Es difícil no pensar en Paz Padilla tras lo visto en ‘Sálvame’

·5 min de lectura

Para Rafa Mora, esta semana está siendo especialmente complicada dentro del universo de Sálvame. La cúpula se ha planteado prescindir de sus participaciones en el magacín por el rechazo que genera en la audiencia, que ha pedido su despido a través de las redes sociales. Como no hay mal que por bien no venga, esta polémica ha servido al programa generar todo tipo de contenidos alrededor de este hipotético adiós, y en la jornada de este jueves Rafa se tuvo que enfrentar a Miguel Frigenti y a sus dos hermanos gemelos. Sin embargo, muy pronto Rafa bajó la guardia y protagonizó una escena que provocó que muchos pensásemos en Paz Padilla y en lo que ocurrió en enero de este año.

En mis primeros minutos de Sálvame Limón de este 25 de agosto, los tres hermanos estaban en el centro del plató, con una camiseta en la que se leía ‘Los Revientacuentos’; un guiño a aquel programa llamado El Revientaprecios, que permitió a los Frigenti empezar en la televisión, allá por 2009, y que consistía en realizar pujas por objetos valiosos como un televisor, un viaje, o incluso una vivienda. Entonces, los conocidos como Trillizos Frigenti, aparecían con camisetas del estilo a la que lucieron ayer tarde.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Cada uno de los hermanos cargó contra Rafa, diciendo cosas como que no se creían sus llantos, que se está blanqueando a sí mismo, o que necesitaba clases de interpretación. El que fuese tronista de MyHyV, que estaba tras ellos, hizo mutis por el foro, y abandonó el plató. Gema López, que ejercía de colaboradora, criticó esa actitud, pidiéndole a Mora que sea tan fuerte para recibir estopa del mismo modo que lo es para repartirla cuando resulta oportuno. Y también dijo que se cansaba de ver cómo en Sálvame cualquiera puede levantarse y abandonar su puesto de trabajo cada vez que le parece oportuno. “En cualquier otro trabajo lo haces una vez, y a la segunda, te echan, definitivamente”, exponía.

Unas palabras que hicieron que Adela González, la presentadora, diese la cara por Sálvame y el tipo de espectáculo que allí se hace. “El programa es consciente de que no todos los trabajos son iguales”, valoraba la periodista, que ya ha comprobado que estar en Sálvame “no es fácil”.

Con todo esto, como decimos, es imposible no pensar en Paz Padilla, que el pasado mes de enero fue despedida de manera fulminante por abandonar Sálvame cuando estaba ejerciendo de presentadora. Fue en la tarde del día 20 del primer mes del año cuando Belén Esteban la hizo enfadar, al poner en duda si Paz creía o no en la efectividad de la vacuna contra el coronavirus, y dejando leer entre líneas que quizá ni siquiera estaba vacunada. Cansada del debate, que se alargó bastante, Paz dijo “paso” y desapareció del plató, quitándose el micrófono.

MADRID, ESPAÑA - 09 DE MAYO: Paz Padilla asiste al concierto de Bertín Osborne en el Teatro Calderón el 09 de mayo de 2022 en Madrid, España. (Foto de Pablo Cuadra/WireImage)
MADRID, ESPAÑA - 09 DE MAYO: Paz Padilla asiste al concierto de Bertín Osborne en el Teatro Calderón el 09 de mayo de 2022 en Madrid, España. (Foto de Pablo Cuadra/WireImage)

Esa fue la última tarde que vimos a Paz Padilla en Sálvame; como supimos unos meses más tarde, fue despedida de Mediaset por “incumplir sus obligacionesy abandonar su puesto de trabajo; tras denunciar, la gaditana fue readmitida en la empresa, con la que tenía un contrato de larga duración, el pasado mes de junio. Se desconoce, eso sí, en qué condiciones se producirá su vuelta, pues cuesta mucho imaginar que vaya a estar al frente de Sálvame, y ya sabemos que tampoco estará en la nueva temporada de La que se avecina, que se grabó durante esos meses en los que no pertenecía a Mediaset.

Hace unos días, en estas mismas páginas, dábamos por sentado que Rafa Mora no será despedido de Sálvame, por más que pueda caer mal al público. Ni tampoco lo va a ser por irse de su puesto de trabajo, como hizo en la tarde de ayer. De hecho, la cámara no dejaba de grabar cómo tomaba el aire, cómo intentaba calmarse ante los contenidos que tenían preparados en contra de él. Su salida es divertida, da juego, entretiene. Y es más, este mismo viernes, Rafa será el protagonista del Deluxe con un polígrafo, en el que entendemos que ajustará cuentas con alguno de sus compañeros.

El caso de Paz nos recuerda que, cuando Mediaset quiere cortarte la cabeza, lo hace de forma discreta y silenciosa, por la puerta de atrás. Con la humorista no se hizo encuestas en la web, ni se analizaron tuits, ni se preguntó a sus compañeros qué opinan al respecto, como ocurrió esta semana con Rafa. La despidieron y punto. Y cuando ella denunció, se llegó a un acuerdo en los despachos y se comunicó la readmisión en una nota de prensa, y a otra cosa, mariposa.

A Rafa Mora, sin embargo, le permiten abandonar Sálvamesin consecuencias, y se le premia dándole más peso en el prime time del que ya tiene en las tardes. Su posible despido es un espectáculo más. Él, que se reía de Anabel Pantoja cuando activaba el ‘protocolo de huida’, ahora se va del programa si le dan caña como la que él suele repartir, y no pasa nada. Al final, como dijo Adela, va a ser verdad que no todos los trabajos son iguales. Y en Sálvame incluso podríamos afirmar que todos los trabajadores, tampoco.

Más historias que podrían interesarte: