Superar términos como MILF y dar el justo valor a las mujeres maduras y empoderadas

·5 min de lectura

Si alguna vez alguien te llamó Milf por inspirar atractivo sexual, aún a tu edad, seguramente no se imaginó que, en realidad, esto no es ningún cumplido.

Aunque, en general, el cine, la televisión, el streaming, la publicidad se empeñen en estereotipar a las mujeres como valiosas según su edad y belleza, hoy se plantea un camino diferente para destacar otros atributos que tenemos como mujeres, quizás por esto es que han surgido propuestas como cambiar el término Milf, acrónimo cuyo origen descansa en la década de los 90 y se impulsó a través de películas como “American Pie”, por Whip, acuñado en 2017 por la periodista de The Telegraph, Bibi Lynch.

“El termino Milf proviene esencialmente de la década de los 90, cuando en varias películas de comedia adolescente comenzó a hablarse de la ‘madre con la que me gustaría tener sexo’, en inglés ‘Mother I Will Like to Fuck’. De manera que es una denominación que define a la mujer que rebasó la edad que se considera deseable y sigue siendo atractiva sexualmente. Esto, por supuesto, es un estereotipo que saltó al mercado del porno y se convirtió en una especie de idea sobre la mujer deseable destacando el hecho de que lo es incluso a cierta edad, lo cual es muy grosero”, asegura Aglaia Berlutti, escritora pop, activista y especialista en temas de la identidad de la mujer.

Finch (Eddie Kaye Thomas) y la mamá de Stifler (Jennifer Coolidge) en "American Pie" (Photo By Getty Images)
Finch (Eddie Kaye Thomas) y la mamá de Stifler (Jennifer Coolidge) en "American Pie" (Photo By Getty Images)

Quizás respuesta a este concepto, Lynch produjo una serie de programas de la mano con la BBC donde entrevistaba a mujeres que llamó Whips por las siglas de ‘Women Hot, Intelligent and in their Prime’, en español ‘Mujer sexy, inteligente y en su mejor momento’. Maravilloso, aunque destaca que se trata de mujeres que “no tienen 12 años”, con lo cual inevitablemente volvemos al tema de la edad, aunque sea con ironía.

Si necesitamos referencias en la cultura pop, las hay y muchas. Mujeres interesantes, capaces, activas, sensuales -y en la mediana edad- que exudan seguridad y la certeza de que no dependen de la evaluación de la sociedad para brillar e inspirar: desde las mexicanas Salma Hayek y Thalía, que pasan los 50, hasta Brigitte Macron, quien se acerca a los 70, además de una nutrida gama de profesionales reconocidas que no merecen, de ninguna manera, ser encasilladas dentro de categorías por características como la edad.

Salma Hayek (Photo by Emma McIntyre/Getty Images)
Salma Hayek (Photo by Emma McIntyre/Getty Images)

El verdadero problema

Berlutti opina que el asunto no es solamente que anclar a la edad el atractivo y la belleza de una mujer, sino que también se está estereotipando su accesibilidad sexual y sus capacidades.

“Hay un concepto que es muy duro, ‘La edad de la cultura pop’, que trata sobre cuál es la edad que la cultura pop, películas, series, medios y el mainstream asumen como la ideal. Mientras van pasando los décadas y los avances estéticos se hacen mas precisos, la edad de la cultura pop se mantiene bajando. Lo vemos en películas, donde la protagonista siempre tiene 30 años; parejas donde el hombre tiene 40 y la mujer 20 y nos parece de lo más normal, pero si fuera al revés nos parece un poco incómodo…”

La especialista destaca que sostener el tema de la edad de la mujer se relaciona con una idea primitiva de fertilidad, belleza, erotismo y también en torno a cómo una mujer se percibe a sí misma como triunfadora en nuestra cultura dependiendo de su edad. “Es muy preocupante que se insista en asociar los años a la capacidad de la mujer, su talento y lo que representa su imagen”.

“Por ejemplo, una mujer de 50 o 60 años se le considera -al menos en los países latinoamericanos que suelen ser bastante machistas- viejas, damas, señoras, no disponibles, y si no está casada ni tienen hijos, se consideran un problema. Aunque ha ido cediendo la presión en este sentido, la edad sensual y erótica de la mujer la define en estos países. Entonces, Milf específicamente debe considerarse un término peyorativo que enclaustra a la mujer en el estereotipo de belleza y accesibilidad sexual y lo integra al momento en que es deseable”.

Reconozcamos los avances

Si bien esto debe ser un discurso permanente, hay que reconocer que en muchos sentidos se ha logrado avanzar en la disolución de estos estereotipos. Si bien, en muchos casos, las mujeres de mediana edad siguen siendo representadas en la cultura pop como confundidas o aferradas a sus años de juventud, hay también mujeres dispuestas a narrar otras historias.

Un ejemplo de ello, entre muchos otros, es el trabajo de Julie Delpi, actriz, cantante, escritora, directora, productora, conocida mundialmente por la trilogía Before. Ella actualmente co-dirige, produce, escribe y protagoniza On the Verge, serie de Netflix que a través de humor se adentra en lo que significa para las mujeres el final de la juventud.

Julie Delpi (Photo by Dan MacMedan/WireImage)
Julie Delpi (Photo by Dan MacMedan/WireImage)

Camilla Hammerich, productora de la exitosa serie danesa Borgen, ha asegurado para WAWA Association que es una obligación para ella contratar guionistas, directoras mujeres y hacer espacios para que tener más modelos a seguir. “Lo hicimos con Borgen y tuvimos una primer ministro mujer que viajó por todo el mundo”.

Berlutti recalca que estos ejemplos denotan que sí se ha tenido un progreso apreciable. “Vemos cada vez más mujeres en puntos de poder en Hollywood, brindando oportunidades a mujeres de edad mediana. Realmente se está apostando al concepto de mujeres en edad realista, con todos sus defectos y virtudes. Finalmente el cine está entendiendo que las mujeres de mediana edad tienen un lugar de enorme importancia”.

Este asunto, aparentemente trivial, nos hace plantearnos como prioridad algo fundamental: el entender nosotras mismas que etiquetas -como la edad y la apariencia que imponen los estereotipos- no deben superponerse al talento, a la felicidad, o al placer. Limitar nosotras mismas estos conceptos, nos acerca mucho más al objetivo de ser asumidas como mujeres valiosas, capaces y reales, que comprendemos que la vida es mucho más que arrugas y canas.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

EN VIDEO: Jane Fonda es el epítome de la mujer madura y sexy.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente