Estos son los errores más comunes a la hora de protegernos del sol

·3 min de lectura
Photo credit: Westend61 - Getty Images
Photo credit: Westend61 - Getty Images

Es frecuente que con la llegada del verano y los meses de calor a veces nos dejemos llevar por esa felicidad típica de la temporada estival y subestimemos los efectos del sol. Que si este fotoprotector del año pasado seguro que me sirve, que si no te preocupes que estoy debajo de la sombrilla, que si hoy no hace faltar echarse crema que mira que nubes hay... y así un largo etcétera de ejemplos cotidianos que pueden terminar con una quemadura en nuestra piel.

Conscientes precisamente de esta realidad, los farmacéuticos asumen más que nunca su responsabilidad respecto al consumidor. Para ello, desde el Consejo General de Colegios Farmacéuticos han elaborado un listado de bulos y mitos que rodean al arte de confiarse con el bronceado.

Así, afirmaciones como que las gafas de sol solo debemos usarlas en verano o que las cremas protectoras impiden que nos pongamos morenos no hacen más que desincentivar las medidas preventivas que buscan precisamente minimizar nuestra probabilidades de padecer un cáncer de piel a futuro.

El fotoprotector sí caduca

Siempre debemos consultar el etiquetado del producto para ver cuánto tiempo de validez hay después de su apertura. Normalmente suelen tener una duración de 12 meses. Es decir, si lo abriste en junio de 2020, en mayo aún puedes utilizarlo, pero de cara a junio de 2021 mejor hazte con uno nuevo.

La sombra no protege siempre del sol

Verdadero. Puede que pienses que resguardarte del sol en cualquier sombra evitará que te quemes, pero lo cierto es que puedes llegar a recibir por reflexión hasta el 80 % de la radiación UV. Te pongas o no al sol hazlo con protector solar y evita que tu piel sufra quemaduras.

Las cremas solares SÍ permiten que te broncees

Algunos creen que tomar el sol con protector solar no sirve para coger bronceado, pero están equivocados. El protector solar impide que nos quememos, pero también permite el paso de radiación suficiente como para producir el bronceado. ¡Ponte morena sin correr riesgo!

Las gafas de sol son necesarias también en días nublados

Entre otras cosas porque las radiaciones UV pueden atravesar las nubes y dañar nuestra vista si no estamos debidamente protegidos. Llévalas siempre encima para usarlas cuando las necesites.

Usar fotoprotectores orales exime de usar uno tópico

La fotoprotección oral es complementaria a la fotoprotección tópica, en ningún caso la sustituye.

Utilizar crema solar favorece el déficit de vitamina D

Entre 15-30 minutos diarios de exposición solar en piernas y brazos descubiertos es suficiente para mantener unos niveles óptimos de vitamina D.

El sol no envejece la piel

Falso. De hecho es uno de los factores externos que más favorece el envejecimiento celular. Si te echas crema antes de ponerte al sol tu piel mantendrá un aspecto joven durante mucho más tiempo.

Las gafas de sol en mal estado no perjudican la visión

Falso. Una gafas repletas de rayones pueden provocar pequeños deslumbramientos y una disminución de la agudeza visual. Si tus gafas se han quedado anticuadas es un buen momento para comprar unas nuevas que te protejan adecuadamente.

Poca cantidad de fotoprotector disminuye su eficacia

Si no somos generosos podemos pagar más tarde las consecuencias. Lo ideal es aplicar una cantidad suficiente ( aproximadamente 2mg/cm2) para asegurarnos de tener una óptima fotoprotección. De lo contrario, estaremos disminuyendo el FPS.

Las gafas de sol sólo son necesarias en verano

Falso. Las radiaciones solares son perjudiciales y pueden afectar a todas las estructuras oculares por lo que es conveniente protegerse a lo largo de todo el año; ya sea en otoño, invierno, primavera o verano.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente