor de Kentucky compartió a través de Facebook que además de separar los asientos, los empleados están tomando las siguientes precauciones: las mesas, las sillas y las cartas están siendo desinfectadas después de cada uso; los cubiertos están sellados en bolsas de plástico; y su particular costumbre de llevar la cuenta metida dentro de novelas de bolsillo ha sido suspendida. Las nuevas reglas también serán implementadas en sus restaurantes hermanos Le Moo y Grassa Gramma.

CapitalSpring, firma que invierte en restaurantes, les dijo a CNBC que se ha recomendado a los establecimientos que pongan temporizadores dentro de las cocinas para recordarles a los empleados que se laven o se limpien las manos, y que lo monitoreen con cámaras y planillas. Dunkin’ Donuts está “suspendiendo temporalmente” el rellenado de vasos reutilizables, explica un portavoz de la empresa a Yahoo Lifestyle, “a la luz de la preocupación por la salud pública relacionada con el coronavirus”. Por su lado, McDonald’s ha recomendado a sus franquicias que desinfecten frecuentemente las zonas “con puntos de contacto”, como son manijas de puertas, planchas y encimeras, y que proporcionen dispensadores de desinfectante para manos.

“La salud y el bienestar de nuestra gente, nuestros clientes y nuestras comunidades es nuestra mayor prioridad y es lo que guía nuestra toma de decisiones”, explica un portavoz de McDonald’s a Yahoo Lifestyle. “Dado que monitoreamos de forma preventiva el impacto del coronavirus, estamos evaluando constantemente nuestras políticas para ofrecer flexibilidad y conciliaciones razonables. Nuestra gente es el alma de la familia McDonald’s y, por supuesto, los apoyaremos en estas circunstancias únicas”.

Una carta del director ejecutivo de Starbucks, Kevin Johnson, a Yahoo Lifestyle por la empresa sugería que los locales podrían limitar su aforo y entregar pedidos a través de apps o implementar la opción de recogida en automóvil.

Los restaurantes les están pagando a sus empleados aunque no estén enfermos. Por ejemplo, en los restaurantes propiedad directa de McDonald’s, a aquellas personas a las que se les ha pedido que estén en cuarentena durante 14 días. Y un portavoz de Darden Restaurants, empresa matriz de Olive Garden y LongHorn Steakhouse, junto a otros seis establecimientos, explica a Yahoo Lifestyle que se ha agilizado un plan para pagarles a los empleados que trabajan por horas una licencia permanente por enfermedad.

El 32 % de las personas encuestadas por el grupo de investigaciones de mercado Technomic tiene pensado reducir sus salidas a cenar, pero de acuerdo a Donald W. Schaffner, doctor en filosofía y director del Programa de Posgrado en Ciencias de la Alimentación en la Universidad de Rutgers, el riesgo de contraer la enfermedad en una visita a un restaurante sigue siendo bajo. “Es más probable que te contagies por el estornudo de un cliente que por la persona que te sirve la comida”, explica Schaffner a Yahoo Lifestyle.

Evaluar el riesgo de un restaurante es una cuestión de probabilidades. “Si alguien estornuda en tu plato y tú tocas la gota con el dedo y luego te frotas un ojo, podrías enfermarte”, dice. “Pero si una persona se toca la cara y luego el plato, eso es una transferencia en seco y la contaminación probablemente sea menor”. No se han documentado casos en los que se haya contraído el virus por una superficie contaminada, señalaron los CDC, aunque el virus podría vivir en las superficies durante horas.

Alex Susskind, doctor en filosofía, vicedecano de asuntos académicos en la Facultad de Administración Hotelera de la Universidad de Cornell, dice que los restaurantes envían muchos mensajes porque la contaminación es más compleja de lo que podría ser en una cadena de suministro altamente organizada. “La contaminación es más difícil de controlar porque puede venir de un cocinero, un camarero o un cliente”, explica a Yahoo Lifestyle. “Por lo tanto, estas variables son algo incontrolables, pero los dueños de los negocios pueden controlarlas tomando conciencia”.

Los expertos dicen que es aconsejable tomar medidas de reducción de riesgos, especialmente en el caso de personas mayores o que tengan enfermedades crónicas. “No todas las operaciones son iguales”, señala Susskind. “Como consumidor, si ves un comportamiento poco saludable en un restaurante, siempre puedes irte”.

Los restaurantes son negocios estrictamente regulados por normativas federales sobre alimentación, dice Larry Lynch, vicepresidente primero de certificación y operaciones de la Asociación Nacional de Restaurantes. “Lo que están haciendo ahora los restaurantes refleja la capacitación en seguridad alimentaria que ya estaba en marcha”, explica Yahoo Lifestyle. “Así que diría que los restaurantes son el único lugar donde uno puede sentirse bien”.

Noticias relacionadas

¿Es seguro ir a la piscina durante el brote de coronavirus?

27 personas con fiebre, mucha música y poco miedo al coronavirus en el primer día del Vive Latino

Todo lo que Netflix estaría suspendiendo por el coronavirus


Elise Solé