¿Es esta mujer imbécil?

No sé si esta mujer es imbécil o directamente una mala, malísima persona.

Opinen ustedes mismos.

Pero les pongo en antecedentes.

Hay más de una veintena de niños en España, bebés todos ellos, afectados por lo que se llama el síndrome del hombre lobo. El médico les recetó omeoprazol, pero la farmacéutica había envasado y etiquetado mal el medicamento y en vez de omeoprazol tomaron minixidil. Y en dosis tan altas que se han convertido en casos únicos en el mundo. No se sabe qué les va a pasar y cómo les va a afectar. El primer síntoma visible es un crecimiento desmesurado de pelo en todo el cuerpo. Pero también pueden verse afectados órganos internos.

Esos padres y madres están viviendo un dramático calvario. Van de médico en médico, pero nadie sabe qué les va a pasar a sus hijos, cómo reaccionará su corazón, o su hígado, o sus pulmones. Sólo cabe esperar.



Algunos de esos bebés ya no lo son tanto, y se avergüenzan de salir a la calle. Este jueves entrevistamos en Cuatro al Día a la madre de una niña de 26 meses. Se han pasado el verano encerradas en casa. A día de hoy –cuatro meses después de dejar la medicación– su hija sigue teniendo el pelo por todo el cuerpo, la misma cantidad que antes de dejar el fármaco erróneo.

Este verano sólo han salido un día de casa. Bajaron a la playa. Intentaron ser felices por un rato. Pero enseguida tuvieron que salir corriendo. “Una madre se burló de mi hija", nos contó ella. Con un nudo en la garganta, la mujer apenas ha podido relatar la escena. “Fuimos a la playa pero una mujer, que también era madre, preguntó si era una niña o un hombre. Mi hija ya se entera de todo y tuvimos que recoger nuestras cosas y marcharnos”.

Así que decidan ustedes si esa mujer de la playa es imbécil o una mala persona.

O las dos cosas.